Archivo del sitio

El Kanka. Teatro Cervantes, 30 de noviembre

Todo artista/banda que graba un disco, que se sube a un escenario a defender sus canciones, pensará que se merece el triunfo. Definido en el grado que cada cual considere según sus expectativas o delirios de grandeza, claro, pero, a la postre, la recompensa a un trabajo. Hay ocasiones (muchas, busquen ustedes sus ejemplos) en los que se antoja sobrevalorado, casual o, incluso, incomprensible. Pero hay otros en los que parece que todo adquiere más sentido, que reconforta cuando lo obtiene alguien de donde se sabe que hay mucho trabajo, mucho talento, y, además, se es buena gente. El Kanka es un ejemplo de ello. Sin necesidad de haber pegado un gran hit comercial a través del que público mainstream haya conocido el resto, sin adaptarse a ningún tipo de moda, sin alterar su independencia y manera de hacer las cosas, el malagueño continúa una senda ascendente colosal. Cimentada en una colección de discos a cada cual mejor (más profundo y valiente) y corroborado con una puesta en escena en la que por voz y simpatía conecta desde el primer momento. Anoche El Kanka, como ha realizado en casi 30 de sus más de 60 conciertos de la gira de El Arte de Saltar (Spoiler: medalla segura en Mis Discos del Año de cada día 5 de enero), colgó el cartel de ‘no hay entradas’ en el Teatro Cervantes de Almería. Un escenario excepcional que se convirtió en una caldera. (Fotos: Juan Jesús Sánchez Santos)

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El Kanka – El Arte De Saltar

Juan Gómez Canca es, en su acepción psicológica, un romántico de tomo y lomo. Dícese de la persona que actúa según las propias ideas y sentimientos, más que según la razón. También podría valer cabezota, pero cuando a uno, partiendo de ese patrón de actuación, le van bien las cosas, el primer término tiene una fina capa de heroicidad, mientras que el segundo de estupidez. En menos de cinco años ha despacho cuatro discos en los que su reputación como cantautor (no plomizo) no ha dejado de crecer. Con una voz fácilmente reconocible, en la que, con la misma capacidad identificativa se pueden ver rastros de Drexler o Calamaro (especialmente en el falsete), El Kanka se ha hecho hueco desde la independencia, engrosando una lista de autores con mensaje, que no por ello aburridos. Entre los nombres que pueden andar por ahí, sitúen a Rozalén, Antílopez, Niño de la Hipoteca“Si yo no tengo estilo”, bromeaba en EntrevistARTE. Pese a todo, El Arte de Saltar es, posiblemente, el disco más definido del malagueño. Un disco de sones cálidos, donde pocos escarceos a ska o rock hay, sino que todo está regalado de aires latinoamericanos (de canción ligera a chacarera) y alguna que otra rumba con ascendencia catalana, que no deja de ser cubana en su origen.

Lee el resto de esta entrada