Forraje – Quejidos Que No Escucha Nadie

Forraje Quejidos Que No Escucha NadiePresenta la propia banda en todas las redes sociales, entrevistas, conversaciones y encuentros a este disco como ‘el mejor de Forraje hasta la fecha’. ¿Es cierto? Depende de dos cosas. Uno, lo que busques y lo que esperes. Y dos, el grado de aperturismo de tus oídos a la hora de afrontar un disco de rocanrol sin prejuicios. Y sí, digo rocanrol por el contrario de lo que se puede leer en algunos foros y comentarios más o menos justificados que los vienen a llamar como ‘los nuevos Despistaos’… Ni tanto, ni tan calvo. Es cierto que, por lo general, el disco ofrece unas tesituras mucho más melódicas, pero seamos serios… Esto sigue siendo rocanrol.

Y quizá sorprende que sea precisamente en el disco en el que se deciden a incorporar a un tercer guitarra, Randy, junto a las de Lulu y Kuervo, en el que se echa en falta mayor cuerpo, mayor distorsión en muchos momentos del metraje. Jerry a la batería y Fernando al bajo, completan Forraje en esta cuarta entrega, que llega cuatro años después de su anterior Retales De Vino y Luna. Años en los que han dado empaque a la nueva formación y de identidad a este disco, grabado y mezclado en los estudios Sonido R-5 de Navarra con Kolibrí Díaz de Marea, que junto a la propia banda se ha encargado también de la producción.

Porque Quejidos Que No Escucha Nadie muestra eso, lamentos escritos en un mensaje en una botella que, tras descorcharse en la ‘Intro’, ofrece un catálogo de sensaciones de abandono y de amor carnal omnipresente, generalmente en pasado. ‘A Horcajadas’ está bien escogido como single porque ofrece todo lo nuevo que hay en este trabajo, guitarras dobladas con frecuencia en ejercicios melódicos hasta en los remates, la voz de Lulú mucho más suave que en las tres entregas anteriores (a kilométros de su salvaje debut) y mucho sexo. En general expresado con una explicitud poco lírica, pero rozando a veces lo chiviesco “Cógete a mi cola y que se cargue mi pistola”.

‘Me Bebo Los Vientos’ es otra de esas canciones de amor en ausencia, que tanto pueblan el disco. Un medio tiempo que al principio se presenta como prescindible pero que progresivamente va ganando en intensidad, que recuerda las cadencias de los últimos tiempos de Extremoduro, muy presente por otra parte en este disco (no es nuevo, Lulú siempre ha dicho que gracias a ¿Dónde Están Mis Amigos? decidió dedicarse a esto) y con otra frase que chirría por el exceso, “Cómo quieres que entienda si es que yo me masturbo cien veces al día”. Nada menos. ‘Miradas Furtivas’ por su parte es todo lo contrario, tiene un inicio más poderoso para sumergirse después en un fraseo al tran tran que gana con la potencia instrumental, eso sí, atemperado por unos coros que terminan de sentar las bases del disco. Potencia controlada en todo momento. Los excesos, para los directos. Y por cierto “robando minutos al tiempo, haciéndolo en cada portal”. A pilón fijo.

El viaje de entrega a la mujer continúa con la versión del tema de Francis Cabrel, ‘Je L’aime à Mourir’, ‘La Quiero A Morir’. Una de las canciones más versionadas de la historia de la música y que aquí adquiere una dimensión no conocida y con un resultado más que notable, destacando sobre todo la labor de los bombos de batería en el arranque y algunos pasajes del tema.

Y así, llegamos a ‘Puñales’ que, independientemente de que esté Robe Iniesta (o quizá es que ha llegado a un punto en que lo que toca lo bendice como un santón…), es la canción en mayúscula de este disco. La cadencia del fraseo se mueve entre el malditismo y la maldición, entre el derrotismo y la derrota, el pesimismo y el pésame. La lastimosa voz de Robe recorre las silabas con una pena atroz para desencadenar en un estribillo musicalmente perfecto, arrastrando las palabras del “duelen, duelen”. Eso en la primera parte del tema, en la segunda, más poderosa, destaca un solo de guitarra visceral y un riff final, de lo más potente del disco, que refuerza el despecho y el valor del dolor.

El segundo bloque arranca con ‘Un Vendaval de Suspiros’ que engaña con una intro de piano firmada por Iker Piedrafita (Dikers), que además pone su sello inconfundible en los coros del disco. Una canción que, salvo por el estribillo cantarín, tiene unos arreglos de guitarra que tienen un sello de final de Platero y Tú bastante marcado. ‘Buscando El Cielo’ contiene otra de las colaboraciones del álbum, la de Fernando Madina de Reincidentes, al que le viene perfecto el ritmo del fraseo (no tanto el del estribillo) y que cumple otro de los deseos musicales de Lulú. A la postre es posiblemente la canción más sucia y atropellada del disco, puro rocanrol. Rocanrol puro.

Para cerrar, ‘Mucho Que Hacer’, un intento de canción luminosa pese a tanto abandono “me levanto con un par de huevos cogiéndole al toro los cuernos” o “libres como un sueño, libres como yo”, pero que al final no consiguen hacer llegar la luz, con ese “hay días que me canso de ser”, repetido una y otra vez al final de la canción. Por último, la acelerada ‘Entre El Barro Y Las Chabolas’ una canción de menos de dos minutos que narra la lucha soñadora por salir de la marginalidad de una mujer de periferia y marginal. Un cierre inesperado.

Es posible que con el paso a Warner Music la banda haya intentado trabajar su línea más accesible, aprovechando que la repercusión mediática y que la distribución hace que su música llegue a más sitios que antes, pero aquí nadie ha traicionado nada. Y como prueba, que una vez que terminan los 35 minutos de disco, uno tiene ganas de volver a pasearse de nuevo entre el sexo y el fracaso, entre la vida apagada y la grandeza del mar. Que no pase tanto tiempo, Forraje. Este salto exige pronta continuidad.

 

En Spotify.

 

Tracklist:

  1. Intro
  2. A Horcajadas
  3. Me Bebo Los Vientos
  4. Miradas Furtivas
  5. La Quiero A Morir
  6. Puñales
  7. Un Vendaval De Suspiros
  8. Buscando El Cielo
  9. Mucho Que Hacer
  10. Entre El Barro Y Las Chabolas

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el mayo 14, 2013 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: