Rat-Zinger – Santa Calavera

“Cuidao, cuidao conmigo que vengo que muerdo, que vengo que muerdo. Que traigo la furia más loca, la sangre en la boca, la rabia en el cuerpo”. Estos versos, pertenecientes a la presentación de la comparsa del Goku del Carnaval de Cádiz, Antonio Martínez Ares, en el pasado certamen (‘El Perro Andalú’, cuarta plaza) sirven para alertar y definir el espíritu que respira Rat-Zinger en cada una de sus creaciones pero más, si cabe, en este Santa Calavera. Se trata de su quinta entrega desde el estudio de grabación (si salvamos el recopilatorio) tras los iniciáticos Cartas Al Vaticano (2010) y Crónicas De La Destrucción (2012), el más formalizado y mejor grabado (¿quizá también su álbum más completo?) Rock´n´Roll Para Hijos De Perra (2014) y el variado Larga Vida Al Infierno (2016). Un alto ritmo de publicación a disco nuevo cada dos años, que deja también claro el concepto de martillo pilón que confiere el grupo a cada una de sus decisiones. Sin prisioneros, sin importar quien queda descolgado porque no aguanta el trote o el acelerón. Un viaje sin concesiones ni descansos. Sin medios tiempos ni matices. Esta vez se les ha ido de las manos.

Y es que si en otras ocasiones Rat-Zinger, aquí con Podri Korrupto (a la voz), Javi Puñales (en la guitarra), Calico Pink (puro músculo al bajo) y Xabi “Bombardero” Aira (el más reciente del cuarteto, a la batería) ofrecía algo más de dinámica, de atmósferas, de tempos más contemporizados basados en un after punk más glam, aquí puedes quedarte esperando los 37 minutos agotadores del metraje porque solo vas a encontrar tralla tras tralla, ráfaga tras ráfaga en cada una de las canciones. Puede haber alguna ligera variación en algún corte, pero solo para poder volver a golpear con más fuerza en el arrebato postrero.

El tema que da título al disco, ‘Santa Calavera’ es la declaración de intenciones, el himno que guía los principios que rigen a los cuatro indómitos: cuatro filetes y la santa calavera. Y que cada palo aguante su vela. Voz metálica, machaqueo y un ligero break solista de guitarra hacia la subida final. Directa y engarzada, ‘Tú Ya No Eres Él’ tira más de influencias rockeras, con una base sólida que, al darle más velocidad, borra su accesibilidad para situarlo una vez más en el universo Rat-Zinger, y que no me digan que la culpable fue “la mala vida”. Con una batería que parece una ametralladora y una guitarra que suena amenazante en su fraseo y cortante en sus punteos, ‘Golpeando Al Hombre Muerto’ es uno de los cortes más salvajes del conjunto y, daños colaterales, también de los más adictivos.

Sin la menor duda, ‘Tu Pasajero’ es un ejercicio de intercambio de personalidad. Rat-Zinger se pone el traje de Rammstein y descerraja, a lo alemán, un riff de clara influencia industrial y una batería tirando de bombo y caja al tempo. Lo que pudiera ser tomado como un ligero descanso se diluye en el minuto y medio desbocado y, por momentos casi thrasher, de ‘Ya No Quedan Días De Gloria’. Fantástico guiño sonoro al contexto de la canción en ‘No Hay Mañana’, donde en el desarrollo instrumental central parece escucharse afilar las cuchillas de afeitar con las que “os asesinaré mañana”.

Por si la primera parte del disco no era ya lo bastante voraz, la segunda lo es más. ‘Antimental’ retuerce lo tortuoso hacia evocaciones que casi recuerdan al fascinante sanatorio de Asylum en AHS. Y si allí una serie, en ‘Mil Perras’, Piperrak, más allá de la pura fonética, incluso en la forma en la que escupe su pronunciación en una canción melódica, divertida y con un punto semi rapeado, mientras que ‘Verbodeceder’ destaca por sus guitarras engarzadas (a lo vieja escuela de Soziedad Alkohólika) y un break donde el bajo brilla en su esplendor.

En el cuarto final, ‘Más Allá Del Límite’ da casi más importancia a la línea principal de las seis cuerdas que al propio estribillo, la guitarra igual se embarca en un riff que parece una máquina lijadora, que en otro raudo solo más para la colección o una contemporización para dejar algo de respiración. Como los truenos antes de la tormenta, la batería nos adentra en el aquelarre de ‘Toda Forma De Poder’ que tiene un regusto añejo clásico, a lo Suicidal Tendecies. Para terminar, la hímnica ‘Indestructibles’, con unos coros bulliciosos y un estribillo canalizador ponen un colofón festivo y enérgico.

En suma, otras doce motosierras capaces de volar cabezas.

Con la furia más loca, la sangre en la boca, la rabia en el cuerpo.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Santa Calavera
  2. Tú Ya No Eres Él
  3. Golpeando Al Hombre Muerto
  4. Tu Pasajero
  5. Ya No Quedan Días De Gloria
  6. No Hay Mañana
  7. Antimental
  8. Mil Perras
  9. Verbobedecer
  10. Más Allá Del Límite
  11. Toda Forma De Poder
  12. Indestructibles

 

Anuncios

Publicado el mayo 17, 2018 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: