Archivo del sitio

Improperios – Kepler 22b

improperios-kepler-22b“Con apenas 27 años a Jere solo le falta en la próxima entrega una apuesta algo más arriesgada en lo vocal y algo más sorpresiva en la música para confirmar que hay materia prima para realizar un largo recorrido… para pasar de correcto a imprescindible”. Esto escribía en febrero de 2013 al hablar de Los Colores De La Luz, el tercer trabajo en estudio de Jeremías Blanco, un artista que se topó con el éxito en su debut Improperios, una palabra que, al final, ha pasado de ser la parte al ser el todo. Si tras el ‘fallido’ Nassaukade en la tercera entrega ya se subtitulaba como Jere Improperios, el artista catalán se sacude el nombre para quedar sencillamente en Improperios. Así que este es el primer disco de esta cabecera, el cuarto de Jere… En fin, las mismas luchas terminológicas estériles que ocurre con Albertucho y Capitán Cobarde y otros tantos. Es posible que musicalmente haya los suficientes argumentos como para explicar la mutación definitiva. Las melodías abrazan cierta plasticidad del indie más duro/rock más melódico, pero el descaro, la frescura y el deje flamenco se deslizan con sabiduría como antaño. Un paso intermedio, un paso más. Jere sigue la brecha, que es al final lo que más le importa al artista.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Jere Improperios – Los Colores De La Luz

Jere Los Colores De La LuzEn ocasiones, dar un paso atrás sirve para coger impulso y coger fuerzas renovadas para después dar varios hacia delante. En el mundo de la música ocurre con bastante frecuencia y así es como se presenta Los Colores De La Luz, el nuevo y tercer álbum (sin contar la reedición de Improperios) de Jere Blanco. Liberado de las cadenas de la multinacional con la que empezó en sus dos primeros discos el citado Improperios y Nassaukade (lo que está muy bien para la distribución y promo pero no tanto para la credibilidad de un artista que empieza de cero), Jere trae doce canciones llanas, donde el rock y el aire flamenco se fusionan con naturalidad.
Lee el resto de esta entrada