Archivo de la categoría: Actualidad

#Mis10de Iron Maiden

Dentro de la planificación que hice para todo el mes reservé para el último fin de semana, los dos días del bonus track internacional, a las dos bandas que llegaron a la gran final del Mundial RockSesión en 2016. Los subcampeones, como saben las personas más viejas y lectoras del lugar, fueron los británicos Iron Maiden, que hicieron un campeonato de escándalo. El no ser un acérrimo fanático de la banda me ha permitido a lo largo de los años disfrutar de todas y cada unas de las alineaciones que ha tenido, especialmente con el tema sensible de los vocalistas. Aunque, seamos serios, comparado con otras bandas nacionales (y se me viene a la cabeza especialmente Avalanch) podemos concluir que lo suyo es más o menos ‘estable’. Dicho esto, la banda de la doncella de hierro, la de Eddie, que tantas y tantas camisetas, portadas y giras ha adornado durante más de cuatro décadas tiene un repertorio descomunal, haciendo fácil lo difícil: hacer del heavy metal algo accesible sin perder por ello la integridad y las formas del género. Eso sí, que es de las listas que más controversia genera también lo tengo asumido, pero hemos venido a jugar. Suban al avión de los Maiden, que despegamos.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

#Mis10de Medina Azahara

Veinte discos de estudio, media docena de recopilatorios y otros tantos directos en varios formatos. Casi 40 años de actividad ininterrumpida, más de 200 canciones… No busquéis, no hay banda rock duro en España con un trabajo tan firme y constante como el de los cordobeses Medina Azahara. Ni parones indefinidos, ni demasiado tiempo sin nuevo material (de hecho, mirando su discografía, la fase más amplia fue del tercero, Andalucía (1982), al cuarto, Caravana Española (1987)), lo suyo es de auténtico récord. Lo han hecho además con una coherencia tan apabullante que es que, lo digo de la manera más sincera y sentida, es imposible reprocharles nada. Imposible escuchar su nombre y no sentir afecto, apego y respeto. Así, podemos perdonarles algunos recursos manidos (debe ser la banda que más veces ha rimado feliz-vivir-sentir en la historia del rock) o que los melismas de Manolo nos los sepamos de memoria, incluso su incansable romanticismo de ensueños y deseos de tiempos felices por más que la realidad nos lleve la contraria. Medina Azahara solo hay una y eso se sabe en la calle. Medina Azahara continúa en la brecha y dando conciertos. Que no se nos vayan nunca. Aunque el recuerdo siempre quedará entre los dos. Entre ellos y el público.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Triana

Triana entró en la historia de la música a la primera. El listón con su debut, El Patio, estuvo tan alto desde el principio que lo que vino después no fue peor (y el Hijos del Agobio casi lo iguala) pero era imposible superarlo. Jesús de la Rosa a la voz, teclados y texto, ‘Tele’ a la batería y percusiones, y Eduardo Rodríguez a la guitarra española, son la esencia de Triana. Un trío de creatividad extrema que solo truncó un maldito accidente de tráfico. Como curiosidad recordaré que en aquel primer disco la formación para las grabaciones se completó con Manolo Rosa al bajo, y (ojo) Antonio García de Diego, quien años después sería uno de los músicos y compositores fundamentales para Joaquín Sabina, a la guitarra eléctrica. No hay palabras para definir su exquisita creatividad. Allá por 1975, con aún el dictador vivo, debutaron dos años antes que Leño, antes de la explosión hard rock y heavy de finales de los setenta. Si bien Miguel Ríos ya había hecho algún escarceo de fusión de rock con raíces andaluzas, y que Smash o Gong tenían cierto encanto y similitud, es con Triana cuando se produce un terremoto de creatividad que hermana el rock progresivo y el flamenco con una naturalidad pasmosa. Como si hubieran nacido para eso. Surgiría Alameda, Imán, Mezquita, Guadalquivir, Medina Azahara, Veneno con Raimundo y Kiko Veneno… Casi nada.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Poncho K

Que Roberto Iniesta marcó un antes y después en la manera de escribir, cantar y componer en todas sus fases, más o menos cerriles o sutiles, con Extremoduro y después en solitario es innegable. Y creo que, por más que más de uno cite a Marea, su alumno más aventajado, el que más cerca está de él en espíritu y forma de escribir es Poncho K. Ojo, que no hablamos en ningún caso de ser un imitador. Hablamos de una innegable colección de guiños y referencias que recuerdan en la manera del contar, en toda su discografía, al poeta extremeño. El sevillano se ha convertido en casi leyenda del rock de autor, si tenemos en cuenta que ha despachado siete notabilísimos discos de estudio sin llegar siquiera a los 40 años. Nunca ha querido hacer lo que no es, ni ha cambiado su manera de cantar, ni de expresarse. Tampoco hace alardes de arreglos o complicaciones. Pero dentro de la homogeneidad hay muchos ‘ponchos’, el veloz de esencia punk y pogo, el romántico, el deslenguado y el que es capaz de hacer un exorcismo de miedos y dolor cantando a la muerte de su padre. Por eso su repertorio, por más que se eche unos 20 temas, deja siempre ‘himnos’, porque hay un trozo de alma en ellos. Es absurdo jugar en la misma liga cuando es difícil toser al mejor de los alumnos. Va un #Mis10de del que sigo dudando incluso a la hora de publicarlo. La certeza no me dura ni la noche. (FOTO: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Hora Zulú

 

Si alguien me preguntara mi grupo favorito creo que, sin dudar, respondería siempre Extremoduro, quizá por aquello del valor del amor que te hace ver el mundo de otra manera. Si me preguntan qué grupo no me cansaría de ver y escuchar nunca, de qué grupo me cuesta más pasar por el trance masoquista de quedarse con solo diez temas para esta sección, diría siempre Hora Zulú. Los granadinos tienen en ese punto de pena negra que tan bien conecta con los que sentimos devoción por el noble arte del flamenco, la copla… de negra inquietud. Ya lo dice la propia canción de la banda. Riffs imposibles que beben de los mejores tocaores, un ritmo marcial y de caja-bombo que se hace adictivo, un bajo musculoso y reforzador, unos textos insuperables y una voz grave, como gruesos son los fondos de cada uno de los mensajes. No. No soy comedido con los adjetivos hacia Hora Zulú porque a pocas bandas querré más que a ellos. Y es que cuando te han hecho sentir tanto, el respeto obliga. Y quiso el azar, la profesión y el tiempo que entablara amistad y confianza con ellos, hasta extremos que no podía imaginar en mis tiempos ‘anónimos’, por lo que no puedo estar más agradecido. No están sus canciones más populares pero sí son las que más me han hecho sentir por dentro con los años. Lo malo es que no son las únicas. Como decía una vieja amiga, ver un concierto de Hora Zulú es sentir las puñaladas canción a canción. Depende del repertorio, pero casi que sí. (FOTO: Paskohne). Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Narco

 

Muchos de los #Mis10de de este especial mes de julio, lo confieso, son por auténtico gusto. Luego, en la práctica, cambios sustanciales ha habido en casi todos, pero en términos generales ha sido una cuestión de apetencia clara. Desde este punto de partida, si hay algún grupo que realmente ‘necesitaba’ la reedición y revisión era Narco, teniendo en cuenta que la primera versión se realizó en 2012, antes de que sacaran sus discos Dios Te Odia y Espichufrenia. Mucha mandanga en esos dos discos como para que no entren varios temas. Por otro lado, van calmándose las aguas soliviantadas semanas atrás con la salida de Vikingo MD. Aunque mi editorial del próximo número de la revista Rock Estatal tocará el tema de lleno, concluiré aquí que nadie se separa porque quiere, ni tira piedras contra su propio tejado. A todos nos encantaría que en el rock todo fuese idílico, que las bandas no se peleasen, que siempre se mantenga todo con la formación original y, si puede ser, que saquen siempre los discos como el que a mí me gusta. Pero, ay, la vida no es tan sencilla y un grupo, como cualquier relación interpersonal, está abocada a los mismos riesgos de afinidad, respeto, convivencia. En The Juergas Rock Festival tendré la oportunidad de ver cómo suena la banda ahora con el nuevo vocalista pero, por favor, insultos ninguno, por respeto a una profesión. Y el tiempo que vaya marcando el futuro. (Foto: Marina Ginés para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Hamlet

 

Está claro que todos los grupos que pasarán por aquí a lo largo del mes son de difícil selección. Porque en este especial estamos haciendo a casi todos ‘grandes nombres’, por la cantidad de discos… Pero en el caso de Hamlet (y de otro grupo que empieza por la letra hache y que vendrá la próxima semana) la cosa se complica todavía más, ya que es uno de los grupos que más conecta con mi mundo interior. Es de esos que rompe cualquier tipo de coraza para dar justo en el clavo de lo que se siente. Y lo peor de todo es que tienen la sorprendente facilidad para dar con la tecla con el paso de los discos, también siendo extrapolable a los cambios personales que dan los años. Si a eso sumamos que en cada trabajo dan una vuelta de tuerca a su propio sonido, pero consiguiendo ser del todo reconocibles, y que según ‘el aura’ con la que nos quedemos encontramos cinco o seis temas sobresalientes, la cosa se complica. Así, el que ame su vertiente leñera de denuncia social echará en falta media docena de temas. El que prefiera su lado introspectivo le pasará otro tanto. También con los sonidos. Épocas cercanas al rap metal, otras más suaves, otras más rudas y oscuras… Hamlet es un grupo total que, para poner la guinda, se deja la piel en cada uno de los conciertos como si no hubiera mañana. Por eso, siempre será uno de mis cuatro o cinco bandas preferidas hasta el fin de los tiempos. Y podría hacerles cinco selecciones y quedarme corto. Hoy me he quedado con las de dentro. Así que perdonen que no esté J.F., Dementes Cobardes, Egoísmo, Tortura-Visión, Denuncio a Dios, Muérdesela, Qué Voy a Hacer(Foto: Marina Ginés para RockSesión)

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Metallica

 

Hace unas semanas entrevistaba para el próximo número impreso de la revista Rock Estatal a José Carlos Molina, el gran líder de Ñu, una de las bandas del rock duro y heavy metal de nuestro país imprescindibles. Ya sabéis los más puestos que Molina tiene toda la merecida fama de no callarse casi nunca lo que piensa (aunque ahora, a sus sesenta y pico a veces se arrepienta de ello). El caso es que hablando de algo que no tenía nada que ver, salió a relucir el nombre de Metallica… Y los puso finos. Que si un cantante que no tiene claro nada, que si un batería que no sabe tocar, que su mejor canción se parece a otra de Jethro Tull. La verdad es que lo razonó todo bastante bien, al hilo de que las bandas nacionales no tienen nada que envidiar a las de fuera, “que solo llevan luces y chapas más grandes”, pero no deja de ser una opinión bastante impopular. Posiblemente no habría que endiosarles tanto (realmente, a nadie), pero creo que sí se han ganado el derecho a ser uno de los referentes indiscutibles. Otra cosa es la continuidad del estado de gracia en estudio o algunas decisiones sobre el sonido, pero… que nos quiten lo bailado. Metallica tenía que estar en las revisiones especiales de este mes de julio. Por nombre y porque en lo persona el S&M me voló la cabeza durante más de un año. Allá vamos.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Loquillo

 

En estos emparejamientos ‘casi’ conceptuales de los fines de semana, cuando a la locura esta del #Mis10de diario en julio le sumo además un internacional los sábados y domingos, puse en primer lugar junto a Bruce Springsteen a Quique González. Después rectifiqué. Al haber hecho a Bunbury el domingo pasado, me pegaba más Quique tras Enrique a Loquillo llevármelo al día ‘del Boss’. De alguna manera, creo que son dos personajes conectados en términos objetivos y, sin duda, para mí en términos subjetivos. Eso sí, como ocurre con Calamaro, la opinión pública no es tan unánime con José María como con Bruce. “Él se lo ha buscado”, dirá más de uno. Realmente, no entro a valorarlo porque creo que hay que separar creación y creador. “Es que no compone sus canciones”, “es que no toca ningún instrumento”, diréis otros. Bueno. Tampoco un arquitecto hace el cemento. Loquillo, contra viento y marea, se ha mantenido en pie por más vaivenes que ha padecido. Siempre al frente de un equipo técnico y de músicos bastante numeroso. Siempre ofreciendo una banda sólida y rica en sonidos y no el formato adusto power-trío, que deja más réditos económicos para el jefe de la nave, incluso cuando las cuentas no salían. Pero igual por esa senda nos metemos con algunos intocables y eso está visto regular. Igual también habría que contar otras cosas que sí demuestran un código de honor fuerte, como quedarse todo un festival para comprobar que todos los grupos podían hacer su concierto sin problemas, tras sufrir su banda un percance con el equipo de sonido. Nadie es perfecto, está claro. Pero, a veces, las canciones sí. (Foto: Marina Ginés para RockSesión)

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Bruce Springsteen

 

No tengo muy claro que crea en el destino o no. Como el reloj roto, que da la hora bien dos veces al día, hay ocasiones en las que sí, hay otras tantas en las que no. El caso es que el nombre de Bruce Springsteen siempre irá ligado a mis recuerdos musicales de la infancia, gracias a mi hermano, diez años mayor que yo y quién sabe si ese veneno tiene la culpa de que yo acabado más enfermo que él por el rocanrol. De pequeño, recordaba pasármelo en grande viendo los vídeos que él ponía en la tele, haciendo los bailes de Cadillac Ranch, llamando ‘el tesoro’ al magnífico triple disco en directo (cinco vinilos) de 1975 a 1985. Mi hermana, dos años menor que él, ocho años mayor que yo, pasaba por allí y se unía a la fiesta. Para mi triunfo personal el día que me quede poco para ‘estirar’ la pata, recordaré con satisfacción, como ya hago, que la primera vez que vi a Springsteen en directo fue con él, en La Peineta, en 1999, y la segunda, con ella, fue en 2009 en Benidorm. La cuadratura del círculo. Una bella coincidencia que completa con justicia los magníficos recuerdos de épocas que no volverán. Cuando nada preocupaba y cuando la vida no pegaba latigazos que dejan marcas para siempre. Este es un emotivo (para mí) #Mis10de. Diré que, además, tengo un recopilatorio personal de Bruce (hecho en 2008, es decir, sin los recientes) que ya eran cinco CD’s y unas 80 canciones. Así que comprenderán que hoy, más que nunca, los números son irrelevantes.

Lee el resto de esta entrada