El Sueño De Morfeo – El Sueño De Morfeo (2005)

Existen algunos mantras que se repiten con asiduidad por oleadas, en función o no de los giros que hagan algunas figuras del momento. Uno de ellos, muy vigente entre los escarceos de Rosalía, el del último disco de estudio de Vetusta Morla o de Rozalén, el advenimiento moderno de Rodrigo Cuevas, Califato ¾ o Tanxugueiras… que es el supuesto regreso o  puesta de moda del folclore y la música de raíz. La pregunta que habría que hacerse más bien sería, ¿es que alguna vez ha dejado de estarlo? Creo que lo que ocurre es que es noticioso que algunas figuras tomen prestado de ahí en sus largas carreras en el caso de madrileños y manchega o que se renueven los códigos acorde a los lenguajes de los nuevos tiempos en el caso de asturiano, andaluces y gallegas. Pero el folclore ha estado siempre ahí. También en el mundo del rock y del pop. Tenemos fantásticos ejemplos con el rock andaluz, con la música festera valenciana, hasta con el rock castúo extremeño… Y, en el mundo celta, con nombres que van desde Ñu (españolizando las influencias de Jethro Tull), pasando por Celtas Cortos, Mägo de Oz… Hasta grupos más agresivos que se mueven en el punk y el metal como Konsumo Respeto o Desakato han tirado de ello… Por eso no es nada extraño que a mediados de la primera década del tercer milenio, pegase un pelotazo tremendo la banda que nos ocupa en la crítica remember de esta semana: El Sueño de Morfeo. Que a su vez conecta con otra idea que aquí hemos comentado varias veces… y es ese tiempo mágico en el que la música ‘comercial’ eran los Pereza, El Canto del Loco, La Oreja de Van Gogh y un largo etcétera. Bandas con su guitarra, su batería, su bajo, sus canciones con ánimo de ir más allá de un reel. Abrimos la puerta de la sección a El Sueño De Morfeo.

Para empezar hay que ‘desmentir’ un tanto que El Sueño De Morfeo fuese un producto creador por la televisión porque lo cierto es que la banda ya existía con anterioridad bajo el nombre de Xemá, más apegado si cabe al folclore asturiano, donde ya estaban Raquel Del Rosario, David Feito y Juan Luis Suárez. Tras debutar con el disco Del Interior, la banda decidió dejarlo en el momento en el que andaban preparando un segundo álbum y nuestro trío protagonista de hoy decidió seguir con nuevo nombre, buscando llegar a un público más amplio.

Fue en ese proceso de composición cuando la por entonces todopoderosa serie Los Serrano, que tenía unas cotas de popularidad impensables para nuestros días con tanta segmentación entre plataformas, canales y descargas, puso en circulación a la banda, a la que llamó para que hicieran, precisamente, una revisión celta al famoso “Uno más uno, son siete”, allá por mediados de 2004. Con la maqueta en firme, Globomedia les publicó en enero de 2005 el single “Nunca Volverá”, con el consiguiente y feroz éxito, que aceleró la publicación del disco que nos ocupa en marzo del mismo año. Las ventas no fueron nada mal para unos tiempos en los que ya se acusaba el descenso de venta de originales, llegando a certificar Disco de Platino de los de entonces, con más de 100.000 copias (frente a los 40.000 actuales…).

El disco fue mezclado en y remasterizado en Happy Mountain Studios con mezcla y master de José Peña y producción de Manel Santisteban. Se abre la lista de temas con una melodía de tintos épicos en las cuerdas de “Somos Aire”, que presenta de primeras los atributos más característicos de la formación, con una batería muy veloz, un bajo sencillo pero machacón y una voz muy aguda y límpida, que parece dialogar en muchas ocasionas con la lírica de las cuerdas. Mención a favor el grosor de la distorsión de guitarras, lo que hacía que sonora con bastante empaque para ser un grupo de power pop al uso.

“Ojos De Cielo” arranca con predominancia acústica y tiene ese juego de voces armonizadas que, si no fuera por las cuerdas, bien podrían haberse incluido en el debut de La Oreja con ese ‘Donosti Sound’ lleno de nostalgia y melancolía. “Okupa De Tu Corazón” me evocó siempre al tema y disco casi homónimo de Raimundo Amador, en su álbum del año 2000, de espíritu argumental similar pero donde el sevillano tiraba de blues aquí se presenta en forma de acelerada jovialidad. Es precisamente en la siguiente, “Rendida A Tus Pies”, donde las melodías del motivo principal parecen oscurecerse un tanto para hacer un tema con mayor esencia americana y, con matices, casi hard rockero. En “Hoy Me Iré” vuelve el galope de batería bien empacado de eléctrica y bajo en su fraseo y firmando un estribillo siempre bien hilvanado y contado.

Es en el eje central del álbum donde encontramos los dos singles más perdurables y conocidos de este disco y las más escuchadas en streaming con mucha diferencia con respecto al resto, «Esta Soy Yo» y «Nunca Volverá». La primera es una creíble canción de autoafirmación que vuelve a marcar una línea diferencial clara entre los mensajes de ayer y los de hoy en la música mainstream. Por su parte, la segunda es un corte que si no fuera por la dulzura vocal y melosa del acento canario de Rosario y algunos arreglos que atemperan las aristas de baterías y guitarras bien podría pasar por corte punk en su velocidad y estructura.

“Cosas Que Dirán” arranca entre arpegios de guitarra, flauta y una base expectante para una actitud de nuevo hardrockera en el fraseo, acorde con la ironía de la letra, tañida también de cierta sensualidad. Nueva vuelta de tuerca al tempo con “Puede”, un corte con profusión de guitarra en fraseo y puente, mientras que el estribillo explota de nuevo la línea melódica con refuerzo de batería. “A Paso De Tortuga” toma algunas sutiles programaciones para desplegar una canción algo más lineal pero que acabará brillando gracias al desarrollo instrumental en la segunda parte, reforzando percusión y los arreglos celtas.

En el tramo final, “Amor De Sal” viene a ser la balada más canónica de la lista, con el acierto de dejarla sencilla en su desnudez, sin grandes detalles ampulosos, lo que hace que funcione con naturalidad entre el bamboleo de olas. Gran chute de energía de nuevo, con los jaleos bulliciosos de “Sonrisa Especial”. Un corte de nuevo de matices apunkados y con mensaje optimista, cantado al final a coro. La reedición del disco (que hubo un par de ellas, con deuvedé y otros extras) incluía una versión en castellano del archiconocido “I Will Survive” pero con el título de “Tómate La Vida” que, de las cientos existentes, se deja querer.

La banda siguió en activo unos cuantos años más, publicando cuatro nuevos discos. Nos Vemos En El Camino (2007), Cosas Que Nos Hacen Sentir Bien (2009), Buscamos Sonrisas (2012) y Todos Tenemos Un Sueño (2013). Después de su participación en Eurovisión ese mismo año, la banda anunció su final. Volvieron en 2022 para un concierto esporádico en junio del año pasado en Oviedo, pero sin ánimo de retomar la actividad. Sea como sea, una banda que ha quedado en la memoria colectiva con un recuerdo positivo.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Somos Aire
  2. Ojos De Cielo
  3. Okupa De Tu Corazón
  4. Rendida A Tus Pies
  5. Hoy Me Iré
  6. Esta Soy Yo
  7. Nunca Volverá
  8. Cosas Que Dirán
  9. Puede
  10. A Paso De Tortuga
  11. Amor De Sal
  12. Sonrisa Especial
  13. Tómate La Vida

Publicado el enero 20, 2023 en Críticas Remember y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: