Los De Marras – Reamanecer

Suele ser habitual que cuando un grupo alcanza con un álbum las cotas más altas de su carrera sea, precisamente, el siguiente el que se antoja como más complicado. Hay más ojos (más oídos), más expectativas, más ganas y más interrogantes sobre cómo va a ser la venidera entrega. Me pasaba como seguidor y consumidor de música y me pasa a día de hoy como crítico, con inquieta curiosidad. Sobre todo por ver la opción elegida por el grupo en cuestión (no diré de marras, aunque sea la expresión que viene al pelo). Los De Marras reventaron cualquier tipo de barrera con su excepcional Surrealismo. Y es que siempre fue un grupo simpático y pintón, pero con ese álbum pegaron un justo puñetazo en la mesa para dar un salto de calidad y cantidad. Sus videoclips ya alcanzan las cientos de miles de visitas o hasta el millón, en el caso de ‘Hoy’.  Reamanecer llega dos años y medio después y lo hace con catorce nuevos cortes en los que encontramos las señas de identidad de siempre: muchas ganas de decir cosas que hacen largos los textos, variedad de ritmos y una naturalizada tendencia a mezclar llaneza y poesía, rabia y emociones.

La banda viene ligeramente remozada con las incorporaciones de Daniel Guerrero (Warrior) a la guitarra y de Daniel Añó al bajo. Además, en el viaje han contado con numerosas colaboraciones, más que nunca en su carrera, sin tirar de grandes nombres populares que están en todos los discos, sino de compañeros y colegas cercanos como Manu Beltrán, Fran (Lady Pepa), Víctor (Malos Vicios), Juancar (Ni media ni Guarra), Txetxu Martínez (Orkesta Paraíso), un  grupo de cuerda del Conservatorio de Valencia y Víctor Través en las percusiones. La reputada ilustradora valenciana Elena Tormo ha sido la encargada de poner de nuevo el arte al álbum, que va un poco más allá de la media del rocanrol patrio.

Si estás buscando ya la respuesta a si Reamanecer cumple las expectativas te diré que, en términos generales, sí. Aunque algún desliz por el intento de ‘cubrir’ campos temáticos o musicales también hay. No es el caso de los cinco primeros, continuidad (que no continuismo) perfecta al enorme trabajo iniciado en la anterior entrega. ‘Poeta’ juega con el romanticismo de rockero utópico, que ellos denominan ‘desfasada’, pero que acaba excitando gracias a su potencia y a esa línea melódica en el fraseo que nos puede recordar por momentos a otra gran banda de la zona, como era Transfer. ‘Arde’ aumenta el calor, nunca mejor dicho, con un punto más agresivo y con un enorme trabajo de guitarras, hasta el punto de darle cabida a un buen solo. Dos temas que ‘autodefinen’ al grupo, dos cartas de presentación de ases boca arriba.

Ahora’ es una de las delicias emocionales del disco. Un tema dedicado a quienes padecen alzheimer, con un arrope musical entre la épica y la melancolía. Pero lo mejor del tema es que, pese a todo el dolor de que “ahora que en tu cabeza hay un reloj que va al revés y no recuerdas que mi nombre me lo pusiste tú una vez (…) ahora que en tu boca solo hay galimatías (…) ahora que  no hay pa’lante, ni p’atrás, que siempre es ahora…”, el estribillo es todo un insuflo de energía positiva, tan sincero que la cercanía y empatía es total, hasta con ganas de quitar dramatismo con ese juego de palabras de “Tac-tic Pis-Pas”.

‘Vivir Es +’ llama la atención por emplearse el recurso, no tan habitual en ellos, de guitarras dobladas y es de los más continuistas (este sí) con respecto a Surrealismo (el fraseo puede que tenga algo de ‘Compadre’). El repóker inicial se completa con ‘Superinferiores’, un corte en el que se refuerza la vertiente más punk, debido principalmente a la inconfundible colaboración de Víctor de Malos Vicios que le da un plus enérgico intachable.

La primera gran ‘salida de tiesto’ es ‘Despertar’. Un tema de marcado carácter celta (aunque sin instrumentos propios del folk) que hace que se nos venga a la mente escarceos de gente como Boikot, Reincidentes o, hasta por momentos, Los Muertos De Cristo, en la rabia del post estribillo (incluso con eso de “el despertar de los sin voz”). Es una canción en absoluto despreciable, pero sí que me chirría para Los De Marras… por más escuchas que le dé. En ‘Rotos’ es palpable en la introducción instrumental ese esfuerzo que se ha hecho por parte de cuidar las melodías de guitarra. El tema es un medio tiempo bien contenido y con un buen contrapunto con esa interesante mezcla de la voz en la producción.

Abriendo la segunda parte del álbum encontramos ‘Perdido’, el elegido como adelanto del mismo y que incluso se atrevieron a estrenar en el pasado Viña Rock, cuando aún faltaba un mes para que el disco viera la luz. El estribillo muy abierto, buscando claramente el calor del público en directo con esos coros jaleados, y uno de los mejores ejercicios poetas de este álbum por parte de Agus. ‘Cuesta Abajo’, reconoceré, es uno de mis favoritos del álbum, por la forma vitalista de tratar un tema como la dependencia, haciendo bellas comparaciones entre medicamentos y vida. El tema, el más extenso de la lista, tiene incluso un break acústico al que la banda poco a poco le va cogiendo confianza. Si todo grupo triunfante ha de tener un tema ‘celta’, también debe tener un canto a Latinoamérica y Los De Marras lo hacen en ‘Charco’ que, aunque repleto de buenas intenciones, a mí se me queda a medias.

Ya en el tramo final nos llega la percusionada y sandunguera ‘Seres Irracionales’ que derivará en un rápido ritmo sincopado, con un estribillo muy rockero. Poliédrico corte que enriquece el resultado final. También lo hace ‘Cada Día’, una canción muy hardcoreta y con una muy buena melodía vocal. Por su parte, ‘Malnacido’ es la más cruda y dura del álbum y refleja la enorme capacidad narrativa de Agus, al que desde aquí animo a lanzarse a relatos cortos o novela. Abusos infantiles por padres, sanguíneos y espirituales, que se merecen un estribillo que parece casi improvisado de lo visceral y directo: “malnacido, para ti no tengo poesía en este estribillo”. El cierre lo pone la acústica ‘Piel De Mariposa’, con arreglos de cuerda incluidos, un tema dedicado a dar visibilidad a esta enfermedad rara que, como tantas otras, ni tiene cura ni se dedica el suficiente dinero para su investigación.

No podía cerrarse el disco de otra forma que con un trozo de corazón hecho canción y es que Los De Marras, a veces más atinados, otras menos, eso te lo garantizan.

 

En Spotify.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Poeta
  2. Arde
  3. Ahora
  4. Vivir Es +
  5. Superinferiores
  6. Despertar
  7. Rotos
  8. Perdido
  9. Cuesta Abajo
  10. Charco
  11. Seres Irracionales
  12. Cada Día
  13. Malnacido
  14. Piel De Mariposa

 

Anuncios

Publicado el junio 19, 2017 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: