Manolo Tena – Casualidades

Manolo Tena CasualidadesEl artista pacense es uno de esos nombres que, por una serie de factores exógenos y endógenos suenan a lejanía. Al rock (y pop) de otro tiempo, a pasado sin derecho a presente. El bueno de Manolo Tena fue uno de los nombres fundamentales cuando el rock daba sus primeros pasos en España tras estar algunos años gateando. Cucharada y Alarma son dos nombres propios que merecen todo respeto y tienen ganado por derecho estar en cualquier antología que intente rememorar los inicios de nuestra música. Tras esos dos escarceos que merecieron mejor suerte, Manolo Tena emprende a finales de los ochenta una carrera en solitario que explotaría en 1992 con su segundo disco, Sangre Española (otro que pasará algún día por las críticas remember de los viernes, tarde o temprano) que despachó medio millón de copias. Casi nada. Con más suerte que Enrique Urquijo o Antonio Vega, Manolo Tena ha superado vivo sus adicciones y después de un tumbo y otro tumbo, que cantaría Krahe en ‘Ulises’, intenta recobrar también el pulso musical con Casualidades, un álbum de trece cortes que, aunque no todos están al mismo nivel, sí que reflejan cierta grandeza innata.

“Cómo te has dejado llevar a un callejón sin salida, el mejor dotado de los conductores suicidas”, le escribió Joaquín Sabina en una de las canciones que adornaban el imprescindible Física y Química. El motivo, que su exmujer se fuera a vivir un tiempo con Tena. Quién iba a pensar que con el paso de los años ese texto podría aplicarse a la bajada al infierno. Un tipo que siempre ha destilado cierto oscurantismo en la actitud y también las formas de su voz, cuyo temple ha dado mayor sobriedad a sus épocas poperas y algo de Cave o Waits a sus tonadas rockeras. El caso es que, aunque la vida le ha dado la suerte de tener más oportunidades que alguno de sus coetáneos, en lo artístico su estrella se fue apagando con la entrada del milenio.

En Casualidades Tena tira de agenda y de amistades granjeadas a lo largo de los años y reúne una banda de excepción. A saber, Diego García, alias el Twanguero a la guitarra, Julián Kanevsky en la guitarra, Niño Bruno en la batería, Candy Caramelo en el bajo y Alfonso Pérez en los teclados. Gente cercana al universo Calamaro, entre otros grandes artistas. Grandes músicos individualmente y, además, acostumbrados a tocar juntos. Con estos compañeros de viaje era muy difícil que el resultado no fuese, cuanto menos, solvente.

Como decía, no todo el disco tiene el mismo nivel, pero la media es alta. Sobre todo en su primera mitad. El tema que da título al álbum ‘Casualidades’, arranca con un piano-bar que desarrollo un rocanrol fresco y divertido, con una letra a la altura, donde la mala suerte de antaño (‘Tocar Madera’) se torna en azar amatorio. Sobresaliente. También destaca la balada monumental que es ‘Cuando Llegue Septiembre’. Un tema que crece gracias a las teclas y que nos presenta a un Manolo Tena en su vertiente de gran intérprete, cadencioso y melódico. En ‘Opiniones de un Payaso’ encontramos un country irónico, guasón y alegre.

Siguiendo en la buena tónica, ‘Princesa Azul’ se traslada a terrenos más urbanitas, con un estribillo con sabor a vieja escuela, arropado por una banda perfecta. La variedad de formas del primer bloque del álbum nos lleva hasta una cálida guajira. El sabor latino es algo que Tena manejó con maestría. Aquí, la melodía algo ácida del fraseo le da un toque decadente arrebatador. El son y el ritmo continúa latente en ‘Rosario’, gracias a unos vientos bien integrados.

A partir de este momento, en la segunda parte, aún encontraremos algunos destellos, pero la cosa se hace algo más lineal. La fanfarria se aumenta en ‘Colores’, un tema de marcado corte sexual y provocativo, pero que, como ‘Pecado Mortal’, que destaca por ser la más veloz de la lista, de golpeo inmediato, jovial para un chaval de 63 años, o ‘Es Mágico’ son las más anodinas. ‘La Vida Por Delante’ es a buen seguro el mejor corte de este tramo. Un bolerazo en toda regla, tamizado con un elegante slide de guitarra que supera con creces la revisión acústica que se añade en la última pista.

En ‘Alicia’ tenemos una delicia de tres minutos, encantadora en su sencillez. Por último, una revisión de ‘La Paloma – Se Equivocaba’, el poema de Rafael Alberti que ya musicara Joan Manuel Serrat en su día. Gran acierto en la mezcla al elevar la presencia del bajo eléctrico y distorsionar la voz de Manolo Tena, que borda el texto.

Curiosidades es bienvenido porque trae a la luz a un gran músico. Quizá nos siga sonando a otro tiempo, pero lo preferimos a este lado de la carretera.

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. Casualidades
  2. Cuando Llegue Septiembre
  3. Opiniones De Un Payaso
  4. Princesa Azul
  5. La Verdad
  6. Rosario
  7. Colores
  8. Pecado Mortal
  9. La Vida Por Delante
  10. Es Mágico
  11. Alicia
  12. La Paloma – Se Equivocaba
  13. La Vida Por Delante (Acústico)

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el diciembre 3, 2015 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: