Extremoduro. Crónica Granada. 3 de octubre 2014

Extr1

Cuando se dieron a conocer las fechas de la gira de Extremoduro correspondientes a la presentación de su último disco, Para Todos Los Públicos, barrunté a bote pronto que era muy posible que los viera en tres ocasiones. Muchos se preguntaban si era necesario tanto despliegue, pero tiene su explicación lógica. La primera de ellas en Murcia, porque me pillaba cerca y porque era la parte inicial de la gira, ganas de verlos antes de que las redes se inundaran de información y cuando aún hay mucho que ajustar y el rodaje no ha limado todavía los desajustes. La segunda, a finales de agosto, en Almería y en pabellón, con la gira ya muy rodada pintaba aún mejor (el propio Uoho me reconocía que es a partir del concierto quince cuando una gira empieza a estar rodada y perfeccionada). Y la tercera, cerca del final, en Granada, por ser una plaza especial para Robe. No hay que olvidar que vivió allí desde mitad de los noventa hasta principios de milenio. Y tanto que se notó que era una cita marcada en rojo para la banda. Fue esa misma semana cuando decidí asistir así que me planté allí sin fotógrafo ni acreditación siquiera. A lo loco. Así fue el concierto de Granada.

Curiosamente fue, además, el primero en el que pude comprobar eso de la ‘zona marchosa’ y la ‘zona tranquila’. No he hablado hasta ahora de ese tema, pero sí, a grandes rasgos me parece una sobrada el hecho de meterse en ese tipo de cosas. Cuantas más reglas le pongas a un concierto de rock, menos natural él, más problemas pueden generarse. Toda la vida cada uno se ha puesto donde ha querido y si te toca unos energúmenos al lado, te mueves unos metros y listo. Esta división lo que consigue es, tal y como pude comprobar, que un exaltado le dijera a una chica (que bailaba tranquilamente con sus amigas) que se enfadó ante los constantes pisotones “pues vete a la zona tranquila”, con el consiguiente revuelo posterior. Muy desacertado.

En cuanto al repertorio, tuve bastante suerte en la primera parte del concierto, ya que las variaciones de setlist que realizó fueron diferentes a los conciertos de Murcia y Almería. Así, pude ver la añeja ‘No Me Calientes Que Me Hundo’, canción que elevó el status en el repertorio de Extremoduro con la regrabación de ‘Grandes Éxitos y Fracasos’ (que, además, fue de forma casual, porque en aquel momento sucedió lo del Prestige y se quiso recuperar el tema por aquello de “se ha hundido otro petrolero”) y que fue interpretada por primera vez en esta gira en uno de los conciertos de Las Ventas. Tampoco había escuchado en esta gira (sí en ‘Robando Perchas’) ‘Desarraigo’, remozada con una espectacular intro de teclados que me convenció, con un juego de luces muy atractivo y una pequeña dosis de doble bombo en el estribillo que aumentaba el dinamismo y el jugueteo que de por sí tiene la melodía principal. En este tramo tampoco había visto nunca ‘Si Te Vas’, una canción que, de primeras, te ‘da pereza’ escuchar, pero que cuando le das al play, o la ves en directo, como es el caso, te acaba llevando por delante por la belleza de texto y música.

Como decía en el arranque, desde el inicio se comprobó que la banda, especialmente un Robe más sonriente de lo que ya de por sí está en las tres últimas giras (la de 2008, parece que olvidada, ya mostraba un Robe más empático y cariñoso, recuerden si no el final del ‘Jesucristo García’, cantada sin guitarra y repartiendo besos de un lado a otro del escenario), tenía la fecha grabada a fuego en el calendario. De los tres conciertos fue el que más suelto vi a Miguel al bajo y, especialmente, a Uoho, que se marcó un solo descomunal en el generoso fragmento de más de 20 minutos de ‘La Ley Innata’ (posiblemente sería el mismo que en todos los lugares, pero no sé por qué, en Granada se me hizo más largo de lo normal). Fue tan evidente, que hasta Robe hizo un gesto de velocidad en los dedos señalando a Iñaki al retomar el tema. Inolvidable. Por cierto y sobre ‘La Ley Innata’, cada vez me gustan más las estrofas añadidas. Ya lo dije en su día pero es que realmente son la piedra Roseta de toda la historia. Ojalá queden registradas de alguna forma.

El descanso esta vez fue conciso y la vuelta a las andadas con ‘Prometeo’ sigue siendo muy efectiva y efectista, con las luces encima de las cabezas como guinda. Es curioso que muchas ciudades quedaron decepcionadas por la no inclusión de ‘Jesucristo García’ en el setlist y que yo haya hecho tres de tres. Una pena, porque tenía ganas de ver a la habitual sustituta, ‘Tango Suicida’. Un ‘Jesucristo García’ que en cualquier caso está remozada con un largo desarrollo de guitarra, con solos de Robe y con aires de blues, que rompe por la mitad los dos tramos de canción. Nuevo desliz de Robe en la letra, tal y como le ocurrió también con ‘Sol De Invierno’ en el inicio. Curiosamente fue justo antes del “Olvidé, me quedan tantas cosas que decir…”. La constante interpretación de ‘Poema Sobrecogido’ es una suerte para los oídos. Todavía recuerdo que hay quien me decía en twitter que esa canción no tenía sentido porque jamás la llevarían al directo. Qué visión. Es un tema incendiario y caliente (como el ‘Tango’ pero con tres vueltas de tuerca más) que en directo crece y crece gracias a un Cantera, de nuevo soberbio.

Extr2

La cuarta canción tras el descanso es siempre la más variada del set y con la que hacen el mayor guiño al pasado, a esas canciones que forjaron la leyenda. De todas las que han rotado por esa posición le tenía ganas a ‘Quemando Tus Recuerdos’, uno de mis temas preferidos de toda su discografía y que ha sonado un par de veces o por qué no un fragmento de ‘Pedrá’ (aunque no sé si es el mismo de la gira ‘Robando Perchas’, que se quedaba bastante escaso). No hubo suerte y me tocó repetir ‘Amor Castúo’, que no está nada mal en cualquier caso. El fraseo tiene esa virulencia iniciática que tantos recuerdos despierta entre los que somos de la vieja escuela. Lo que no esperaba era la variación de sustituir ‘Mi Voluntad’ y ‘Autorretrato’ por ‘So Payaso’. Otro tema que hizo revivir cosas y donde Uoho volvió a lucirse una vez más.

Tramo final habitual con el tándem ‘Standby’ y ‘Salir’. El primero parece haber perdido algo de magia o, al menos, así lo sentí yo en la reacción del público. Quizá el poso rápido que han adquirido temas como ‘Locura Transitoria’, ‘El Camino de las Utopías’ o ‘Entre Interiores’ le ha hecho ‘normalizarse’. El segundo sigue siendo infalible, por más que sea de esas canciones que uno prescindiría por demasiado manidas.

Del doblete armónico al doblete más intenso de ‘Puta’ y ‘¡Qué Borde Era Mi Valle’. La primera sigue siendo para mí la mejor canción de Extremoduro por muchos motivos. El riff de guitarra es soberbio, a solas y doblado, así como el desarrollo del solo, eso sumado a la “mezcla de las mejores palabras, las más fuertes” y a la interpretación virulenta, le dan al tema un porte de potencia y rabia que aguanta el paso del tiempo. Un Uoho exaltado se marcó una intro del ‘¡Qué Borde Era Mi Valle!’ no contemplada, un derroche de virtuosismo que fue llamado al orden por Robe. La respuesta de Iñaki fue dedo corazón arriba y amago de hacerle un calvo a Iniesta. La banda estaba sorprendentemente feliz y divertida y este fue el mejor ejemplo. Una canción que tiene un poderío guitarrero descomunal y que es mucho más de lo que parece.

El final llegó como siempre con la eterna ‘Ama, Ama, Ama y Ensancha El Alma’ con una excesiva separación con ‘El Camino De Las Utopías’ y esa querencia Queen de guitarras. Ese broche de comunión colectiva que finaliza con la despedida de un Robe generoso en los gestos de cariño, previo al desbarre final de la banda con el ‘Rockin’ All Over The World’, algo menos vistoso por el obligado cambio de guitarra que tuvo que hacer Iñaki.

Una gran noche en cualquier caso, que compensó con creces la decisión de hacer el hat-trick esta gira. Quedan unas pocas fechas, después se irán a Latinoamerica y a partir de ahí… Disco paralelo de Robe y muchas incógnitas por desvelar. El tiempo dirá.

Setlist:

  1. Intro
  2. Sol De Invierno
  3. No Me Calientes Que Me Hundo
  4. La Vereda De La Puerta De Atrás
  5. Entre Interiores
  6. Desarraigo
  7. Si Te Vas
  8. Locura Transitoria
  9. Canta La Rana
  10. La Ley Innata: Dulce Introducción Al Caos
  11. La Ley Innata: 2º Movimiento: Lo De Fuera
  12. La Ley Innata: 4º Movimiento: La Realidad (con estrofas nuevas)
  13. Prometeo
  14. Jesucristo García
  15. Poema Sobrecogido
  16. Amor Castúo
  17. So Payaso
  18. Standby
  19. Salir
  20. Puta
  21. ¡Qué Borde Era Mi Valle!
  22. Ama, Ama, Ama y Ensancha El Alma
  23. El Camino De Las Utopías
  24. Cierre Rockin’ All Over The World

Extr3

Anuncios

Publicado el octubre 7, 2014 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Sólo algo que puntualizar, un detalle nimio en cualquier caso, No me calientes que me hundo, fue tocada antes de Las Ventas, en Extremadura. Por lo demás, una visión que acerca a los que no vivimos Granada, a lo que se desarrolló allí. Gracias

  2. Sólo un apunte, de carácter nimio en cualquier caso, pero No me calientes que me hundo fue tocada antes de Las Ventas, en Extremadura. Por lo demás, da una idea de cómo se desarrolló el evento en Granada, bastante aproximada a la mía, aunque no comulgue del todo en ciertos puntos. Muchas gracias.

  1. Pingback: Extremoduro. Buenos Aires. 29 de noviembre 2014 | RockSesion

  2. Pingback: Lo más leído de 2014 en RockSesión | RockSesion

  3. Pingback: Extremoduro – Pedrá (1995) | RockSesion

  4. Pingback: ¿Roberto Iniesta se esconde tras Ruptura Leve? | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: