Los De Marras – Surrealismo

Digipack Surrealismo-Los De MarrasHasta el Gazpatxo Rock de 2012, Los De Marras eran para mí poco más que un grupo simpático, de esos que toleras y sin saber por qué te generan simpatía, pero poco más. Nunca me había interesado más allá de lo estrictamente profesional por sus canciones y por su forma de hacer rocanrol. Fue a raíz de aquella edición del festival de Ayora, cuando comprobé que, además de hacer canciones más o menos resultonas, además interpretaban con el corazón y con gratitud, con muchísima gratitud. A partir de ese momento, dentro del marasmo de nombres que me acompañan semana a semana de nuevos grupos, nuevos discos y demás, decidí comenzar a hacerles hueco poco a poco en mis ratos de vacío y descanso. Me di cuenta de que, oye, esta gente es algo más. Así lo comprobé en recientes Viñarock y Aúpa Lumbreiras. Ahora llegan con su quinto disco y no solo me convencencen estos maestros del ‘guarrocanrol’, como ellos se llaman.

Surrealismo’ es el nuevo disco de esta banda valenciana, de esas de barrio peleón, como peleón, cual vino a granel, su rocanrol. “Canciones que para algunos son cagarros”, llegan a afirmar en ‘Compadre’, una canción con perspectiva de lo que ha sido su trayectoria en el mundo del rock. Liderados por un maduro pero aún romántico utópico Agustín, Los De Marras presentan 14 cortes que muestran un poco de todo: rock trotón, rock de sentimientos, rock de crítica social, pasajes hasta punk-hardcoretas, otros acústicos y muchas emociones. Ahora que los conozco plenamente sé que no saben hacerlo de otra forma.

El álbum en esta ocasión ha sido grabado entre los meses de febrero y julio en Illogical Studio de Valencia por Andrés Galván, que también lo produce junto al propio grupo. La masterización corre a cargo de Michael Fossenkemper en Turtle Tone Studio (Nueva York). El diseño e ilustración vuelve a ser obra como en anteriores trabajos de Elena Tormo, que ha sabido ejecutar a la perfección el concepto psicoanalista de la obra.

Surrealismo’ es lo que yo suelo denominar ‘un disco jodido’, sobre todo en su primera parte. Hay muchos grupos de rock en castellano que descerrajan contra cualquier injusticia social, pero hay formas de hacerlo que son panfletarias y otras que duelen. Los De Marras son los de la segunda y el disco ofrece más de un ejemplo. El más claro es ‘Futuro’, una canción que de cinco veces que la he escuchado, tres me ha hecho llorar. “Venderé mis muñecas, mis canicas y saldremos adelante. Sacaré de mi hucha mis ahorros para que así nada nos falte”, canta la niña protagonista de la historia, que narra cómo sus padres han cambiado, cómo su padre la manda sola al colegio mientras se queda viviendo y como la madre le pide perdón por haber hecho… quedarse en paro. “Sus besos saben a pena” y más frases que congelan el aliento… porque son pura (puta) realidad. Un retrato escalofriante de una sociedad enferma. Desde un punto de vista más optimista se encuentra ‘Hoy’, con una intro muy ‘Matador’, en el que un tipo se levanta de buen humor pese a todo lo que tiene encima. Otro retrato de mueca siniestra que aterra aún más revestido de su eficaz guitarreo y melodías.

De eso brilla y mucho precisamente la apertura del álbum. ‘Ruido’ es un single excepcional y eso que viene a ser una de las canciones más extensas del álbum. Ese ritmo machacón de bajo le confiere un carácter bailable que viene al pelo a una gran melodía vocal. También ‘Coleando’ anda por esos derroteros de golpeo directo, con la lucha ante la enfermedad terminal, como preludio de la citada anteriormente ‘Compadre’, un tema poderoso que tiene hechuras de himno para la banda. “Madre mía, el partido que le hemos sacado a los Leño”. El primer bloque del álbum se cierra con ‘¿De Qué Se Ríe?’, tema dedicado al poder representado en el ministro de turno.

Y digo primera parte porque, intencionadamente o no, existen dos partes diferenciadas muy claras. La primera más crítica con la realidad, la segunda un poco más introspectiva en textos, pero sin embargo más veloz y rugosa en las formas. Sabia decisión. El punto de inflexión es la acústica ‘Revolviendo’. Una canción de reset y cambio de rumbo, siempre necesario cuando un camino se acabó. El tramo que incluye ‘Ser O No Ser’, ‘Poder’, ‘Medolías’ y ‘Sufro’ es el que hace que este disco sea claro candidato a uno de los ‘oros’ de Mis Discos del Año. El primero tiene en el fraseo una querencia de rumba decadente. ‘Poder’ viene a ser un canto de esperanza con aires de rocanrolito fresco, mientras que ‘Medolías’, con un inicio juguetón pseudocountry y, sobre todo, ‘Sufro’, que a la postre es mi favorita de toda la lista, desembocan en rollo hardcoreta que la banda parece dominar con soltura.

Para cerrar, otro tema con forma de himno compendioso, ‘Encadenado’, que tiene en un riff final que me recuerda ligeramente al feliz ‘Wonderful Days’ de Charly Lownoise y Mental Theo, que a su vez tiene algo de ‘Help’ de Tony Ronald. El apéndice viene como pequeño regalo, de poco más de un minuto a piano y voz con ‘En Los Tejados’. Vibrante en lo diferente pese a lo algo atropellado de la letra.

Estamos ante un disco muy grande. Pero, claro, Los De Marras es que ya lo eran, aunque yo lo supe un poco más tarde.

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. Ruido
  2. Coleando
  3. Compadre
  4. Futuro!?
  5. Intro Hoy
  6. Hoy
  7. ¿De Qué Se Ríe?
  8. Revolviendo
  9. Ser O No Ser
  10. Poder
  11. Medolías
  12. Sufro
  13. Encadenado
  14. En Los Tejados

 

 

 

Anuncios

Publicado el octubre 20, 2014 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: