Boni – Réquiem Por El Mundo

Siempre con menos glamour pero, de cien, ciento veces presto para echarse al barro del rocanrol, Boni continúa la menos alquitranada senda de su trayecto en solitario desde que Barricada echara el cierre. Así, en menos de tres años regresa con su nuevo álbum (segundo post Barricada, tercero si contamos el Peligroso Animal de Compañía de 1992), esta vez más comedido que aquel desbordante álbum doble (Incandescente) con el que tapó sus propias heridas a lametazos desbocados de guitarra en el primer disco y a víscera abierta en la predominancia acústica del segundo. Casi tres años en los que el navarro, puro pulmón y corazón (habría que inventar para él un híbrido –pulzón o coramón-), se ha batido el cobre en escenarios grandes y pequeños, aceptando con dignidad y orgullo, por ejemplo, tocar en pequeño del Viña Rock, rechazado por otros nombres muy cercanos de su trayectoria artística. Boni, con su voz lijosa y sus seis cuerdas lustrosas a base de pundonor, hace en Réquiem Por El Mundo un loable ejercicio de renovar estructuras y matices para rejuvenecer su inconfundible sonido.

El disco fue grabado por Jagoba Ormaetxea en los Estudios Taom de Bilbao y Panpot de Getxo, donde fueron registradas las voces con Alberto Macías. La masterización es de Enrique Soriano de Crossfade Mastering y producido por el propio Boni y Jagoba Ormaetxea. Todo ello, del 23 de octubre al 8 de noviembre. Cuenta para la ocasión con las colaboraciones de Kutxi Romero, que también pone la letra de ‘El Erizo’, Rosendo, que no canta, pero ‘solea’, y Pedro de La Fuga.

Con cerca de cuarenta años sobre los escenarios, canciones como ‘Lobo Malherido’ tienen hechuras de balance vital, de méritos suficientes para saber reconocer debilidades y fortalezas. Todo ello con un fraseo agresivo pero un estribillo melódico y dinámico que será denominador común en buena parte de las canciones. Si te dicen que Rosendo ha metido un solo de guitarra en el disco, cualquier persona con un mínimo de oído y conocimiento lo reconocerá enseguida en ‘El Erizo’, que además cuenta con letra de Romero. Otro corte enérgico que nos viene aderezado con, sorpresa, coros muy abiertos. De nuevo referencia a las heridas, pues qué es el rock sin ellas.

Lírica y tributo en ‘De Hierro Tu Coraza’, canto a la mujer luchadora en los años difíciles, con fácil extrapolación al presente, cambiando circunstancias: “sé que lo hiciste bien, pero no entiendo que fuera tan duro ayer y hoy no tengas premio”. La más vacilona de las canciones llega con ‘Chulo’, hedonista y de punto hímnico con esos coros callejeros. En este trasiego del toma y daca se suma el pirata Kutxi Romero en las voces. Se intuye mucho más efectiva en directo de lo que se siente en el álbum. ‘La Trinchera’ aminora la velocidad para llevarnos a un medio tiempo lleno de engarces de guitarra y un solo bien armonizado en la parte central de la canción. Otro texto con aires de balance vital.

El pulso se acelera de nuevo con el divertido ‘Con Razón Corazón’, que gana frescura con la voz de Pedro de La Fuga tras el primer estribillo. Una cantinela bien engarzada que acaba pegándose a tu cabeza, por lo que su objetivo está conseguido. Un puntito metalero y más musculoso en el riff principal de ‘En Su Boca Como El Hielo’, que es acompañado de manera conveniente por una base rítmica atronadora y con cierto punto de saturación, abriendo una triada de (negra) crónica social, entre corrupción y sometimiento. Habituados a un ritmo distorsionado durante todo el álbum, el inicio de ‘Esclavitud’, con esa acústica brillante tan propia de la escuela navarra, nos coge por sorpresa. Con maestría bamboleante, la canción va ganando en sonoridad y cuerpo hasta convertirse en un rabioso alegato a favor de la libertad.

Más cargada de mala leche viene ‘Legajos’, de nuevo con formas hoscas, tan ofensivas como los papeles a los que viene a hacer referencia de manera sutil en el texto, de manera explícita en el libreto del álbum. El solo sobre la base rítmica agresiva y la incesante línea de bajo hacen destacar el corte. Para cerrar, tenemos la canción que da título disco, ‘Réquiem Por El Mundo’, que se presenta solemne en su desarrollo, con aura espiritual tanto en los coros como en la escala de guitarras y posterior solo. También hay meritorios guiños de estilo, como ese “las legañas arañan las niñas de mis ojos”. Una épica salpicada de desesperanza para cerrar un álbum que es una piedra más en la longeva trayectoria de Boni.

Suma y sigue.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Lobo Malherido
  2. El Erizo
  3. De Hierro Tu Coraza
  4. Chulo
  5. La Trinchera
  6. Con Razón Corazón
  7. En Su Boca Como El Hielo
  8. Esclavitud
  9. Legajos
  10. Réquiem Por El Mundo

 

Anuncios

Publicado el marzo 28, 2018 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: