Lilith – Leche de Rock

Lilith Leche de RockHay discos que se definen rápido. Podemos dar rodeos y numerosas elucubraciones para intentar marear la perdiz, pero las cosas, a veces, son sencillas. Leche de Rock es el álbum que cierra la trilogía de la formación barcelonesa liderada por Agnés Castaño después de las entregas No Te R.I.N.D.as (2007) y Sal Si Puedes (2009). Quizá ha pasado demasiado tiempo (en medio podemos situar el Miss Octubre – Día 1 en el que se embarcaron) para cerrar el triángulo como para que tenga más significado en su conjunto pero, en cualquier caso, lo importante es que se culmina una triada de discos notables. De puro rocanrol, sin demasiados artificios, con el carisma de la gran voz de Agnés y una plausible variedad de presentaciones guitarreras que modulan con la misma versatilidad que las voces, lija y terciopelo, que decían aquellos. Ah por cierto, que al final me pierdo, las palabras que definen con brevedad el álbum son: sin fisuras.

Previsible que en los mandos estuviera Íker Piedrafita quien, hay que reconocerlo, ha pulido en los últimos tiempos ciertos automatismos en las producciones que homogeneizaba en demasía el sonido de los discos. Lo que sí llama la atención es que la gestación de este Leche de Rock se hiciera en primavera de 2014 y no haya visto la luz hasta casi un año y medio después. El proyecto Miss Octubre fagocitó el trayecto natural de un álbum que tiene un irresistible encanto por lo comentado con anterioridad, su rockeo compacto, y también por la consecución sin imposturas de un equilibrio entre la dulzura optimista y resistente y el desencanto de un ‘no hay futuro/salida” bastante crudo. Aplicable tanto a la vida, el amor y, sobre todo, al mundo del rocanrol.

En ‘El Muro’, single, adelanto y primer videoclip, encontramos un buen ejemplo de lo dicho. No son necesarias proclamas panfletarias para conseguir un canto de unión para superar una muralla que, posiblemente, pueda contigo. Riffs marca de la casa y estribillo luminoso. ‘Miénteme’ luce por la ingenuidad amenazante que consigue Agnés, que evidencia, como no nos hemos cansado de decir por aquí, que es una de las mejores voces femeninas del rock en la última década (Por eso Robe contó con ella para el ‘Poema Sobrecogido’). Relaciones interpersonales que tapan la fecha de caducidad evidente. Por su parte, ‘Entre Líneas’ esboza la capacidad acústica de la banda, sonoridad para la que hay poca concesión. De hecho, el tema, extenso, crece en distorsión para acabar descapullando en medio tiempo poderoso.

Desde hace mucho tiempo mantengo que el ‘Por Qué Te Vas’ de José Luis Perales es una de las canciones más agradecidas para versionar. Hay que ser muy torpe para hacer una adaptación de ese tema y que quede mal. Si los que se ponen a ello son Albert Lorente a la guitarra, Rafa Martínez al bajo y Joan Vilanova a la batería con Agnés a las voces, el resultado no puede ser otra cosa que un cañonazo de potencia y distorsión, como vienen demostrando en directo desde hace más de cinco años. Muy recomendable. ‘Pasado’ y ‘Payaso’ parecen ser el anverso y reverso del mismo naipe. En la primera se presenta en forma de recuerdos de juventud en torno a ángeles caídos, Jim (¿Morrison? PD: Me aclara Agnes que se trata de Jim Graham, protagonista de ‘El Imperio del Sol’) y Kurt (Cobain). Un cuento/canto de ensoñación que se vuelve realista y crudo en ‘Payaso’, que contiene la rabia contenida, con deliciosa definición de Borges incluida. Define el poder de atracción del artista, aunque ya no crea en relatos fantasiosos y tenga que ‘pintarse’ para que no se note. Sobresaliente dúo.

En ‘Peter Pan’ encontramos uno de esos ejemplos sobre cómo sorprender variando las formas. El fraseo musical de entrada es adictivo y pegadizo y te sacude lo suficiente como para convertir el tema en uno de los destacados. También ‘Ángel’, ‘Porros’ y ‘Bola de Fuego’ ofrecen una triada que fusiona esperanza y desencanto. Especialmente la tercera, canto de maternidad realista: “cómeme y por dentro te voy a devorar, eres tan pequeño y tan animal (…) Mi bola de fuego es un huracán, tal vez te mate (…) Tengo el fuego que te salvará”.

Para el final llegamos a dos cortes más taimados. ‘Nuevo Orden’ es otro canto (más) al rocanrol, con base rítmica, riffs y tempo mucho más pesados y más amargor “todo lo que amo yo es todo lo que no soy”. En ‘El Proscrito’ un ritmo casi marcial dibuja al incauto que pierde todo por sentirse un tiempo bien ‘haciendo el mal’. Como bonus track para la edición digital, ‘Canción de Navidad’, una guinda ácida llena de ironía y retranca. “Vamos a celebrar que no envejecemos y que somos guays”.

No podía cerrarse de otra forma una Leche de Rock agriada con el sabor de la realidad y el desencanto. Y, por si fuera poco, portada y diseño interior, con ilustraciones que parecen sacadas de viejos libros de infancia.

 

En Spotify.

Tracklist­:

  1. El Muro
  2. Miénteme
  3. Entre Líneas
  4. Por Qué Te Vas
  5. Pasado
  6. Payaso
  7. Peter Pan
  8. Ángel
  9. Porros
  10. Bola De Fuego
  11. Nuevo Orden
  12. El Proscrito
  13. Canción De Navidad (bonus track)

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el noviembre 25, 2015 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: