Crónica Viñarock 2012. Domingo, 29 de abril

La esperanza de que el tiempo mejorara al despertar cada mañana era más bien un deseo utópico que una realidad sustentada en algún criterio físico al que alegar. Mal. Con el cuerpo hecho a mojarse en casi todos los conciertos, los asistentes afrontaban la tercera jornada de conciertos, algo desequilibrada. Quizá el día más flojo de los tres principales.


Blackjack, La Grama y La Fundación abrieron cada uno de los escenarios. Lo siento. No llegué a tiempo a ninguno. Los previos festivaleros, ya se sabe. Para Los De Marras sí. Tengo especial debilidad por el directo del grupo valenciano, buena gente y que transmiten buen rollo con una facilidad pasmosa, gracias a un Agustín que parece vivir una segunda juventud. Me sentí especialmente satisfecho comprobando el reconocimiento de los asistentes, que corearon casi al completo todos los temas, algunos como ‘Sexo En La Calle’ con fruición. Entrañables.
A las seis, Fuckop Family arrasó todo a su paso con su metal contundente y varias voces. Tras la intro de El Padrino, no hubo descanso. Su concierto es un metrónomo como ya comprobé íntegro en el Marearock de octubre pasado, así que la mayor parte del tiempo lo pasé con los mallorquines/argentinos de Dínamo. En estudio siempre me parecieron elegantes, pero su directo corroboró ese gusto a ska clásico, de teclados, ligera síncopa de guitarra y trompeta. Canciones como ‘Tu Barquito’ o ‘El Flaco Escafandra’ movieron. Por las caras, más de uno se sorprendió para bien.
Para seguir con el ambiente festivo Mamá Ladilla es garantía de éxito. Un concierto que pasó volado en el que volvieron a demostrar, por enésima vez, que son algo más que un grupo cuantachistes. Funky, punk, rock, metal, lo que le echen y sacando una sonrisa generalizada apunten a quien apunten. Por supuesto, muy celebrada y vitoreada su ‘Sucedió en Beckelar’.
Entre Che Sudaka y Non Servium tuve la elección fácil. Y no por demérito de ninguno de los dos, sino porque Non Servium es un grupo que al fin ha recibido el reconocimiento popular, coincidiendo con un estado pletórico de forma. Con esas voces que parecen sacadas del averno y unas guitarras pesadas, sonaron atronadores. No hay otra palabra. Lo mejor de la jornada en el escenario Metalika.
Los metaleros tuvieron fácil continuar con la fiesta. El escenario Villarrobledo abría paso a los veteranos Def Con Dos. Strawberry suelto en el discurso como es habitual en él y una banda perfectamente engrasada. Confiaba tanto en ellos que aproveché para cenar.
Y si a veces es difícil elegir en la coincidencia porque los dos grupos del mismo horario te gustan. Con O’Funk’Illo y Therapy? pasaba al contrario. Pepe Bao es el mejor bajo de largo del rock estatal.  Pero hay momentos en los que el directo de la banda se me hace cuesta arriba. El momento más brillante fue las bulerías del último tramo de concierto donde Bao resonaba el bajo como si fuera una guitarra flamenca, una delicia.
A las 23.30 turno, por segunda vez consecutiva en la nueva andadura, para La Fuga. Con una formación mucho más integrada que en la pasada edición todo rodó más fácil. Y eso que tuvieron la mala suerte de romper un ampli. No importó. Nando sigue siendo cada día mejor guitarrista y desde las primeras filas todos los asistentes cantaban los temas de principio a fin. Y además de eso, ofrecieron uno de los momentos sorpresa del festival con una versión del ‘Ama, Ama, Ama y Ensancha El Alma’ de Extremoduro.
Después de eso, ni Ojos de Brujo ni Gojira llenaban mis ansias. Aún así estuve en ambos. En el caso de Gojira no sé si tocaban a más volumen que el resto pero aquello era un derroche de decibelios. Técnicos y veloces, aguanté tres temas con ellos. El directo de Ojos de Brujo ya lo conocía. Siempre me ha parecido que suenan mejor sus discos que sus conciertos. Aún así, imposible no moverse en su cierre con ‘Ventilaor R80’ y ‘Na En La Nevera’ (a petición popular).
A las 2 de la madrugada Reincidentes ofreció otra de las actuaciones más pobladas del Viñarock 2012. Todos los hemos visto multitud de veces, pero sus conciertos en festivales son, como Boikot, imprescindibles. Desde la apertura, con una intro enlatada emocionante para ‘Ay Dolores’ (que no llevaron al Gazpatxo Rock a principios de marzo), hasta el final el recinto vibró. Grande Fernando y compañía.


Entre The Toasters y Vita Imana repartí el tiempo siguiente. Los primeros, leyenda viva del ska tradicional, ofrecieron un concierto entretenido. Por su parte, Vita Imana demostró que sigue siendo uno de los grupos metaleros emergentes, ofreciendo un sonido potente pero lejos de ser monótono o en exceso lineal.
Para cerrar, Vito y Sínkope. Lo siento. El que hizo el horario y colocó a los extremeños a esta hora no estuvo muy lúcido. Sínkope es un grupo para degustar con calma y con las fuerzas llenas. Sí le echamos sal a Vito para que se ‘meta’ con la gente por no moverse… Es juntar el hambre con las ganas de comer. Por lo demás, como siempre Chino atinado y las letras hirientes como el primer día.
Mañana, el Lunes 30 de abril…

Anuncios

Publicado el mayo 8, 2012 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: