Galletazos de Loquillo, by Christian Escribà

 

“Soy Loquillo y reparto galletas”. Con este lema se presenta Galletazos de Loquillo, by Christian Escribà, un insólito y nuevo merchandising de uno de los personajes más relevantes del rock en nuestro país desde principios de los ochenta… hasta nuestros días. Desde que conocí su existencia supe que tenía que probarlas. Después, me vino la idea de esperar hasta hoy, Día de los Inocentes, para hacer la crítica de ellas. Pero, ojo, si eres un hater que odia todo lo que haga Loquillo, este no es su sitio. Como en todos los ámbitos de la vida, no hace falta estar de acuerdo al 100% en todo lo que dice y hace una persona fuera de los ámbitos de su trabajo. Que no hace falta decirlo, pero lo recuerdo, que a veces el sentido del humor cotiza en mínimos. Con esa dosis hay que tomarse el reverso de la caja (podréis ver fotos en el post): Vas a pillar, Te la estás ganando, Ten cuidado, Yo de ti no seguiría, Toma galletazo. No es que a Loquillo le siente mal el producto. Siempre fue amante del buen comer y la familia Escribà tiene fama en la repostería desde hace varias generaciones. (También del buen beber, y del buen vestir… Del buen vivir, en suma), pero si hay alguien que de verdad se merecía repartir galletas ese era el bueno de Jorge Martínez de Ilegales. Así que, además de hacer una crítica de las galletas, recordaremos algunos merchandising imposibles o increíbles.

Lo primero que llama la atención es que en la caja vienen cinco galletas. Sin más. Luego abres el paquete, coges una y te das cuenta que pesa considerablemente. Vamos, que no son como las princesa o las saladas. Estamos hablando de enjundia y se percibe al romperla ligeramente o morderla. Y es que esa es una de sus características más apreciables. La galleta no está tensa. Sorprendentemente está en un grado de cocción (y mantenimiento) que permite que la forma se doble ligeramente sin partir y, al final, se separe sin causar destrozo, como si fuere un bollo de pan. Al mordisco también da esa sensación de frescor. Además de los puntos cremosos de chocolate blanco, la masa en sí misma transmite haber salido del horno antes de tiempo, de pura impaciencia.

En cuanto al tamaño, al final también concluimos que es la medida perfecta. Una. Se hace imposible comerse más de una en la misma sesión porque la densidad es considerable y el sabor también. Sacia. Por lo que cuando tengo caja la suelo destinar a una por día de la semana. Otra cosa que no sé si Escribà y Loquillo tendrá planteada es hacer el contrario. Loquillo, tan habitual de smoking negro, también se plantó uno blanco con Nueve Tragos, por lo que si ‘el negosi’ lo permite, no estaría de más hacer la misma galleta en blanco, y que los trazos blancos sean de chocolate negro y viceversa. Frikada total, pero también lo es hacer una crítica de las galletas por muy Día de los Inocentes que sea. A 7 euros en el Club del Gourmet de El Corte Inglés. (Superficie de la que Loquillo alertaba de no bailar rock and roll).

Nos puede hacer gracia que Loquillo reparta galletas, pero si están ricas ¿por qué no? Que vivimos en el odio constante a todo.

Otra cosa es que ‘apetezca’ menos probar otros merchandising. Hace unos meses Medina Azahara sacaba una línea de perfume. De todos es sabido la fiebre de la cerveza artesana. Particulares son los casos de El Noi del Sucre y Reincidentes…, los dos sevillanos, entiendo que quieran buscar una salida a la maldita Cruzcampo. Moda que ha venido copiada de lo que ya se hacía hace años con cervezas y vinos de AC/DC, Slayer, Iron Maiden, Metallica, Mötorhead, Sepultura… La asociación alcohol y guitarras eléctricas siempre fue muy prolífica encima, debajo, delante y detrás del escenario.

Pero para merchandising sorprendente, ataúdes y preservativos de Kiss (será por lo de alfa y omega), botones de The White Stripes, bañadores de Mastodon (que es curioso para un grupo stoner), batas de Bob Dylan, manta para perros de Barbra Streisand o, muchos ya lo sabrán, las réplicas de los penes originales de los seis componentes de Rammstein. No esperen crítica de ellos.

 

PD: ¿Será Loquillo uno de vuestros discos del año? ¿Y uno de los de RockSesión? Pueden votar aquí.

Todo lo publicado de Loquillo en RockSesión.

 

Publicado el diciembre 28, 2019 en Actualidad y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: