Svuco – Kikarazu

Svuco KikazaruYa os hablé de la banda cuando salió a la calle Mizaru, la primera entrega. Los de Granada publicaron hace unos meses este Kikazaru (Pelazoh, 2016), el segundo EP de los tres que componen la trilogía de SanSaru. Con el stoner rock como influencia, continúan uniendo la tradición del género con el presente y otorgando a las letras un espacio que se mueve entre el surrealismo y el límite que marca el punto de inflexión de la muerte a la derrota. Para el segundo trabajo de Svuco, Saúl Gonzálvez, líder, guitarrista y letrista de la banda, ha seguido trabajando sobre los esquemas que tan buenos resultados le dieron en el primer EP. Además, como va a ser habitual en la trilogía ha contado con la colaboración de un buen número de músicos de muy distinta procedencia y estilo como Manuel Collados (Eskorzo), Ralph Zuazua (Funkdacion), la banda de Glam Punk Zutaten, Manuel Manso (Love Mary) y López (Santa Marta Golden) entre otros. (Astilla MC, Carmencita Calavera e Ismael de la Torre de Fausto Taranto en el anterior).

Como ya ocurriera en Mizaru, Svuco ha contado con el estudio, medios y producción del colectivo creativo Pelazoh, además de encargar la mezcla y masterización a Sergio Vera, músico (Demiurgo, Vúfalo) y técnico (Hora Zulú, Pangloss, Zahara) de primer nivel y referencia en la escena nacional.

Si en aquel se dejaba entrever un pulsión cercana y propia a la tierra, que tanto marca a las bandas nacidas en la ciudad de la Alhambra, en este segundo bloque, especialmente en los dos primeros cortes (a la postre más de un tercio del metraje) es un profundo sabor por los clásicos norteamericanos del género. Ahí está la entrada instrumental del tema que le da título, ‘Kikazaru’ (si bien, a lo CubodeRubik, adornan el libreto con una delimitación filosofal: “Pero la más hermosa de todas las dudas es cuando los débiles y desalentados levantan su cabeza y dejan de creer en la fuerza de sus opresores”. Bertolt Brecht). Y es que Svuco está lleno de simbolismos en cada uno de sus referentes musicales, como en los diseños e imagen del grupo. Algo que le da más seso si cabe a una música enjundiosa. Como decía, la introducción instrumental se desliza con un riff principal de guitarra que se repite lastimoso sobre una sucesión rítmica contenida y opresiva.

Ejerce de introducción hipnótica para el segundo de los cortes, ‘Men of Mayhem’, que retoma el inglés como en los anteriores ‘Sol’ y ‘Génesis’. El riff de stoner canónico se mantiene pero aumenta la rabia de las bases rítmicas y la distorsión de las guitarras. La interpretación vocal, mezclada con un eco sutil pero majestuoso, confieren al corte una suntuosidad dramática que acaba por completar su buen golpeo clasicista. En ‘Viejo Loco’ encontramos el corte más extenso del álbum y ese derrotismo maldito que tan bien le sienta al género. Entre las guitarras pesadas se deslizan unas teclas de vieja escuela que crean una expectación que formaría hasta Iron Butterfly. En castellano, pero con entonación anglo, ‘Viejo Loco’ es todo un derroche de conjunción y compactación. De nuevo la mezcla distorsionada de voces le da el punto dramático justo: “Pregúntate la razón porque estás solo. Sabes bien lo que fue Viejo Loco”. La coda final con un solo justiciero y aportes casi psicodélicos de teclado y gran percusión refrendan la grandeza del corte.

La segunda parte del EP, en cortes, no en duración, es algo más ligera. Quizá por las duraciones entre tres y dos minutos. ‘El Color Del Sol’ es un bello ejercicio instrumental donde solo dos versos rompen la técnica: “El telón del sol vuelve a caer, el color del sol quema mi piel”. Tan sencillo como machacón, como una tortura de gota china. En ‘El Dios Del Nuevo Mundo’ abre con un riff cercano al hard rock más mazacote. El texto, extenso, recuerda, por el ligero toque rapeado, a las formas de Def Con Dos, incluso escraches aparecen en el fraseo. Un nuevo dios vengativo y autoritario llega a la ciudad. Un tema que queda como algo extraño… si es que algo lo fuera en el mundo sonoro de Svuco. Para cerrar, llega la dulzura vocal (que por momentos recuerda al disco de Soleá Morente) en ‘A Veces’, un tema tan enigmático con el tratamiento de acústicas que casi parece un boceto inconcluso con Santa Marta Golden colaborando (otra banda digna de conocer).

Ganas hay de que llegue la tercera parte de la trilogía para que Svuco los reúna todos en el mismo LP y estar ante un trabajo de largo recorrido y disfrute. Aunque, entiendo, no para todos los públicos. Ya lo avisan, claro: “Svuco significa Ruido en Nadsat (El diccionario de La Naranja Mecánica) y eso es lo que vamos a hacer a los ojos del gran público: ruido. Solo los oídos más exquisitos lo considerarán música”.

 

En su bandcamp.

Tracklist:

  1. Kikazaru
  2. Men Of Mayhem
  3. Viejo Loco
  4. El Color Del Sol
  5. El Dios Del Nuevo Mundo
  6. A Veces

 

 

Anuncios

Publicado el julio 12, 2016 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: