Kalean: “Solo nosotros nos podemos llamar así”

Kalean

Son muchas las entrevistas que he realizado en Rock Estatal a lo largo de estos últimos 13 años, los primeros para la web, en los últimos siete en la edición en papel. Como es lógico, las entrevistas en papel tienen la limitación de un número frío de caracteres, que obligan a pasar la tijera, a veces reduciendo las conversaciones a una cuarta o quinta parte. Hay veces que las respuestas tampoco dan para mucho más y esa labor de edición no duele tanto, pero el caso de Kalean ha sido especialmente doloroso. Por eso, he decidido publicar aquí la entrevista íntegra realizada a Txema Pérez, bajista y voz de la banda. Por la lucidez de sus respuestas, su sinceridad, honestidad y valentía. Kalean es una banda que lleva 25 años partiéndose la cara con corazón e integridad. Jamás han tenido gran respaldo, aunque quien los conoce los respetará para siempre. Yo se lo tenía, pero a partir de esta entrevista soy su fiel seguidor. Esto es Kalean.

Más de 25 años con la misma formación, ¿Cómo se consigue eso?

Ni idea… Cuando formamos la banda fuimos reuniendo a los componentes no porque fuesen unos virtuosos instrumentistas, ni tuviesen un renombre en el mundillo del Rock. Lo que nos movió a elegir a cada uno de los miembros fue siempre el mismo factor: la intuición que detrás de cada individuo se hallaba una gran persona. Y fíjate como son las cosas, una sola vez hicimos la elección basándonos en que nos gustó su voz… al cabo del unos años el tiempo nos recordó que no habíamos sido fieles a nuestros principios y tuvimos que rectificar.

De todos modos, esto que para nosotros es una base y como hemos dicho anteriormente: una declaración de principios, dentro de la escena musical es algo que carece totalmente de valor, que no cotiza en ningún mercado. ¿A quién le importa que los miembros de una banda sean así o asao?. Lo que nos importa de un grupo es que hagan buenas canciones aunque el cantante sea un militante neonazi. ¿O no es así…?.

Llevamos más de 25 años con la misma formación: ¡Ese es nuestro éxito!

En estos años la banda las ha visto de todos los colores, en estos años, ¿Ha habido algún momento en el que os planteaseis la posibilidad de dejarlo?

No conozco proyecto que no pase por momentos bajos en un espacio tan dilatado en el tiempo. Para entenderlo mejor puedes extrapolarlo al mundo de la pareja… Por supuesto que ha habido momentos en el que alguno se ha planteado mandarlo todo a tomar por culo pero es algo que entra perfectamente en lo podríamos considerar “normal”. Cualquier proyecto con una consistencia mínima de durabilidad tiene sus ciclos de altibajos, simplemente porque ¡está vivo!. A esto hay que añadir el plus de que somos cuatro individuos cada uno de su madre. Aunque esto no sirve de argumento porque entonces entenderíamos que los grupos formados por hermanos nunca se separarían ni se enfadarían entre sí.

Pienso que en Kalean hay un plus del muchas bandas carecen: y es el “feeling” que tenemos entre nosotros. Es algo palpable cuando formas parte del circulo de personas de las que nos rodeamos, dentro de nuestro ámbito interno es importante pero también lo es cuando subes al escenario, porque lo transmites y sin duda es un aporte más a nuestros directos. Hay cosas que no se pueden fingir. No puedes dar lo que no tienes. Aunque vivamos en el mundo del espectáculo, uno puede actuar hasta cierto punto, porque una vez sobrepasado comienzas a rozar el patetismo. Pero volviendo de nuevo a la pregunta… quiero añadir que nuestro proyecto, como todo, también tendrá su fin. Lo que está vivo en algún momento ha de morir. ¿Cuándo?, cuando lo decidamos…

Y, en el lado contrario, ¿en qué momento visteis que conseguíais el reconocimiento merecido?

Aún esperamos ese momento… En absoluto nos sentimos reconocidos. Preferimos nos hablar de esto… ¡Siguiente pregunta!

Muchos, dentro del mundillo os han denominado “Grupo de Culto”. ¿Por qué en este Estado nuestro “Culto” es sinónimo de “Oculto”?

Lo peor que le puede pasar a una banda es que la denominen “Grupo de Culto”. Quizás tendríamos que definir qué es “Grupo de Culto”. ¿Dónde?, ¿En un país que desprecia la cultura?. ¡Qué risa!

Un “Grupo de Culto” es aquel del que no sabrías tararear ningún estribillo, ni mucho menos nombrar ningún título de su discografía. Por su puesto, serias incapaz de poner cara a ninguno de sus componentes ni recordar siquiera una portada. Eso sí, el nombre te suena a algo porque tu hermano mayor tenía una casette por ahí guardada que ponía muy de vez en cuando y de lo que sí estas seguro, es que llevan un la hostia de tiempo tocando…

Así que si alguien que este leyendo esto y toca en algún grupo y le llega el día en que un visionario llama a vuestra banda “Grupo de Culto”… ¡Daros por jodidos! Porque a partir de ese momento, vais a tener que pelear y defender dos cosas: primero vuestras canciones y segundo, vuestra dignidad

Hasta que punto creéis que os ha podido perjudicar hacer rock duro desde Euskadi, pero en castellano?. ¿Creéis que hay cierto sector del público demasiado sectario en ese sentido?

Es una pregunta difícil porque estaríamos hablando de algo que no deja de ser una impresión nuestra particular… Vamos a partir de que no somos la única banda que proviniendo de Euskadi no hemos cantado en Euskera. Estaban: Platero y tú, Soziedad Alkoholika, Parabellum, Leize, Barricada… y todos coetáneos nuestros. Nosotros siempre hemos navegamos en aguas que no están claramente demarcadas (no se puede decir ni siquiera que en “Aguas Internacionales…”). Nunca hemos sido un grupo Heavy ni tampoco hemos sido un grupo Punk. Somos como esos perros que no se saben bien de qué raza son y que, ¡por cierto!, son duros y los más resistentes…

Lo que siempre hemos tenido muy claro y presente son nuestros orígenes sociales. Porque han sido esos los que nos ha hecho ser como somos, hacer la música que hacemos y escribir las letras que firmamos.

En Euskadi nunca nos han considerado un grupo “de los suyos”, de los que comulgan con cierta izquierda y cierto abertzalismo. No es que no tengamos ocho apellidos vascos, es que juntando los de los cuatro componentes del grupo no hacemos ni medio apellido vasco… Somos un grupo de izquierdas que cree en las personas, no en las patrias y parece ser que durante de mucho tiempo ser de izquierdas en Euskadi estaba muy encorsetado a algo muy concreto de lo que nosotros nunca nos hemos sentido que formábamos… Por otro lado, y para redondear más la situación kafkiana, fuera de Euskadi nos han llamado más de una vez “vascos de mierda”… Recuerdo que una vez que íbamos a tocar junto a Fito y sus Fitipaldis en una localidad de Valladolid, hubo un concejal que puso todo su empeño en intentar, a toda costa, que ese bolo no se realizase bajo la acusación de que éramos “pro-etarras”. En otra ocasión, en una localidad cacereña, el alcalde se empeño en poner tras el escenario una ikurriña junto a una bandera de Extremadura, cosa que a nosotros nos la sudaba. No llegamos ni a la cuarta canción… Acabamos el concierto en el despacho del alcalde escuchando los gritos de “¡Asesinos, asesinos!!!” por una parte de la gente que estaba viéndonos y que, por cierto, nada tenían que ver ni con la música que hacemos, ni siquiera, diría yo, con la música…Muchos eran jubilados que se acercaron a ver qué cojones habían traído a las fiestas del pueblo. Terminamos la noche escoltados por la Guardia Civil…

Resumiendo: todo esto demuestra que en los extremos reside la imbecilidad. Para unos porque no fuimos lo que necesitaban que fuéramos y para otros porque pensaban que éramos lo que nunca seremos… Nosotros somos aquellos cuya letra de canción comienza: “Todos mis héroes murieron hace años en Hipercor…”

Bueno, centrémonos en “Mariposas Afiladas”, el nuevo EP que habéis lanzado este 2015. ¿En qué se diferencia y en que se parece de entregas anteriores?

Cada vez que acabamos un disco nuevo terminamos extasiados, por ese empeño que tenemos en darlo todo. Este es el nexo común de todos nuestros trabajos: ofrecer lo mejor de nosotros mismos. Hasta el punto de quedarnos vacíos, sentimos que ya no tenemos nada más que dar. Entonces, no nos queda otra que recomponernos de nuevo, reconstruirnos. No nos vale grabar para cumplir los tiempos que el mercado musical marca. Publicamos cuando creemos que tenemos algo que merece la pena ser publicado. Cada disco se diferencia del anterior en que lo supera, o al menos eso es lo que intentamos. Los grupos hablan de su “carrera discográfica”, nosotros nos lo planteamos como si todos nuestros discos formasen parte de una hiedra que crece y se desarrolla sin prisa, día a día, con nuevos brotes que nacen de los anteriores. Formando un todo indisoluble. Nuestras experiencias vitales generan su fotosíntesis y nuestra aptitud es la savia que alimenta, desde la raíz hasta las nuevas yemas.

Hay algo que sí nos gusta en cada trabajo. Y es que con solo escuchar los primeros acordes ya se reconozca que es Kalean. Tener nuestra firma propia, no solo en el sonido sino también en la forma de componer y en la forma de en que se expresan nuestras letras. Nos gusta que nuestros discos suenen a grupo de verdad, sin disparos sonoros de superficialidad ni efectos que enmascaren la esencia. Buscamos la autenticidad, lo directo, lo puro de una banda de Rock. ¡Y cómo no!: buscamos lo mejor de nosotros mismos. Sin productores, ni visionarios, ni iluminados. ¿Nos tienen que venir de fuera para decirnos cómo queremos sonar?: A la hora de grabar todo es tan simple como trasladar lo que suena en el local de ensayo al disco. Nadie respeta tanto nuestras canciones y su esencia como nosotros mismos. Tenemos el derecho a buscar nuestra personalidad sonora a la vez que el derecho a equivocarnos.

Kalean2

¿Y por qué en esta ocasión apostáis por el formato EP y no por el larga duración?

Cuando los británicos “The Buggles” publicaron en 1979 su canción Video killed the radio star” no iban demasiado desencaminados a lo que varias décadas después estamos viviendo. Aunque supongo que jamás imaginaron el descalabro (que aun celebramos) de la industria musical… La manera en que las nuevas generaciones se acercan a la música no es la misma que hace cinco años y mucho menos diez, tiene más con “ver” que con “escuchar”. Ahora se “escucha” música desde plataformas audiovisuales (pongamos por ejemplo “Youtube”) por lo que el hecho de seguir presentando las bandas sus proyectos en “Larga Duración” es un síntoma de tangencialidad con una parte importante de un público potencial.

El 18 de junio de 1948, Columbia Records comenzó a fabricar el LP de 33 rpm, que en su momento permitió almacenar 23 minutos de música en cada cara. Hasta entonces, el disco de 78 rpm sólo tenía capacidad para unos 3 minutos por cara, era lo que llamábamos “singles”, donde las bandas grababan una canción por cada cara y lo lanzaban al mercado para en unos meses repetir la misma operación. Así funcionaba el mercado musical de entonces y curiosamente, más de medio siglo después estamos volviendo al mismo formato: una canción contenida dentro de un videoclip cada cierto tiempo. Es a donde vamos: volvemos al origen.

El “esfuerzo” que parece ser “tragarse” un Lp entero no compensa lo digerible, rápido y fresco que es ver las canciones. Hay un cambio en la escucha, para nosotros es innegable y el tiempo de lanzar álbumes de 10 o 12 temas ha terminado.

Atrás quedaron los tiempos en que tenías que elegir un disco de un catalogo y luego esperar 20 días a que te llegase a casa. O cumplir con el ritual-bendición de acercarte y entrar en el santuario que eran las tiendas de discos, para comprar uno. Siempre que tu presupuesto te lo permitiese, lo digo porque el mío era limitadísimo… Luego estaba la otra parte, cuando ya te habías hecho con el vinilo deseado y estabas loco y ansioso por volver a casa y ponerlo en tu habitación. Mientras lo escuchabas, dabas la vuelta a la portada y a la contraportada cincuenta veces y leías y releías su hoja interior cien. ¡Cómo no íbamos a amar la música…! Para empezar, se aprendía a darle un valor, primero porque habíamos realizado un desembolso económico (grande para muchos) y por otro lado, nos había obligado a aprender qué es la espera, hasta tenerlo en nuestras manos. ¡Cómo no íbamos a cuidar los discos!. Ahora se potencia lo inmediato, el ya y el ahora y si es posible: gratis. ¿Cómo vas a valorar algo que no te ha costado absolutamente nada?. Eso nos lleva a cosas tan absurdas como descargar discografías enteras que jamás escucharás, para empezar, porque no tienes tiempo material aunque no hicieses otra cosa ya el resto de tu vida que escuchar la música que has almacenado. Así se crean los hijos de la abundancia.

Y como decían los Barricada: “No quiero que esto suene a lamento…”

¿Qué tal se presenta la presentación en directo del nuevo álbum?

Hemos quedado que somos un “Grupo de Culto”, ¿no?. Los “Grupos de Culto” practicamos técnicas de guerrilla: No desfilamos por los medios de comunicación, no acatamos órdenes de ninguna discográfica, no tenemos ninguna estratégica de promoción y nuestro campo de batalla jamás serán los festivales…

Para explicarle a alguien que nos os haya visto encima del escenario (hay que reconocer que los festivales grandes van sota, caballo y rey), ¿Cómo explicaríais cómo son los directos de la banda?

Somos una banda capaz de defender cada palabra de esta entrevista en un escenario

Es verdad que la crisis en el mundo musical ya había llegado hace tiempo, pero ¿cómo creéis que afecta a la situación actual al Rock?

Las bandas del Rock siempre han sido un mercado residual para los grandes de la industria musical (salvo excepciones), pero han mantenido su cuota de representación en absolutamente todas las multinacionales puesto que unas veces más y otras menos, ha existido un nicho de mercado más o menos grande. Durante años, artistas y consumidores hemos sufrido la tiranía que imponían sus condiciones (precios del producto en el mercado, clausuras claramente desfavorables, etc) sin que nadie pudiese acabar con este abuso que su posición de fuerza les permitía… Pero tampoco hubo nadie que viese como algo, a priori tan lejano de este ámbito, como era la tarifa plana del ADSL fuese a cambiar de forma radical el status quo. Las compañías de telecomunicaciones han sido las que realmente han terminado con las multinacionales (y no multinacionales) de la industria musical. Al final el cuento se resume en que un pez muy, muy, muy grande ha sido comido por otro… aún mayor. Y te voy a decir una cosa, al 98 % del mundo del rock estatal, este hundimiento de la “industria” se la suda. A nosotros, particularmente nos parece muy bien es descalabro de la industria proxeneta musical, aunque reconozco que siempre hemos un grupo díscolo con en ese mundo, y especialmente con sus intereses, alejados (por no decir opuestos) a nuestra forma ver y entender la música. El arte nunca ha tenido nada que ver con la industria (aunque sea musical…)

Precisamente, por esa reticencia a funcionar con las pautas comerciales que nos marcaban casi todas las discográficas por las que hemos pasado, sus responsables, sentenciaban a grito pelado, que estamos acabados como banda… ¡Joder!,¡ Pues mira quienes ha “acabado” antes!. Por eso, ante esa pregunta, siempre se nos escapa una sonrisa cabronceta… Acabaremos como banda, como acaban todas las cosas, pero será cuando nosotros lo digamos.

Sí, es cierto que hoy las cosas están muy jodidas para los grupos emergentes (y para los que nos mantenemos) pero tiene que ver más con otros factores… De todos modos, las bandas tenemos ahora otras herramientas a nuestro alcance que han democratizado el acceso a la tecnología, lo cual, nos coloca en otro peldaño muy superior que junto al potencial de la Red nos hace casi autónomos. Este cambio ha generado unas reglas de juego a las que hay que adaptarse de nuevo ¡pero ojo!: la sartén tiene el mango en las mismas manos. No nos engañemos.

Después de 25 años y con la respuesta que os ha dado el gran público, ¿Qué le pedís a la música?

A la música no se le pide nada: ¡se le da!. Ya está, no hay más vuelta.

No entiendo a las bandas que se pasan el día lamentándose y lamiéndose las heridas. Joder, si no va gente a tus conciertos plantéate algunas cosas: hay saturación de bandas, la gente no se mueve (lo tiene todo con un “clic”…), tus canciones son una puta mierda, no ofrecemos nada nuevo o ¡qué cojones!: ¡lo que haces no le interesa a nadie!. La verdad es que da igual. Esto es sarna con gusto. Nadie obliga a una banda a nada y si tan cuesta arriba se te hace, coges y lo dejas. Recuerda que estás porque quieres y si piensas que lo que haces merece la pena: ¡lucha!

Cuáles son los siguientes pasos que va a dar la banda en breve, ¿Tenemos Kalean para rato?

Tal y como hemos comentado, nuestra tarea en estos momentos divergen en dos ramas: Encorsetar este Ep en videoclips (con alguna novedad que ya explicaremos en su momento) y por otro lado, desarrollar temas nuevos que ya están bocetados.

No nos sentimos cómodos con esta pregunta porque no nos gusta vender humo. Somos una banda que cuando no tiene nada nuevo que ofrecer desparecemos de lo público. Hablamos cuando tenemos algo que decir, no nos gusta esa aptitud de auto adulación ombligista que parece que hay que tener para que se hable de ti regularmente. Esta política (anti comercial) que practicamos hace pensar a mucha gente que entre trabajo y trabajo desaparecemos. Sí, desaparecemos de la escena pero no de nuestro local de ensayo. Aquí se demuestra que nosotros nunca seremos ni “sota” ni “caballo” ni “rey”. Somos Kalean y solo nosotros nos podemos llamar así.

¿Algún mensaje que queráis añadir y que no hayáis podido expresar en las respuestas anteriores?

Pediríamos a quien haya llegado hasta esta pregunta que se conectase a Facebook y clicasen un “Me gusta” en la página de Kalean. A partir de ahí y si lo desean, nos pueden mandar un mensaje privado pidiendo nuestro nuevo Ep y nosotros nos encargaremos de hacerselo llegar de forma totalmente gratuita hasta que acabemos la edición. La música es para quien la ama. Esta es nuestra manera de entender este negocio y la relación con nuestros seguidores.

Sobra decir que en la actualidad parte de la fuerza de una banda reside en la cantidad de “me gusta” con los que cuenta su Facebook. Es como si fuese su ajuar, su dote, su patrimonio ante promotores de conciertos, ante ciertas emisoras “alternativas” de ámbito nacional a la hora de realizar entrevistas o simplemente para que suene una puta canción… Es decir, todo lo que hemos dicho hasta ahora se resume en que eres el número de “Me gustas” que tienes en una red social… Eso es lo que vales. ¡Cojonudo!.

Gracias.

 

Anuncios

Publicado el septiembre 2, 2015 en Actualidad y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. kalean es el grupo mas grande que ha parido este pais,llevan toda la razon;solo ellos pueden llamarse KALEAN.
    buena entrevista

  2. sois fieles a vuestro estilo y es un gran punto a vuestro favor os conozco desde vuestras primeras maquetas casetes discos y CD
    sois buenos solo falta que os toque la varita mágica del triufo

  1. Pingback: Lo Más Leído de 2015 en RockSesión | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: