Rulo y La Contrabanda – El Doble De Tu Mitad

ruloTras cuatro año sin canciones nuevas, que no parado, y apagados ya los últimos rescoldos de las llamas de esa escisión traumática para los seguidores que supuso la salida de La Fuga, Rulo publica El Doble De Tu Mitad, su tercero de estudio. Para él, además de su Contrabanda más fiel (Fito Garmendia, que se queda en los coros, y Dani Baraldés ‘Pati’), se ha reunido de músicos contrastados como Coki Giménez, Alejandro Climent y, especialmente, Candy Caramelo. Además, como estrella a los mandos y a las seis cuerdas, el todopoderoso Carlos Raya que parece hacer colección de grandes nombres (M-Clan, Los ZIgarros, El Drogas, Fito, Leiva, Quique González…). Garantía de una producción limpia, pero también clásica, es muy posible que estemos ante el disco de Rulo que mejor suena. Donde la reconocida disponibilidad hacia melodías accesibles no se confronta con una necesaria pérdida de potencia o intensidad. Eso, sumado a que son las canciones más meditadas y trabajadas de su carrera (recordamos la premura con la que salió Señales de Humo y que Especies en Extinción salió justo dos años después), fechadas la mayoría de ellas en 2015, salvo un par de excepciones de 2014 y 2016. Eso se nota a la legua, desde la primera escucha y todo suma para que las sensaciones del álbum sean bastante positivas.

Hay que dejar claro, o al menos así lo veo yo, que Rulo no ha llegado hasta ahora a ningún destino, sino que hay algo de nómada a la hora de forjar su sonido y sus textos. Si en su estreno a solas veíamos cierta continuidad, si el segundo era un loable intento de variar la gama de sonidos, este tercero define mucho más el perfil de su voluntad creativa. No es que las referencias musicales hayan cambiado pero sí que el paso de los años hace que afloren, en este caso de forma muy acusada, otros nombres que están muy latentes en algunos momentos. Hablamos de Sabina, claro, de Bunbury, de Manolo Tena, también Fito Cabrales y el Robe de Material Defectuoso en adelante… En esa línea que rompe el miedo de acercarse al pop sin perder una firma indeleble. Tras vivir mucho tiempo deprisa Rulo sigue su senda por ese alambre. Y lo hace de manera inteligente y siempre aprendiendo. La impostación de tristeza ha desaparecido y en El Doble de tu Mitad llega más lumínico que nunca, salvo en un par de excepciones que confirman la regla pero que, en cualquier caso, hacen del álbum el más coherente de su trayectoria en solitario.

‘Tu Alambre’ se inicia con una presentación amable y aprehensible y con el fraseo ‘marca de la casa’, el de la adjetivación por comparación. Un estribillo abierto y generoso da continuidad a la rítmica y le da un carácter muy unitario a la canción, que termina de agarrar con las guitarras dobladas de su parte central. ‘Me Gusta’, por supuesto, tiene hechuras de single y cumple su función a la perfección. Parece ser el reverso de su predecesora. El fraseo vuelve a sumergirnos en una narración que se hace ligera, mientras que el estribillo tiene esa ironía burlona muy propia de Rulo, con ese “por halloween me compras flores (…) calabazas por San Valentín”. Los coros le dan un punto popero interesante, sin que por ello tengamos que rasgarnos las vestiduras.

Aunque se aprecia una mejora sustancial y evidente en los textos, otro de los recursos sempiternos de Rulo aparece en toda su expresión en ‘Me Quedo Contigo’, con Venecia y París siempre presentes. Musicalmente es una de las canciones que más me atraen y, por si fuera poco, está dedicada a la memoria de Manolo Tena. La prolongación musical del estribillo otorga una garra que se agradece. ’32 Escaleras’, por su parte, destaca por una presentación contemporizada, muy propia de sus primeras composiciones. Es decir, que es la que más se puede parecer a su época en la banda que le dio a conocer, si bien de nuevo unos coros melódicos potencian el golpeo inmediato.

Noviembre’ es una de mis favoritas de la lista. Un medio tiempo que narra la imposibilidad del amor entre la vida nómada y artista con la ‘normalidad’. Una suerte de revisión del ‘Amor de Contenedor’ pero con una finura elogiable, ya que la letra nos evoca ligeramente al Sabina de los noventa y la música, desde el inicio pero especialmente en el break instrumental central, recuerda mucho las formas atemperadas de Los Santos Inocentes de Bunbury. El punto de inflexión del álbum llega con ‘Objetos Perdidos’, un rocanrol juguetón y gamberro de intensidad creciente y de múltiples arreglos de guitarra.

‘La Flor II – 4 Estaciones’ arranca con una marcada influencia de Extremoduro. Tanto en la presentación arpegiada, como en el primer verso de flores y primaveras, parafraseando el ‘Se Nos Rompió El Amor’ de Manuel Alejandro. Sobresale también por la escala interpretativa y el rotundo protagonismo que adquiere el golpeo de batería en la segunda parte del corte. En la eterna disyuntiva del ni sin ti ni contigo, ‘M’ y ‘Mi Vida Contigo Era Un Blues’ ofrecen dos nuevos capítulos. La primera es una balada preciosista en la que, de nuevo, el estribillo nos ofrece al Sabina más dulce. Es tan redondo que no se le puede poner ni un solo pero. La segunda, equilibrando emociones, es otro ejercicio de sarcasmo dedicada a la persona que no queremos ver ya cerca. Un rock muy compacto donde destaca la positiva presencia de los teclados.

Llegando al final, en ‘La Reina del Barrio’ nos llega un hermoso canto sincero y universal a todos aquellos afectados por el mal del Alzheimer. El retrato que dibuja Rulo en su texto es emotivo, sin caer en la lastimería, y, ante todo, de una profunda gratitud y amor, tomando a Benedetti y ese verso clarificador: “el olvido está lleno de memoria”. La ausencia, esta vez en forma de desamor, pone el cierre en ‘Días Dorados’, un corte de dos caras, una primera tranquila y dramática, una segunda, más enérgica, que parece ofrecernos una música grandilocuente y reconstituyente. Un cierre cabal y lógico.

A día de hoy Rulo pasa por ser la estrella más joven del rock reposado, pero él no tiene la culpa de su edad. Será el paso de los años y la continuidad del buen material publicado los que terminen de situarlo en esa constelación al nivel de brillo que dicten sus creaciones. Por ahora va despacio en ese trayecto, sin brusquedades. Ya lo decía el maño: “Los años nos hacen mejores solo si puedes encajar los golpes como un sparring profesional”.

 

En Spotify.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Tu Alambre
  2. Me Gusta
  3. Me Quedo Contigo
  4. 32 Escaleras
  5. Noviembre
  6. Objetos Perdidos
  7. La Flor II – 4 Estaciones
  8. M
  9. Mi Vida Contigo Era Un Blues
  10. La Reina Del Barrio
  11. Días Dorados

 

Anuncios

Publicado el noviembre 15, 2016 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Muy acertado tú análisis y muy de acuerdo punto por punto con lo que dices, para mi este disco en lo que gana a los demás claramente es en el sonido, suena con mucha más fuerza que los otros (sobretodo el segundo que lo notaba muy apagado) y eso hace que todas las canciones ganen (objetos perdidos y la flor ii las favoritas para mi) pero para mi lo que realmente hace que Rulo esté despuntando en el panorama del Rock español son sus directos. Ya se ha visto en sus primeros conciertos como están llenando las salas y creo que con un disco o incluso una canción más capaz de despuntar a nivel nacional será el próximo artista de nuestro genero que pase a llenar estadios (opinión personal) pero es que verlo desfondarse en cada concierto como cuando tenía diez años menos es una delicia y canciones que en el estudio pueden sonar más sosas en directo son un placer.
    Por último una curiosidad que no se si tú podrías solucionarme porque he buscado y no he encontrado respuesta la canción que estrenó en ”Una noche en el castillo” la titulada ”Por Ti” ¿Sabes si tiene pensado sacar su versión eléctrica? Porque es un temazo para mi gusto y tenía muchas ganas de escucharla en su versión de estudio.
    Salud

  2. Las guitarras son de la Factoria Raya, muchos de los Riffs y Fraseos de algunos temas van en la linea del ultimo disco del Sr. Adolfo Cabrales. Los efectos utilizados en las guitarras son ya muy conocidos del Raya (tremolo, Overdrive y esae Reverb que saca el VOX AC30) . En general no me disgusta, pero poner el trabajo y todo la armonia en manos de Raya puede que los muy oidos perceptibles lo asemejen con otros trabajos. Buen disco en la linea de Carlos. Hacer un disco con los musicos de sesion que aparecen es 100% fiable.

  1. Pingback: El Drogas – Un Día Nada Más | RockSesion

  2. Pingback: Lo Más Leído de 2016 en RockSesión | RockSesion

  3. Pingback: Los Discos del Año 2016 de RockSesión | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: