El Reno Renardo – Meriendacena Con Satán

El-Reno-Renardo-PortadaQue el humor es algo muy serio es algo que El Reno Renardo conoce desde sus inicios. Aquellos en los que, en su soledad abotargada, Jevo Jevardo componía y musicaba a solas sus delirios metaleros llenos de ironía frikista. La progresión y el crecimiento de los aficionados a sus creaciones fue tal que se tuvo que buscar una banda. Y resulta que, acompañado por Iván Cormen en la batería, Mikel Torralba en la guitarra y coros y Ander The Thunder al bajo, acaban de despachar su quinto disco en estudio, en el que, como en el notable Babuinos del Metal, las versiones se reducen al tradicional mix y poco más. Solo cuatro en esta ocasión. El resto vuelven a ser canciones formalmente muy serias y canónicas, sobre las que se desarrolla una colección más de fotografías de realidad social llenas de sorna y de acidez. Del heavy metal clásico, a toques de industrial, aires de thrash, metal folk y hasta un guateque retro… El Reno Renardo perfecciona la fórmula y sigue forjando su leyenda entre la población de orcos. Cuidado con la orda que vuelve a salir a por ti.

Grabado el disco en Grabasonic durante la segunda mitad de 2015 y principios de 2016 y masterizado (dicen) en los Morton Studios de Ucrania (¡!), el disco nos trae 16 cortes repletos de riffs, solos, contundencia y una colección de chistes, a veces más brillantes que otros, pero, por lo general, con la solvencia (re)conocida.

Tras la típica intro, esta vez jugando a la turbación de las voces infantiles y con susurros del maligno y alimentos variados del cerdo, ‘Que Empiece Ya’, nos viene uno de los mejores cortes de la lista o, al menos, de los mejor conjuntados en música y texto. ‘Del Centro Comercial A La Casa Rural’ no deja dudas y dispara bilis de iracundia contra los ‘domingueros-pijos’ del campo. Es un derroche descomunal de power metal y estribillo melódico que bien podrían firmar Manowar o Helloween. ‘Meriendacena Medieval’, qué queréis que os diga, lo veo un trallazo certero contra uno de los objetivos de las ‘burlas’ renardas, el folk metal de Mägo de Oz o juglarescos similares. Aunque una de las canciones más rabiosas es ‘Vinagre’. Enumeración de situaciones y personajes indeseables a ritmo deudor de Megadeth.

En el quinto corte, ‘El As De Oros’, versión, claro está, del ‘Ace Of Spades’ de Mötorhead, un homenaje a su manera al desaparecido Lemmy que, en cualquier caso, no termina de convencerme. Igual que en la anterior ‘Violenta Revolución’, El Reno tira de acústica en este disco ironizando justo sobre eso en ‘Ampluger’. Un delirio dulcificado incluso con coros que asocia madurez con suavidad en las formas. No por previsible ‘Facebook’ deja de resultar acertado, aunque en las formas pueda concluir algo menos rutilante. Tampoco dispara en vano ‘Puñoterapia’ contra las fórmulas milagrosas del bienestar.

Como interludio, ‘Telepasión’ recuerda aquellos ‘Zapping’ de discos anteriores. Una colección de momentos míticos o esperpénticos de la televisión añeja. No es casual, ‘Busque y Compare’ es un alarde de memoria de eslóganes de la publicidad. Si conoces todos es que creciste en los ochenta, como cantaron en otra canción. La balada del disco, quién lo diría, es ‘Cagar Anzuelos’. Aporte de humor ‘caca-pedo-culo-pis’ que nunca falla. Nos acercamos así a una traca final donde el ‘The Number of The Beast’ de Iron Maiden se convierte en ‘Mi Número, Juan Luis’. Musicalmente, la versión les ha quedado algo descafeinada. En ‘Todo Seta’ nos llega una canción con hechuras de gran himno y con una genialidad marcada por los solos con melodías de canciones Nino Bravo.

Un notable anticipo previo a uno de esos grandes momentos de un disco de El Reno, el de desempaquetar ‘el mix’, en esta ocasión ‘Retro’. Manowar, Jeanette (inclusión que refuerza mi idea de que no hay versión mala de ‘Por Qué Te Vas’, de Perales), Helloween, Olivia Newton John, el ‘Rasputin’, más cercano a la original de Boney M que a su reverso metalero de Turisas, la melodía de Farmacia de Guardia, Su Ta Gar y Los Suaves, descomunal su “no puedes dejar el wok”, protagonizan el popurrí en esta ocasión.

Como ‘abonus track’ encontramos la folkie (esta vez sincera) ‘Euskal Txupifesta’, su primera canción en euskera, que ironiza, como Lendakaris Muertos, con el ‘tema vasco’. Amor a las subvenciones y a tocar en las fiestas de los pueblos, vienen a concluir. El segundo extra es una versión sorprendente del ‘Tutti Frutti Summer Love’ del artista sueco de la música disco Gunther. Una brutal locura que va en consonancia a un grupo que en ningún momento le importó el qué dirán.

 

En descarga en su propia página web.

En Spotify.

Tracklist:

  1. Que Empiece Ya
  2. Del Centro Comercial A La Casa Rural
  3. Meriendacena Medieval
  4. Vinagre
  5. El As De Oros
  6. Ampluger
  7. Facebook
  8. Puñoterapia
  9. Telepasión
  10. Busque y Compare
  11. Cagar Anzuelos
  12. Mi Número, Juan Luis
  13. Todo Seta
  14. Retromix
  15. Euskal Txupifesta (Bonus)
  16. Tutti Frutti Summer Love (Bonus)

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el abril 19, 2016 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: