Extremoduro – Pedrá (1995)

99 PedraAunque se grabó en agosto de 1993, casi se rozaron dos años para que este disco ‘experimental’ viera la luz. El libreto del disco lo dice claro y en palabras escritas por el propio Roberto Iniesta: “La idea de hacer ‘Pedrá’ surgió de Selu en mayo del 93. Tras estar de acuerdo los cinco músicos, nos pusimos manos a la obra en el estudio en agosto del mismo año. Lo cual quiere decir que esto no es el último trabajo que ha hecho Extremoduro, sino el primero de ‘Pedrá’”. El paso del tiempo y el hecho de que voz, texto y crecimiento artístico haya sido el de Robe y, por tanto, de Extremoduro, ha devenido en que todo el mundo incluya este disco como uno más en las discografía de la banda. (Más aún si tenemos en cuenta que en las guitarras está Iñaki ‘Uoho’ Antón, que acabaría integrándose por completo en la bellota allá por el 96). ‘Pedrá’ pasa por ser un ‘reclamado’ ejercicio de pureza para aquellos que solo toleran la vieja escuela del grupo. Pero no es solo eso, sino que es el principio de muchas más cosas, que se concretarían en los discos de la última década.

La banda de Pedrá la formaron, bajo una idea de Selu, saxofonista de los primeros tiempos de Reincidentes. (Sí amigos, Reincidentes tenía saxo en los primeros discos y qué punto diferencial les daba), el propio Roberto Iniesta, el guitarrista de Platero y Tú, Iñaki ‘Uoho’ Antón, Gary, de la banda Quattro Clavos en la batería y Diego Garay (Quemando Ruedas, Cicatriz poco después) al bajo, que años más tarde sería el bajista oficial de la banda en el cambio de siglo (curiosamente sin grabar disco en estudio en ese periodo), antes de la incorporación definitiva de Miguel Colino en 2001. Además, se encuentran entre los invitados a la grabación gente de confianza de Robe como Ramone, el dibujante de varias de las portadas de Extremoduro, y Fito Cabrales, que se echa unos punteos y ritmos con la guitarra flamenca. Además de contar con los mandos de Aitor Ariño en la grabación.

La idea de grabar un solo tema sin límites de estilo fue una sacudida importante para Robe a la hora de afrontar el futuro. Después de despachar un disco tan notable y a la vez accesible como ‘Deltoya’, el caos y las salidas de Von Fanta y El Sucio le llevan a seguir su búsqueda viviendo a caballo entre Madrid, Barcelona y Bilbao. Es en la Ciudad Condal donde además se mete un proyecto paralelo llamado Q3 que, con el tiempo, les solventaría la papeleta a la hora de hacer los reemplazos en su banda madre. De trasiego en trasiego se embarca en Pedrá, viviendo todos los músicos juntos durante casi un mes y componiendo ‘la canción a cachos’ que pasaría a la historia.

Pedrá’ es mucho más que un disco y mucho más que un solo tema de multitud de cambios de ritmo. Viendo los distintos pasajes del texto y también los musicales, se entiende que los Extremoduro de hoy (para que se entienda) no son tan lejanos como parece a los de antaño. En aquel disco Robe y los músicos que lo acompañan en la locura no tienen miedo a meter grandes pasajes de teclas, ese saxo que le da una identidad inconfundible a todo el disco, los grandes solos y ritmos de Iñaki, que mete un músculo y un sentido del ritmo que las canciones previas de Extremoduro no tenían y un texto repleto de ironía, de amor, de virulencia, de extraterrestres y. sobre todo, de momentos inolvidables.

En total 29 minutos y 26 segundos que arrancan con el mismo descaro con el que termina. “Ponlo” y “lo he cantado como me ha salido de los cojones”. La entrada, con esa melodía de guitarra tan Uoho, el espacio para la batería y la entrada de saxo, tan pausado como latente, junto a unos teclados bien integrados (que el propio Iñaki explotaría aún más años más tarde en Agila), van creando la atmósfera de un mundo cerrado. Una introducción instrumental que roza los dos minutos para que Robe nos entre susurrando con la frase lapidaria “no me importa que me claves como a un Cristo en la pared” y sus cercanas referencias a mamar, flujos y calzones. Pero ojo, el mundo malsonante se funde con brillantez con pasajes filosóficos como el “La verdad solo tiene un sentío, no me obligues a engañar” o “desafiar la perspectiva del fracaso a la que estamos condenados”. El caso es que apenas un minuto después ya estamos trotando con el ritmo, y un par de minutos después flamenqueando con el primer estribillo “y, al despertar, te voy a cantar cositas al oído”. Será el leitmotiv, junto con el desarrollo pegadizo de guitarra que se repetirá en la coda final como cuadratura del círculo.

El pasaje instrumental que une este fragmento con el siguiente es delicioso. Un gran solo de saxo, mucho más brillante, pone un exceso controlado de calor, de expectación y de calentamiento para una de las fases más punkis del álbum. El fraseo retador del ¿qué te juegas?, desemboca en el riff flamenco de Fito y el posterior acelerón de doble bombo y ese “Si quieres que yo te quiera, lo vas a tener muy crudo…”. El “chocho peludo” repetido se escapa del vulgarismo con la potencia del solo de Uoho, que ya apunta maneras como el complemento perfecto de Robe. Ejemplo máximo del contraste del mundo de Iniesta es la siguiente estrofa “Por volver como eres, por volver como somos, por la inmensa sonrisa de tus cansados ojos, por volver donde alguien te quiere sin que vuelvas, por poner a los míos con un poco más de luz”. ¿No os recuerda ese “por volver donde alguien te quiere sin que vuelvas” al saludo de Robe en esta gira? Repito el concepto que siempre repito cuando hablo de Extremoduro: la banda es la misma antes y ahora. Ya lo dijo Iñaki, “Si en veinte años no aprendes nada… es que ya venías jodido de serie”. El bloque se cierra con otra pisada a fondo con ese corte naturalista tan interior de portada de Deltoya y tan ‘El Viaje Íntimo De La Locura” (de nuevo, todo interconectado), “me voy a recortar en punta las orejas y me voy a echar al monte a aullar entre la maleza”.

El tercer bloque es el más diferente a cualquier cosa hecha con anterioridad por Robe. Un texto socarrón, cabaretero y desperezado, con gran protagonismo de saxo y teclas, entre el jazz y el club, para un “me encuentro supermán” inolvidable. La poesía más lírica se aparece de nuevo tras las “almondiguillas”: “Y ya nunca más volverán mis ojos a ser tus ojos y mi mente un vertedero y allá desde lo lejos van llegando los viejos recuerdos, tan royéndome, por dentro”. Para poco después llegar al pasaje de Manolo Chinato, “y verás el resurgir poderoso del guerrero, sin miedo a leyes ni nostalgias”, que cogería vida en el ‘Abrazado a la Tristeza’ del Extrechinato y Tú (enésima interconexión futura).

El ritmo cabalgante de batería llega de nuevo, esta vez con virulencia contestataria y delirio sexual en los pasajes del repetido “hijos de puta”, brutal en su última versión con un doble bombo a todo trapo. Como síntesis de esa dualidad, la doble estrofa “Daría un río de mi sangre si quisierais ejércitos enteros claudicar (…) la vida desperdiciada, ¡tanta lefa para nada! ¡escupe bastarda!”. El crecimiento de la Pedrá en estos minutos es constante y encontramos una de las claves del álbum en la mágica “Despido energía y sé que soy un vago, a mí no me ata corto nadie, porque me apago. Me acuesto de día, cuando llega la luz y tengo claro que no quiero ser como tú”. Conscientes del momento álgido de la composición, los cinco músicos deciden recuperar el estribillo inicial para continuar un crescendo que es pura gasolina y fuego. Añadida a la marcianada del ovni y el ‘breiko, breiko’ tan propio de los radioaficionados, terminan de poner las pulsaciones a mil por hora, con quejío prolongado flamenco incluido.

Es hora de recoger tanta potencia y alegría. Cuando llega uno de los momentos más especiales del disco. El fragmento en catalán de melodía bella y sincopada, con teclados incluidos, en recuerdo a los citados Q3 y todo lo vivido en los meses de Barcelona. Como coda final aún quedan fuerzas para el último arreón rítmico, constante, enérgico, que se adereza con gritos de Robe quemándose al sol. (¿Similitudes conPoema Sobrecogido?)

Un cierre imponente para una canción que sigue siendo la esencia de la banda, por su valentía y por su estructura, germen en el concepto de lo que después sería, mucho más virtuosa y delicada, La Ley Innata.

No entro en el debate por los motivos apuntados aquí entre que si Extremoduro antes, ahora, después o durante. Lo que tengo claro es que para entender a Extremoduro en su plenitud, hay que ser devoto de la santa Pedrá.

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. Pedrá

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el febrero 20, 2015 en Críticas Remember y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Madre mía, pedazo de análisis del tema/disco. Nunca me había parado a diseccionarlo así pero la verdad es que ha sido muy importante para mí en años muy críticos, los de mi adolescencia. Bueno, no todo Extremoduro (no los últimos discos, claro).

    Siempre me había parecido que Pedrá es, más que ningún otro trabajo de Extremo, el reflejo y resultado definitivo de Robe sacando sus entrañas hacia afuera: miedos, desidia, rabia, ira y sí, amor también, todo a través de un estado al que sólo se llega después de consumir tantas drogas como él pudo consumir al componer esto. Cierto es que no lo hizo sólo, como describes, pero, a mi modo de ver, su participación es la más visible y presente en la composición.

    Un post muy interesante y trabajado, saludos 🙂

  1. Pingback: Carta Baladí – Retrato De Insolvencia Moral | RockSesion

  2. Pingback: Lo Más Leído de 2015 en RockSesión | RockSesion

  3. Pingback: Cero a la Izquierda – Campo de Minas | RockSesion

  4. Pingback: Robe – Destrozares, Canciones para el Final de los Tiempos | RockSesion

  5. Pingback: Lo Más Leído de 2016 en RockSesión | RockSesion

  6. Pingback: Extremoduro – Agila (1996) | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: