Katarsis – Odisea

La literatura clásica sigue siendo fuente de inspiración como ocurre desde tiempos casi inmemoriales. Claro que no estamos hablando de música pop o electrolatino, sino siempre desde una perspectiva más narrativa en términos de cantautor o de una más intensa y ‘teatralizada’ o conceptual como permiten las atmósferas del metal en sus múltiples formas. Tenemos numerosos casos con el cancionero del heavy metal, también con distintos registros con “La Divina Comedia” de Dante y, si nos vamos a terrenos helenos y / o filosóficos, con ese Filometal a cargo de Eloísa de Castro. Sea como fuere, los palentinos Katarsis (que ya de por sí en el nombre de cabecera parten de un término griego) viene a sumar a la lista una muy personal revisión de “La Odisea” de Homero. Lo hacen, y creo que es bastante meritorio, sin dejar que la idea se le vaya de las manos en su grandilocuencia, adaptando la historia de Ulises – Odiseo a una cierta contemporaneidad y sin necesidad, por ello, de ofrecer mensajes complicados ni, tampoco, grandes y extensas diatribas. De hecho, es todo lo contrario. Como si buscaran la adaptación a unos tiempos de pildorización de mensajes para ganar efectivad, las canciones, salvo una excepción se mueven entre los dos minutos escasos o tres y poco a lo sumo. Desde luego toda una rareza que, sumado a la amalgama de influencias que presenta su música, hace que sobren los motivos para que aparezcan por las críticas de RockSesión.

Katarsis cuentan que “empezamos allá por 2009 bajo otro nombre y desde entonces no hemos parado. En 2018, ya bajo el nombre de Katarsis, grabamos nuestro Ep Camino A La Razón, que es un trabajo prácticamente recopilatorio de las canciones creadas durante casi diez años juntos”. Tras un proceso de crowdfunding que quizá se dilató demasiado en el tiempo, ahora llega esta Odisea.

La banda está formada por Víctor González Ruiz a la voz y la guitarra, Iván Conde Moya a la guitarra, Raúl Durán a la batería y Jonás Rodríguez Sáiz al bajo, cambiando así la alineación prevista en primera instancia. Las grabaciones se hicieron la mayor parte en el estudio del propio Ruiz, tras trabajar la preproducción y grabación de muestras de batería con Jorge Calderón en estudios Eldana en Dueñas (Palencia). La mezcla y masterización es obra de Víctor Valencia.

Aunque la base del combo es el stoner, lo cierto es que su descarada querencia melódica le lleva a terrenos alternativos más abiertos, en algunos momentos hasta con un ánimo bailable que hace que se refuerce más la inmediatez de lo que por sí transmiten las aprehensibles extensiones. Al final estamos ante menos de medio hora pero de una riqueza conceptual y emocional bastante intensa, donde los desafíos y retos que traza la vida van asaltando los distintos capítulos de la entrega, a veces en formas musicales furiosas y otras más reposadas.

La lista se abre con el tema “Ritual”, que es más bien de las del primer tipo. Un riff stoner pero con un tempo dinámico aligera el fraseo para dejar lo intrincado del género para un estribillo que coge grosor en el puente instrumental posterior. “Eternos” nos sorprenderá desde el arranque con un inicio semi acústico y relajado. El tema está dedicado a Jaime, amigo fallecido del grupo («Y ya solo decir, seremos fuertes. Lo haremos por ti, aunque hoy cueste»), y quizá por eso el título de la canción adquiere un significado todavía mayor, como la emotividad del riff de guitarras, pasional y sentido.

“Desaparecer” engorda de manera considerable la base rítmica con una sobre distorsión tanto de la línea de bajo como desde la batería. La canción destaca por la forma de encarar la línea melódica vocal del puente, casi de melodías arabescas, como una maldición entre la elección de la eternidad o el amor real pero mortal. “Poseidón” el más rupturista de los cortes, desde su duración (más de cinco minutos) a su propia naturaleza. El desarrollo se hace menos precipitado y, con ello, la banda opta por presentar una muralla de distorsión y progresión de acordes más incorpóreos, flotando como ese cadáver en el mar. Por sorpresa, nos llegará una parte recitada que completa la variedad del álbum.

Del otro lado, “Los Nadie” descerraja toda su furia en apenas dos minutos, con progresión de acordes afilados y con la colaboración especial de Ivo de Los Montañeros de Kentucky. Rabia y supervivencia en territorio hostil. “Animales”, por su parte, es uno de los que tiene mayor dinámica de la lista, combinando pasajes formas y arreglos (muy brillantes los de la coda), con Circe como excusa argumental para otra intensa batalla de cartas marcadas por la derrota.

“Hacia La Luz” inicia el tercio final como un viaje casi onírico hacia la realidad desde la penumbra. Una explosión densa de guitarras en una suerte de elevación que nos ofrece hasta algún que otro falsete vocal. “Piedras” presenta una base algo más desenfada (sin explotar el cabaret o el funk que casi roza) pero sin que por ello se resienta el denominador común de la potencia. Para cerrar quedará, cómo no, “La Rabia”. Un corte en el que Katarsis sigue con tempos más livianos para cerrar el viaje con algo de calma, con la llegada a Ítaca, aunque no por eso se acaben las sombras.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Ritual
  2. Eternos
  3. Desaparecer
  4. Poseidón
  5. Los Nadie
  6. Animales
  7. Hacia La Luz
  8. Piedras
  9. La Rabia

Publicado el mayo 3, 2023 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: