Rulo y La Contrabanda – Una Noche En El Castillo

Rulo Castillo ArguesoRulo es un tío querido. Nadie se lo ha regalado. Se lo ha currado él en cada escenario desde hace 20 años y algún que otro día con Suizidio como juego de juventud, con La Fuga como el momento álgido, derroche y desgaste de vivir rápido, y con La Contrabanda desde que iniciara el camino por su cuenta y riesgo. 2014 posiblemente sea un punto de inflexión en su carrera. Pese a que hace dos años del lanzamiento de Especies En Extinción, su último trabajo en estudio hasta la fecha, el tirón popular y el fervor que despierta entre sus devotos le ha llevado a mantener buen ritmo de directos hasta hace bien poco, ha intercalado una gira acústica, se ha permitido el lujo de hacerse un concierto-cumpleaños con colegas de profesión como El Drogas, Kutxi, Javi San Martín o Vicky Gastelo y, también, la grabación de una deuda pendiente: un acústico en el Castillo de San Vicente, de Argüeso. Una noche de aforo reducido y visiblemente especial para la banda y para él, que sigue viviendo esto de la música con un romanticismo bohemio que no pierde pese al paso del tiempo.

Quizá sea ahí donde más le dan sus detractores. Pese a la juventud que atesora, apenas 35 años cumplidos hace un mes, son muchas las canciones que nos ha dejado Rulo a lo largo de los años, con una forma de contar las cosas que todos conocemos ya sobradamente. Al igual que su voz, tan personal, tan baja y lastimosa aunque quiera ponerse guerrera. La fragilidad y transparencia de quien escribe desde dentro. Pero este es el poder de Rulo y también su punto débil. Es absurdo negar que la división de La Fuga ha hecho que muchos den la espalda a unos y a otros. Las dos partes han perdido pero también han ganado cosas. En el caso de Rulo, ha ganado libertad para moverse en otras texturas, otros ambientes, otros registros, sin miedo al qué dirán. Perdida la necesidad del riff veloz y pegadizo, Rulo ha mostrado en sus discos en solitario, principalmente en el segundo, que puede defenderse más allá del rock al uso.

Decía Albertucho hace unos años que a él dejaba de interesarle el rock español de toda la vida y que prefería más otras músicas folkies, que prefería el Fib al Viña. No he leído a Rulo declaración similar, pero sí es cierto que el aura es otra. Liberado de los clichés, Rulo ahora se codea con Bunbury, con quien comparte colaboraciones en estudio y en directo, aparece en los medios de rock menos combativo junto a los Quique González, Hendrik Rover, Loquillo… El problema es que hasta ahora ese salto no se ha traducido del todo en canciones. Los seguidores de Rulo, muchos, muchísimos, y fieles, siguen siendo aquellos que disfrutamos con él en aquellos tiempos gloriosos de La Fuga. Hay intención por hacer otras cosas pero la semilla todavía no termina de cuajar entre ese rock más ‘serio’, por llamarlo de alguna forma.

Lanzo esta diatriba porque el disco y DVD es lo que es. Un artista intachable cantando canciones al (des)amor no correspondido, a la soledad del abandono y la intención de seguir adelante pese a estar jodido. Todo, con una banda más que solvente, en una producción delicada, una imagen que busca el primer plano y el calor de los colores de las luces en un marco realmente idílico. Vamos, que el directo está a gran nivel. Es decir, lo que ya sabemos y lo que se espera de una presentación de Rulo. Un gran testimonio gráfico. (Por otro lado, no deja de ser curioso que en solitario lleve dos discos en estudio y dos directos, eléctrico y acústico).

Dos años después del último disco en estudio y tras este directo se abren los interrogantes. Lo próximo ha de ser un disco en estudio, está claro. ¿Pero qué esperar de él? ¿Se atreverá con el salto definitivo en música y texto o seguirán las indefinidas medianías (abuso de lugares geográficos y comparaciones, incluidas). Posiblemente, ni él sepa la respuesta porque hará lo que le nazca, porque es un tío que hace todo tal y como le nace, sin pensar más allá de lo que dicte su interior, pero, sinceramente, creo que va siendo hora de dar el paso.

Tracklist:

  1. A Solas
  2. Mi Cenicienta
  3. Como Venecia Sin Agua
  4. Por Morder Tus Labios
  5. Divididos
  6. No Sé
  7. Por Ti
  8. El Prota
  9. Buscando El Mar
  10. Al Infinito
  11. Heridas de Rock’n’Roll
  12. La Flor
  13. Como A Veces Lo Hice Yo
  14. La Balada Del Despertador
  15. Amor En Vena
  16. La Cabecita Loca

Anuncios

Publicado el septiembre 30, 2014 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: