Entrevista a Shuarma (Elefantes): “Cuando escuchas un disco sabes cuándo ha nacido por la necesidad de ser creado y cuándo es por obligación”

Elefantes - Fede Nieto 01

 

Conocí a Elefantes con ‘Azul’, su disco a la postre más conocido y el que los elevó al gran público con esa mezcla de intensidad y delicadeza que ponen tanto en las melodías vocales como en la música. Aquel álbum (que algún día traerá a la críticas remember de los viernes) se convirtió en una pieza obsesiva para mí en unos años muy intensos. Era un reducto de paz (también de tristeza) para días duros. Jamás se me olvidará que le pedí a mi hermana que me lo regalara por mi cumpleaños. Ella, en su buena fe, pues no los conocía, me compró un disco de… Elefante, el grupo mejicano. Esta semana he tenido la oportunidad de entrevistar a Shuarma, su vocalista y compositor. Es uno de esos círculos que a uno le gusta cerrar porque han significado mucho en tu vida. Esta es la entrevista completa.

Buenas tardes Shuarma. El viernes 25 Elefantes vuelve a Almería dentro del Almería Summer Festival organizado por el Área de Cultura del Ayuntamiento. Si la memoria no me falla en marzo de 2005 comenzabais la gira de ‘Somos Nubes Blancas’ en el auditorio Maestro Padilla de la ciudad.

Sí que lo recuerdo y yo no soy mucho de acordarme de dónde empezamos y dónde acabamos giras, pero sí que recuerdo que fue un concierto que disfrutamos un montón con la cercanía del público.

Además de haber pasado 9 años por todos, ¿qué ha cambiado en Elefantes como grupo desde aquel concierto al que daréis este viernes?

Han pasado muchas cosas la verdad. En aquel momento sentíamos que el grupo había perdido algo. Una energía que fluía entre nosotros, que es lo más importante dentro de una banda de rock, las vibraciones entre nosotros. Entonces de alguna manera se nos fue desvaneciendo con el tiempo hasta el punto en el que decidimos dejarlo estar porque no queríamos engañarnos a nosotros mismos y continuar por una inercia, cuando realmente habíamos dejado de vibrar entre nosotros. Han pasado ocho años. Nos hemos encontrado otra vez, un poco por casualidad, y nos hemos dado cuenta de que aquello que había perdido intensidad, con este tiempo de separación, la ha vuelto a coger. Volvemos a tener las ganas de hacer música y volvemos a estar conectados y a funcionar y vibrar en la misma frecuencia. Todo eso nos ha dado mucha vida, nos ha hecho recuperar la esencia del grupo que es algo que en algún momento perdimos. Nos sentimos como una banda que ya lleva una trayectoria y una carrera a sus espaldas, que ya ha vivido muchas cosas, y a la vez con la ilusión y energía de una banda joven que empieza.

En aquel momento, en aquella gira, ¿erais conscientes de esa pérdida?

Sí que sentíamos que esa energía estaba baja. Nos faltaban cosas, no estábamos al 100%. Todos los discos que hicimos son trabajos en los que hemos dado lo mejor de nosotros y cada disco refleja un momento de nuestra carrera. ‘Somos Nubes Blancas’ por supuesto que también, pero a partir de esa grabación la energía fue un poco diluyéndose. Por eso decidimos no sacar otro disco.

Dicen que dos grandes amigos pueden pasar 20 años sin verse y cuando lo hacen que todo parezca como si no hubiera pasado el tiempo. Vosotros os reunís por primera vez los cuatro después de ocho años y sentís que la cosa funciona, que todo volvía a ser como antes. ¿El secreto del regreso de Elefantes está sencillamente en la amistad entre personas?

Sí, sobre todo. Nosotros tenemos una unión muy fuerte, que se puede ver afectada por muchas cosas como ya nos ha pasado, pero en definitiva una unión que cuando está limpia, es fuerte. Nos nace el deseo de hacer música juntos. Es lo que nos ha pasado ahora, nos hemos reencontrado y ha surgido todo lo positivo que hay entre nosotros. Todo lo negativo ha desaparecido, se lo ha llevado el viento y ha vuelto todo lo bonito que nos supone estar juntos.

Quizá sea esa sinceridad entre vosotros la que os hace ser un grupo especialmente cálido y conectado a vuestros seguidores, una legión silenciosa que sabe entender cada paso que dais, para bien o para mal, en una u otra dirección. ¿Eso, como grupo, os pone las cosas más fáciles?

Lo que es muy bonito de todo esto es que te entiendan y que te respeten. Me imagino que como tener una pareja que te entienda y que te respeta es lo más bonito que existe. Eso es el cariño y el amor también, respetar a la persona que tienes al lado. Nosotros sentimos que nuestros seguidores nos respetan, nos quieren y nos han permitido actuar con naturalidad, como nosotros necesitábamos actuar. Para nosotros si no existe lo que te he contado antes, no existe el grupo. Nos ha costado mucho llegar donde hemos llegado y de alguna manera lo valoramos muchísimo. Sabemos el esfuerzo que cuesta la música y llegar a la gente, nosotros que empezamos de cero, cero, absoluto, llegamos a ponernos en un sitio bonito. Lo que no queríamos hacer era darle cualquier cosa a la gente y nosotros quedarnos con cualquier cosa. Por respeto al público, por respeto a nosotros, por respeto a la profesión decidimos parar en el momento que creímos que debíamos hacerlo. Y eso nos ha dado fuerza también a la hora de volver y volver con una energía renovada. Lo bonito de esto es que la gente nos ha entendido y la gente ahora en la vuelta lo valora, porque nos vuelve a ver contentos y fuertes, que transmitimos. No sería posible transmitir si no lo sintiéramos de verdad. El público no es tonto y se da cuenta de las cosas.

Elefantes - Fede Nieto 02

Al contrario que muchos otros grupos que, después de un tiempo separados, se reúnen para hacer una gira y ya, vosotros volvéis y volvéis con nuevo trabajo. Presentáis ‘El Rinoceronte’ un disco que parece haber contentado tanto a los seguidores de la primera época como los de la última. Según vosotros, suena a pasado, presente y futuro. Conociendo al grupo imagino que ha sido un proceso natural, más que algo premeditado.

Totalmente. Nosotros con la vuelta del grupo queríamos regresar para hacer música, entonces no tenía sentido solo hacer una gira. Es muy respetable y cada uno tiene su forma de hacer las cosas. A nosotros nos gusta escribir canciones, contar lo que sentimos y de alguna manera compartirlo con la gente que nos escucha. Para nosotros no tenía sentido volver sin un disco, sacamos ‘El Rinoceronte’. Nosotros apenas ensayamos. Nos metimos en el estudio enseguida porque queríamos ver la realidad de dónde estábamos, ver qué es lo que pasaba y dónde estaba nuestra magia. Saber si la teníamos o no. Ha sido un disco muy espontáneo y también gracias a eso es uno de los discos que mejor refleja lo que somos. Quizá por eso puedo entender que haya gente de la primera etapa o de la última que le llegue el disco, porque está hecho con fuerza, con intención y con muchas ganas y con mucha necesidad de hacer música. Y eso el oyente, lo entendemos. Supongo que a ti, igual que me pasa a mí, cuando escuchas un disco sabes cuándo ha nacido por la necesidad de ser creado y cuándo es un disco por obligación.

Hablas de disco espontáneo. No quiero decir que algunas canciones parezcan inconclusas pero sí es verdad, o al menos, me lo parece, que muchos temas quedan muy abiertos, que respiran vivos.

Entiendo lo que dices. Nosotros en directo funcionamos así, abrimos muchas veces las canciones y hasta ahora en disco lo que habíamos hecho era cerrarlo todo demasiado. Era todo demasiado hermético. Ahora lo que necesitamos es más la emoción, que no el arreglo. El arreglo nos importa un huevo, a nosotros nos importa más transmitir la esencia de la canción y cuanto más abierta la dejes más puede el oyente entrar. También es muy importante el papel que ha jugado nuestros productores Santos & Fluren y ha sido importante su punto de vista, su visión, nos conocen mucho, somos muy amigos, su aportación ha sido importantísima.

Si no recuerdo mal, leí que tú estabas preparando nuevo trabajo en solitario, cuando al poco tiempo se confirmó vuestro regreso. ¿Cuánto hay de ese disco en solitario en ‘El Rinoceronte’?

Tenía incluso el disco grabado. Iba a sacar el disco en septiembre y lo que pasó es que nos encontramos en verano y lo que paso era… “vamos a volver”. Fue algo que se cargó todo lo demás. A partir de ahí lo único que pudimos hacer fue hacer canciones juntos. Había canciones en mi disco que yo cuando las grababa sentía que eran canciones de Elefantes de alguna manera. Enseñé las canciones al grupo, les dije que me sonaban a Elefantes. Hubo canciones que las recuperamos, que las tocamos y vimos que realmente todos como grupo aportábamos algo muy bueno. Luego hubo muchas otras que escribí después, fruto de la emoción y de saber que llegaba el momento de la vuelta del grupo.
Para ir concluyendo te haré dos preguntas más incorpóreas. ¿Qué función crees que debe desempeñar el arte, y la música en este caso, en un momento en el que la sociedad está tan convulsionada, tan jodida por tantos motivos?

Creo que el arte es curativo. La poesía cuida el alma de alguna manera. El arte es inspirador y nos ayuda a crecer y también un poco a nivel espiritual, me atrevo a decir, aunque suene un poco grandilocuente. Yo así lo creo. Creo que el arte engrandece el alma. Como músicos nosotros lo que intentamos es entretener a la gente, hacerles pasar un buen rato. Transmitirles lo que nosotros sentimos haciendo música, que es ser afortunados de poder hacer canciones que haya gente que nos escuche y que nos presten un escenario y que haya gente que se acerque a escucharnos. Lo que intentamos es mostrar nuestra gratitud y el cariño que sentimos hacia la música y lo que valoramos hacer lo que hacemos. Más en este tiempo que las cosas son complicadas. Intentamos entretener y que se olviden de sus momentos difíciles, por supuesto que están ahí, pero nosotros vamos a intentar ponerles una sonrisa en la cara o que suelten una lágrima si hace falta, pero que cuando salgan de nuestro concierto hayan descargado un poco.

Como romántico de los que quedan pocos, gran defensor de la cultura oriental y el pacifismo ¿Es el momento de perder la fe en la Humanidad? ¿O aún hay esperanza?

No, no. Este es el momento más importante para valorar la Humanidad. Yo creo que la Humanidad está avanzando a pasos agigantados, lo que pasa es que muchas veces no interesa decir esto. Lo que interesa es que todos estemos desmotivados, porque así somos más maleables. Pero creo que se están haciendo avances maravillosos. Están ocurriendo cosas muy bonitas. Hay cada vez más gente haciendo arte. Más gente involucrada en el medio ambiente, cada vez más gente creciendo espiritualmente a través del yoga, tendencias, la medicina está creciendo a pasos agigantados… Cada vez somos más conscientes de las cosas. Lo que pasa es que eso no interesa decirlo, no interesa que seamos poderosos, porque entonces nos revelamos. Pero yo creo mucho en el ser humano y creo que estamos yendo delante de una forma fantástica, aunque por supuesto están ocurriendo cosas que no tienen nombre, que todos las sabemos y que son muy jodidas, pero creo que tenemos que, además de criticar las cosas que no nos gusten, focalizar nuestra energía en lo positivo porque hay muchas cosas positivas que valorar ahora mismo.

¿Algo más que quieras añadir y no hayas podido en alguna de las preguntas anteriores?

Nada. Todo genial. Me ha gustado mucho la entrevista.

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el julio 24, 2014 en Actualidad y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: