Archivo del sitio

#Mis10de Dropkick Murphys

 

Boston es la ciudad en la que fueron a parar la mayoría de inmigrantes irlandeses a finales del siglo XVII y mitad del siglo XIX y es imposible disociar el color verde de los Celtic, de los irish, de las cervezas y San Patricio, el sonido folk de gaitas y el resto del merchandising asociado. Por eso, no es de extrañar que una de las mejores bandas de punk celta no sea irlandesa o británica, sino norteamericana. Los mejores alumnos aventajados de otros tantos como The Pogues, Stiff Little Fingers y compañía. Esta semana, el viernes, concretamente, salían a la venta las entradas para su único concierto en España durante el próximo año 2020, el 28 de enero, en el Palacio Vistalegre de Madrid. Un nuevo concierto, por cierto, donde los indeseables de Viagogo han vuelto a hacer de las suyas, puesto que el día anterior ya ofrecían entradas por más de 100 euros, mientras que los precios oscilan entre los 40 y 50 euros. Les ha debido salir mal la jugada porque las localidades no se han vendido al ritmo que suponían los especuladores y todavía están lejos de haberse agotado. Sea como sea, un domingo de noviembre es un buen día para calzarse una gorra de cuadros, ponerse una buena pinta de cerveza y salir a cantarse unas cuantas coplas tabernarias y portuarias. Van #Mis10de Dropkick Murphys que han sido remozados en varias posiciones. ¡Salud!

Lee el resto de esta entrada