Camilo Sesto – Amor Libre (1975)

Vale, lo normal es que hubiese traído el disco de la banda sonora original adaptada de Jesucristo Superstar, pero eso lo dejaremos para algún Viernes Santo que tenga el tiempo adecuado para contarlo como merece. Pero sí que he tenido ganas desde siempre de traer a la crítica remember de los viernes al bueno de Camilo Sesto. Como ocurre con Mónica Naranjo, donde la unanimidad es apabullante, no hay cantante de heavy metal español que no alabe y elogie las capacidades vocales de este cantautor y productor. Una bestia escénica de incuestionables méritos que, por desgracia, acabo siendo fagocitado por su propio personaje en un ‘envejecimiento artístico’ que no estuvo a la altura de su época estelar o de otros compañeros de generación como pueden serlo Raphael o Miguel Ríos. Confieso que me ha costado elegir qué disco elegir porque siempre me centré en un recopilatorio personal grabado desde hace casi veinte años que, no sé por qué, me daba por escuchar a todo volumen los sábados por la mañana, además de haberme acompañado en numerosos viajes en tiempos de ¡ups! colegio mayor y carrera. (Aclaro: mixto y sin la menor incidencia machista y, por cierto, mi mejor amigo de padre agricultor y el mío camionero, así que se pueden imaginar lo reduccionistas que son las generalizaciones casi siempre y cómo sientan). Ha sido ahora al revisitar cuando he visto que cada disco tiene una canción imprescindible, quizá dos, pero nunca tres. Con esos mimbres me quedo con este Amor Libre, que fue el primero que lanzó tras protagonizar el musical (de ahí la barba) y que también tiene su historia particular con la portada.

Algo De Mí (brutal tema) fue el primer gran disco, publicado en 1972, de Camilo Sesto que daría una fantástica vuelta de tuerca con Algo Más en 1973. En una popularidad subiendo como la espuma, se embarcó en el proyecto más ambicioso de su carrera, que fue el de llevar al castellano el musical Jesucristo Superstar en 1975. Un proyecto que produjo a pulmón (se habla de doce millones de las antiguas pesetas – 72.000 euros al cambio, pero hace 47 años), puesto que nadie quería asumir el elevado coste, y que se convirtió en un éxito descomunal, tanto en lo comercial como en lo artístico. Hasta el autor, Andrew Lloyd Webber aseguró que era la única que podía compararse con la versión original.

Ese mismo año sale este disco en el que Camilo sigue jugando, como los grandes de la canción melódica, con pequeños devaneos estilísticos, dentro de la canción romántica. Un poco de clásico, un poco de ritmos brasileros, otra de folclore griego, un poco de funk disco, góspel, y, siempre, con unos pulmones y una tesitura y registro vocal infinito. De ahí la barba. Curiosamente, Gillette pagó una campaña publicitaria para que se afeitara con una de sus cuchillas. Camilo accedió, pero donó el dinero a un orfanato.

Estuvo producido por el propio Camilo y se publicó el 27 de octubre de 1975, con un título libertario valiente, puesto que todavía quedaban unas semanas para que se muriera el dictador. Se abre la decena de temas con uno de mis favoritos de toda su carrera, ‘Jamás’ (fue número siete en #Mis10de). La intensidad creciente en poco más de tres minutos es sencillamente magistral, con unos coros pinkfloydianos que crecen a la par durante toda la canción. Es muy meritorio que con esas facultades, Camilo retrasa con maestría el clímax vocal y, no solo eso, sino que cuando lo alcanza, vuelve al fraseo con mayor sensibilidad quebrada.

‘Alma De Nadie’ se arranca con un piano y arreglos de violín y contrabajo con un tema de marcada batería y percusión. Si en la primera cantaba a la fidelidad eterna, en esta clama por la soltería con aire portuario. En la coda de la canción se reforzará el toque más contemporáneo con un solo de saxo. El viaje continúa con otra de las legendarias de su obra, ‘Melina’, y no deja de ser curioso que sea un homenaje a la artista Melina Merkouri, que tuvo que exiliarse de Grecia a finales de los sesenta… por un golpe de Estado que se dio por concluido en ese tan significativo 1975. Un canto de libertad con maravillosas síncopas en un tempo delicioso y una melodía vocal adictiva.

Adiós’ tira de sintes en el arranque a solas con Camilo, que vuelve a dar otra muestra de calidad con un falsete imposible en la primera estrofa, que repetirá estructura a lo largo de un tema de arreglos numerosos arreglos muy sutiles, desde guitarra eléctrica a xilófono y sección de cuerdas. La ‘cara A’ se cerraría con el divertimento de ‘Carnaval’, que tira de sonoridades clásicas de la samba para hacer su particular homenaje que queda más o menos pintón, pero no tan genuino al meterle algún arreglo disco, haciendo un símil entre las máscaras y la mala suerte en el amor.

La segunda parte del álbum se abre con la canción que le da título, ‘Amor Libre’. Un corte repleto de sensualidad y con aire hippy fumeta con eso del “respira profundo”. La ambientación sonora, sin duda, es bastante efectista. En ‘Qué Difícil Es Ser Feliz’ se vuelve a la balada más arquetípica que, más allá de eso, se hace demasiado lineal en su metraje, siendo quizá uno de los más flojos de la decena.

Para aligerar la pesadumbre, como un cañón discotequero de funk, con un bajo bastante poderoso, llega a morder con el estribillo ‘Háblame De Amor’. Un tema que en algunas bases nos recuerda un poco al ‘Black Is Black’ de Los Bravos. En ‘Olvídalo’ se aportan ligeros slides de guitarra para un medio tiempo de brillo acústico y cierta aura mesiánica que explotará en un estribillo excepcional, en voz principal y coros gospelianos. El cierre vendrá de la mano de ‘Piel De Ángel’, otra de las canciones más reproducidas del disco junto a ‘Jamás’ y ‘Melina’, que luce en las armonías en una historia de amor prohibido que ha sido interpretada siempre como un alegato de amor homosexual. (Me apuntan en twitter que se dice que puede estar dedicada a Lucía Bosé).

Sobre la referencia a cantantes heavies, hay que recordar que en 2019 apareció un disco llamado Sinfónico, que fue arreglado y dirigido por el muchas veces citado aquí Pepe Herrero (Stravaganzza, Leo Jiménez, Mónica Naranjo y un largo etcétera) con esa épica marca de la casa.

En suma, como en otros muchos casos, no podemos dejar que el devenir del personaje nos impida recordar su grandeza. Ya volveremos a traer a Camilo, cuando toque, con Jesucristo Superstar.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Jamás
  2. Alma De Nadie
  3. Melina
  4. Adiós
  5. Carnaval
  6. Amor Libre
  7. Qué Difícil Es Ser Feliz
  8. Háblame De Amor
  9. Olvídalo
  10. Piel De Ángel

Publicado el octubre 14, 2022 en Críticas Remember y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: