Quique González – Sur En El Valle

Siempre en movimiento pero siempre con los pies en el suelo, Quique González ha dotado a su carrera musical de una coherencia y línea clara sin que por ello signifique que se acomode en el continuismo o lo estático. Dentro de la aparente sencillez de los aspectos formales, cada uno de sus discos representa un paso más desde el tablero, como una reina que se puede mover en todas direcciones, pero de casilla en casilla, como un peón. Y es en ese equilibrio, entre la grandeza y la humildad, donde encontramos a la música del madrileño. Si se arropaba de una banda de rock más ‘al uso’ con Los Detectives en Me Mata Si Me Necesitas y sacaba su lado más lírico con ese poeta de alma rockera que es Luis García Montero en Las Palabras Vividas, para la siguiente entrega Quique confía la producción precisamente a un nuevo compañero de vivencias y experiencias. Toni Brunet, uno de los coproductores del anterior álbum, es quien comanda en este caso los mandos. Nuevas texturas dentro de una propuesta reconocible… Banda grabando a la vez, voz en primer plano, importancia del respiro, especialmente notable en las baterías, canciones que casi parecen esbozadas en su estructura, sin que por ello puedan camuflar el inmenso trabajo que hay detrás de ellas. Quique y los suyos vuelven a hacer un ejercicio de templanza, en el pleno sentido de la virtud platónica, que junto al coraje de buscar el verso idóneo y la sabiduría que da el no tener la necesidad de correr completan la totalidad concupiscible del alma. Y eso, como si fuera fácil, es lo que nos da cada disco de Quique. La esencia de un timbre imposible y personalísimo. La nostalgia en el punto de no retorno. El dolor congelado en su punto más bello. Al decimotercer álbum, lo vuelve a conseguir.

El disco fue grabado en noviembre de 2020 en la cada vez más activa Casa Murada y en Audiomatic con Jordi Mora y Toni Brunet a los mandos, respectivamente. La producción y mezcla en Estudio del 10 corre a cargo del propio Toni Brunet, mientras que las masterización es obra de Ryan Freeland en Stampede Origin.

Todas las canciones están escritas por Quique, salvo la última, un par de versos de Kirmen Uribe en una suerte de ‘outro’ grabada al final de las sesiones, como un inesperado extra no previsto. Para la música, Quique se vale de nuevo de su voz y guitarra desde su campestre casa cántabra, con el apoyo del escolta habitual, César Pop, en cuatro de los doce temas.

En cuanto a los músicos que le acompañan en el viaje, como banda base tenemos a Toni Brunet en guitarras eléctricas, acústica, española, piano y coros; Jacob Reguilón en el bajo eléctrico y contrabajo; Edu Olmedo a la batería; y Alejandro ‘Boli’ Climent en Hammond, piano y wurlitzer. A ellos, de Morgan, se sumará en cuatro temas los coros de Nina de Juan y el Hammond de David Schulthess en otros seis. César Pop aparecerá al piano en uno de los temas, curiosamente, no en uno de los cuatro en los que participó en la composición, lo que dice mucho también del halo de camaradería generalizada dentro del equipo.

‘Sur En El Valle’, la canción que abre el conjunto al que da título, se presenta como una bienvenida conceptual de lo que está por venir. Un medio tiempo que se hace cada vez más intenso en el crescendo y en la progresiva fuerza adquirida por la banda. Necesidades enumeradas en una suerte incendiaria desde dentro a partir de lo exterior. El habitual punto críptico se acentúa en ‘Lo Perdiste En Casa’, narrada en segunda persona, que siempre confiere valentía al autor y sacudida al oyente, aunque no será la única, aquí más si cabe con la sucesión de interrogantes. Musicalmente la canción se desliza entre acordes titilantes y unos deliciosos y delicados respiros instrumentales.

‘Amor En Ruta’ destaca por su organicidad generalizada, desde la limpieza de los fraseos sobre la batería de Olmedo y el estribillo sobre el piano, a la belleza de los acordes de guitarra española, por momentos arpegiados y una coda que se me antoja, con las teclas, algo del viejo Vegas. Por su parte, ‘Te Tiras A Matar’ tiene algo más de inmediatez por la concreción pautada del tempo y por lo inusual de lo explícito del texto. Resoluciones que nunca llegan a su fin como la condena de Sísifo. También ‘Jade’ jugará en los mismos terrenos pero con algo más de contención con los sutiles slides y un estribillo delicioso que nos recuerda a tiempos lejanos de su discografía.  Entre ellas, ‘Tornado’ hace de contrapunto en su desnudez de española y contrabajo y con una percusión y piano minimalista, en ese último instante de lucidez antes de rendirse a la decadencia.

La segunda parte del disco se abre con ‘Luna De Trueno’. Un ejercicio premeditado y voluntario de buscar una oscuridad más truculenta, sórdida, cruda y cortante, como ha citado en algunas entrevistas, con Nick Cave como inspiración. La sensación la conseguirá gracias a una tensión instrumental que va soltando pequeños fogonazos antes del rebato final. Los primeros acordes de ‘Alguien Debería Pararlo’ nos traen los flechazos dylanianos cada vez más diluidos (sensación que se reforzará con la armónica de la coda). Es de ese tipo de canciones donde Quique se sitúa como uno de las mejores voces de su círculo musical.

‘La Tripulación’ vuelve a emplear la escala ascendente en un intento de recomposición ante la afrenta del poderoso, bien atacada desde la batería para su tramo final. En el cuarto final, ‘Puede Que Me Mueva’ ejerce sus hechuras de single con la sólida y coqueta base rítmica, que le confiere cierto carácter bailable. El resto del tema ayuda a ello, desde esa magnífica sucesión de acordes, pasando por la entrada y salida de los coros de Nina y la explosión de un estribillo que tendrá su continuidad en el tramo instrumental.

Los Amigos Se Van’ hace de despedida ‘de facto’, una balada redentora con mucho de ensoñación irreal, que deviene en un final ligeramente abluesado. Finalmente, el extra de a piano y guitarra de ‘No Es Verdad’, partiendo de un poema del Premio Nacional de Literatura, Kirmen Uribe, extraído del libro ‘Mientras tanto cógeme la mano’, publicado en 2004.

Lo malo de los discos de Quique es que, por hermosos que sean, no hacen milagros. Cuando se hace el silencio, el dolor sigue estando ahí.

Más de Quique González en RockSesión:

Quique González. Maestro Padilla. 8 de febrero de 2020

Quique González y Luis García Montero – Las Palabras Vividas

#Mis10de Quique González

Quique González & Los Detectives – Me Mata Si Me Necesitas

Quique González – Delantera Mítica

Lista de canciones – tracklist:

  1. Sur En El Valle
  2. Lo Perdiste En Casa
  3. Amor En Ruta
  4. Te Tiras a Matar
  5. Tornado
  6. Jade
  7. Luna De Trueno
  8. Alguien Debería Pararlo
  9. La Tripulación
  10. Puede Que Me Mueva
  11. Los Amigos Se Van
  12. No Es Verdad

Publicado el octubre 27, 2021 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Juanito Contreras

    Cada vez que un artista o grupo que me gusta saca un disco me meto aquí para leer la crítica en la que siempre descubro cosas que no sabía. Muy grande!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: