Estirpe. Madchester Club. 12 de noviembre

estirpe3Con algo más de quince años dedicados al periodismo musical, ayer por fin los astros se alinearon para que pudiera ver en directo a uno de mis grupos fetiche. Estirpe, después del obligado parón escénico y con motivo del lanzamiento de Jam Fuzzion Klan, ha aprovechado para hacer un nuevo tirón de fechas dentro del Frenético Tour 2.0, la gira del tan gigantesco Neurasia. El hecho de que la banda, por motivos de espacio y, seguramente, por venta de entradas, no contara ayer con la sección de vientos capitaneada por David Lerman, y que llevara desde 2002 sin pisar Almería, provocó un repertorio con profundo sabor añejo con canciones, dicen, que ya no suelen ser incluidas. Con un Mart desbordante de vida y energía tras vencer con ejemplaridad una de esas enfermedades que cortan el aliento, con su escudero Loren Gómez en la guitarra, Paco Records Jr en el bajo y Miguel Fuentes en la batería, Estirpe salió con todo al escenario de la sala Madchester Club. Algo más de dos horas de concierto que se dejó muy poco en el tintero, lo normal cuando se pone toda el alma en ello. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos).

estirpe5

Lo de ayer con los cordobeses fue disfrutar como un niño chico. Si a la devoción acumulada de años atrás le sumamos la explosividad grandilocuente de Neurasia, del que sonaron ocho de las dieciocho canciones, tenemos una combinación que mantuvo el nivel del concierto arriba durante toda la noche. No recordaba tener la piel erizada durante tanto tiempo como en el espectáculo de anoche desde hace bastantes años. Y es que si Estirpe, de por sí, tiene un fuerte componente emocional en la actitud, en la manera de afrontar las canciones y en la originalidad de su propuesta dentro del circuito, el ver la encomiable entrega y plenitud de facultades de Mart multiplica por dos las sensaciones.

estirpe6

Arrancando con la esperada ‘En Tus Ojos’, su irrupción en escena, capucha y gorra incluida, fue casi como una aparición. Y desde ese momento ya no paró. Movimientos y bailes que fusionan de manera sorpresiva el funk y el metal, con un rollo Jackson muy acusado. Y la voz no falló. El tema sonó como debía, sensual, excitante y sugerente. ‘Como Ayer’ puso el músculo rítmico al arranque de actuación mientras que ‘Te Seguiré’ completó la sacudida con su energía desbocada de sintetizadores hipnóticos.

Muy suelto en el discurso escénico, Mart no abandonó la sonrisa, sabiéndose triunfador en la batalla de la vida y con una identidad minoritaria, pero de instinto devocionario por parte de sus seguidores. Así, ‘Magnético’ y ‘Por Suerte’ llevaron sus ritmos más marcados en el camino aún del Neurasia. La primera sorpresa no esperada fue la inclusión de la añeja ‘América’, muy apropiada tras las recientes elecciones presidenciales, aunque ni siquiera hizo falta hacer referencia a ello. Del mismo álbum, Inventarse El Mundo, llegaría el medio tiempo ‘Mi Revolución’, coral y con hechuras de himno. “Y es que como no venimos desde 2002 venimos realmente a presentarlo todo”, avisaba. Siguiendo la bajada de pulsaciones, llegaría la preciosista balada ‘En Silencio’, melódica y henchida.

estirpe4La esencia jazzy y latina se hizo carne, tras la introducción vocal, en la cálida ‘Contigo’. Un torbellino y visceral canto de amor a la música. Una canción rotunda y definitoria que sonó con poderío. “Si nos juzgan de locos tal vez, nos hayan visto perdidos en nuestra fe”. Con esta entrega, el tramo de tres canciones posterior fue un auténtico regalo para los acólitos de toda la vida. La metalera ‘Vértigo’ preparó el ambiente para el fraseo hilvanado y estribillo adictivo de ‘Saber Esperar’, con esa coda final de garganta desgarrada en grito. Una pasada. Como también lo sería ‘Mi Bella Condición’, veloz y furibunda con ese fraseo marcial y lírico y un estribillo de mensaje internacionalista. En esa liga juega la reciente ‘No Somos 100’, mientras que ‘Encender Otro Ángel’ pondría el primer cierre estiloso con ese funky metálico que tanto bordan.

estirpe2

En los bises no podría faltar ‘El Último Pétalo’, una canción que, pese a que faltaban los violines de estudio o los metales de Jam Fuzzion Klan, sonó con la belleza marchita de su mensaje. Sumergido en las emociones finales, ‘Infinito’ ejemplificó ese canto al miedo hacia el dolor, que se ha convertido en un todo un símbolo por la biografía de Mart. Había que volver a las sonrisas para terminar y de ello se encargaron ‘El Color De Mi Voz’, otro desbarre funky, y el ‘Hazme Creer’ de 2002, en pleno ejercicio de rap metal musical. El colofón a una noche realmente mágica.

Galeria completa en Facebook.

Repertorio – setlist:

  1. En Tus Ojos
  2. Como Ayer
  3. Te Seguiré
  4. Magnético
  5. Por Suerte
  6. América
  7. Mi Revolución
  8. En Silencio
  9. Contigo
  10. Vértigo
  11. Saber Esperar
  12. Mi Bella Condición
  13. No Somos 100
  14. Encender Otro Ángel
  15. El Último Pétalo
  16. Infinito
  17. El Color De Mi Voz
  18. Hazme Creer

 

estirpe1

 

Anuncios

Publicado el noviembre 13, 2016 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: