Sôber – Vulcano

sober-vulcanoAlgo más de dos años y medio después de su álbum Letargo (la banda ha estado muy activa todo este tiempo, desde celebrar por todo lo alto su vigésimo aniversario con un ambicioso trabajo doble en directo o haciendo una gira recuperando canciones de Savia y Skizoo, con Morti incluido) llega el octavo trabajo de estudio de la banda de los hermanos Escobedo, Bernardini y Reyes. El tercero después de que volvieron tras el pequeño parón oxigenante. Si en Superbia encontrábamos, en términos generales, un grupo con equilibrio entre dudas y ganas por el regreso y en el citado Letargo la explosión que esperábamos (le di Oro en Mis Discos del Año de 2014) en este Vulcano apreciamos, ante todo, una mayor presencia de los desarrollos instrumentales, especialmente notorio en algunos temas, además de una marcada intención por aumentar el carácter melódico de los estribillos y por la generación de medios tiempos con visos de himno y luces encendidas. Sí, también se mantienen los grandes trallazos de guitarra. Sôber es Sôber y no los vamos a cambiar a estas alturas.

Y es que Carlos Escobedo tiene el poder de doble filo de dotar de una personalidad inconfundible todo lo que toca y todo a lo que pone voz. Él se ha encargado de la producción, junto al ya inseparable Alberto Seara, además de componer la totalidad de las canciones (de nuevo once, como suele ser habitual en toda su discografía salvo su antecesor). La propia ‘Vulcano’ es la que abre la lista, con una importante presencia de sintetizadores que le dan un dinamismo que ya explotaron con mucho acierto en Letargo y que, por el momento, tampoco han querido llevar a más. El argumento es uno de los recurrentes en el conjunto, la salida tras la pérdida, sea esta corpórea en diferentes aspectos, de lo social a lo personal. ‘Enterrado’ arranca potente, con un riff vieja escuela, cercano al hard que se rozó con Savia, aunque después tanto el fraseo como el estribillo atemperan las formas para llevarlo a un terreno más melódico.

‘La Escalera’ es uno de los cortes más destacados de Vulcano. Es una de esas canciones donde se aprecia en mayor medida la progresiva intendencia a dar vida propia a los tramos instrumentales y a los solos, mucho más orgánicos y naturalizados, sacrificando quizá la inmediatez, aunque sobresaliente en este caso. Introspección en forma de medio tiempo para ‘El Viaje’, una de mis favoritas. Arreglos sinfónicos sutiles y una tormentosa acusación en primera persona ante la incapacidad de hacer feliz a alguien. El listón se mantiene muy alto con ‘Irreal’, un corte con sabor añejo y maneras que recordarán al magnífico y adusto Morfología. El contrapunto de variación viene de la mano de un solo donde se ven maneras heavys y con melodías que a buen seguro a Manuel Reyes Jr le recordarán a la banda de toda la vida de su padre.

El ecuador lo pone ‘Héroes’, canción con la que Sôber quiere agradecer a su público el estar al lado durante todos estos años y que tiene esas hechuras himno-corales más propias del indie-rock anglosajón, aunque en contadas dosis baquetas y Bernardini nos recuerdan dónde estamos. ‘Click’ refuerza la sensación en la que todo está a punto de estallar para provocar el cambio: “dentro de ti está la fuerza para empezar. Antes de activar tu bomba has de recordar que hay una cuenta atrás”. El puente entre estribillo y fraseos mantiene la potencia del tema. ‘Papel Mojado’, por su parte, parece ser el anverso de ‘El Viaje’. De nuevo un tono apesadumbrado de dolor empático. “quiero ser el escritor que sangra y siente con cada  letra el dolor”.

En el tramo final, ‘Arena’ demuestra en las sucesivas escuchas que fue muy buen elegida como primer adelanto del disco. Un fraseo y estribillo muy bien hilvanados y un agresivo arrope en el fraseo, como en los viejos tiempos. En el otro lado, ‘Estrella Polar’ nos ofrece ‘la gran balada’ del álbum y puede ser que la mejor de su discografía. Piano y arreglos de cuerda para una progresiva entrada de guitarras que explotan hacia el clímax. Por último, llamadme loco, ‘Magnolia’ echa el cierre con una importante dosis de distorsión donde, sobre todo, llama la atención la conjunción del tempo del golpeo de la batería y el rasgueo de guitarra que, en lo tortuoso, tiene ligeras reminiscencias ‘Zulús’. Quizá pueda tener que ver la mano que le ha echado en los últimos tiempos Álex Bédmar, bajista de los granadinos, en el sonido de los directos. Un cierre que deja buen sabor de boca, sin lugar a dudas.

Sôber sigue dando pasos cortos en la evolución de su sonido, con entereza y buenos resultados, pero sin moverse demasiado de su zona de confort. No tiene nada de malo, pero es un punto difícil para evitar que aparezca a la vuelta de la esquina la tan temible previsibilidad.

 

En Spotify.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Vulcano
  2. Enterrado
  3. La Escalera
  4. El Viaje
  5. Irreal
  6. Héroes
  7. Click
  8. Papel Mojado
  9. Arena
  10. Estrella Polar
  11. Magnolia

 

Anuncios

Publicado el octubre 26, 2016 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Letargo salió en febrero de 2014 (me has pegado un susto porque no me parecía que hubiese pasado tanto tiempo entre discos) pero muy buena crítica. Dentro de lo esperado pero buenos temas.

  1. Pingback: El Drogas – Un Día Nada Más | RockSesion

  2. Pingback: Guía Previa Viña Rock 2017. Domingo, 30 de abril | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: