Extremoduro. Crónica Murcia. 7 de junio 2014

Extremoduro Murcia 2Murcia ya fue una de las pocas ciudades agraciadas en la concentrada pasada gira de Extremoduro, Robando Perchas Del Hotel, hace menos de dos años y, además, con doble fecha, dado el tirón popular (los vi entonces, como los vi en En Vivo). Como entonces, de nuevo el empuje en la venta de entradas obligó a la organización a cambiar el recinto, pasando del recinto ferial La Fica, al estadio de la vieja Condomina, en pleno centro de la ciudad. En lo que va de gira, cada mañana después de cada concierto he ido ofreciendo los setlist completos de cada ciudad, en la que realizan una pequeña rotación que afecta a 4-5 canciones. Vistas las listas apreciaba ya una cierta continuidad en la estructura del repertorio, similar a la del ‘Robando’, que se podría simplificar en: temas nuevos y/o tranquilos, Ley Innata (entonces íntegra, en esta fragmentada) y la traca final más cañera. Hasta todo claro, pero ayer, al fin, llegó el momento del primero de los tres conciertos que veré de Extremoduro en esta gira. Y esta es mi extensa crónica de la noche.

Extremoduro Murcia 1No voy a entrar a priori en decantarme por ninguno de los bandos que se han abierto entre que si Extremoduro molaba más antes, que si lo de ahora no es, etcétera. Solo diré que un grupo no es lo que nosotros queramos que sea. Es lo que te gusta y lo que no. Te pueden gustar más los Metallica de los ochenta que los de final de siglo. Puedes preferir a los Muse rudimentarios del inicio o los tecnológicos fanfarriosos de la actualidad. Los Avalanch powermetaleros o los líricos-pop. El Bunbury introspectivo, el cabaretero, el latino o el anglosajón. Y por ir a un caso minoritario, te pueden gustar más los A Palo Seko brutos y rudos o los melódicos más accesibles de su último disco. Pero es que un grupo, un artista, no es un compartimento estanco (salvo casos puntuales). Ante todo es preferible la honestidad, que hagan, canten y toquen lo que le apetece y no repetir una fórmula una y otra vez. El grupo, es el mismo antes, ahora o dentro de diez años.

Y no me decanto porque a mí me gusta tanto los Extremoduro salvajes que reclaman los puristas (esos puristas que ya empezaron a dar palos incluso al ‘Canciones Prohibidas’ por el supuesto delito de usar violines -¡!-), como los melódicos actuales de temas extensos, más frágiles, con endurecimientos reducidos a crecimientos puntuales. En cualquier caso, podemos hablar de dinámicas de concierto, de actitud y de ritmo.

Ayer en Murcia la cosa empezó cruzada desde el principio. Por el momento, la puntualidad estaba siendo una constante en los conciertos de la gira, pero ayer la demora rozó los 40 minutos. Demasiado para quienes merodeaban el recinto desde las 12 del mediodía o para quienes, como es el caso, tenía que hacer un viaje para llegar y después volver. En cualquier caso, es algo que puede pasar porque forma parte de las reglas del juego de un espectáculo en directo. Pero, como decía, parecía que algo no iba del todo bien como se demostró en ciertos gestos sobre el escenario.

IMG-20140608-WA0001La introducción container-portuaria es excitante aunque no excesiva. Una entrada instrumental que con ciertos guiños blueseros, algo de hardrock y paseos de un lado a otro del escenario en forma de saludo o, visto de otra forma, como el que se asegura que rocía la gasolina por todos los rincones (llenos de flores) para que con la chispa todo prenda. La continuación con ‘Sol De Invierno’ la vi justita, ya que de por si la canción tiene una introducción propiamente dicha, por lo que la primera entrada queda como un coitus interruptus por muy buena que sea. ‘Sol De Invierno’, canción que abre el más equilibrado Deltoya interpretado a una cadencia una pizca inferior. Algo que de primeras ya me chirrió y que comprobé que se repitió en más de una canción anterior al Material Defectuoso. Estrofas y versos que tardan en completarse, variando ligeramente las versiones originales y que son un ejemplo de una conclusión que ayer pude contemplar desde cuarta fila: Robe seguirá siendo indómito, pero los años no pasan en balde.

‘Sol De Invierno’ y ‘Mi Espíritu Imperecedero’, ya un himno aunque le pese a más de uno, sonaron con una fragilidad vocal casi preocupante. Es cierto que era inicio de concierto, que la voz no está caliente, pero ni aun así. El paso del tiempo ha cambiado el registro de Robe, que se mueve mejor en territorios delicados que en procesos continuados donde la voz exige más cuerpo. “No es placer, es necesidad”, tal y como dice el ‘Al Cantar’ de Platero y Tú, que sonó como preludio al espectáculo. Y aunque cuando tiene que tirar de ronquera, lo saca con pundonor y porque la rabia la tiene en el estómago (o más abajo) es en los territorios medios donde se nota que quiebra. De ahí que las nuevas canciones salgan así, aparentemente más frágiles, más entregadas.

Extremoduro Murcia 3Ligeras indicaciones técnicas de Robe a la conclusión del primer tema, que se hicieron más evidentes indicando a Uoho con un golpe de manos que arrancara ya el comienzo de ‘Entre Interiores’. Si este gesto ya quedó algo raro fue mucho más patente después de ‘Pequeño Rocanrol Endémico’ (donde a Robe se le deslizaron un par de versos). Una conversación de 30 segundos donde las manos de Robe gesticularon de nuevo en exceso dirigiéndose de nuevo a Iñaki, al que se le vio ligeramente falto de conexión, que no de técnica, en las primeras canciones. Antes, una introducción clásica preludió la entrada de ‘La Vereda De La Puerta De Atrás’ que, pese a su suavidad, es una de las canciones que se celebran con mayor salto vertical por parte del respetable. La que me costó más digerir en la dinámica del concierto (puedo entender y es comprensible que quieran un inicio así) es ‘Calle Esperanza s/n’. Un frenazo demasiado brusco incluso para quienes poblaban las primeras filas, más ávidos de temas recientes que los indomables iniciales.

En cualquier caso, el ritmo de la primera parte se vio frenado por constantes salidas de Robe hacia su lado derecho y una sensación de guardar fuerzas bastante acusada ya que, de hecho, los devaneos por el escenario eran, literalmente, paseando.

Extremoduro Murcia 4Aunque en el disco es todo un pelotazo, se me hizo algo cruda ‘Locura Transitoria’ en el directo. Se me hizo más larga la espera hacia el arreón final de un tema que representa a la perfección la dualidad arpegios-caña medida con la que se mueven los últimos temas. En el último tramo de la primera parte del concierto, como viene siendo habitual, llegó el momento del tema inédito, ‘Canta La Rana’ (si es que finalmente se llamará así) que a mí me convenció sobremanera. Hay quien dice que es un coñazo, a mí, ver a Robe sentado de nuevo en la escalera, (como hiciera con ‘Contra Todos’ en la pasada gira) con en ese inicio de voz y guitarra a solas, me recordó un tanto a esos tres temas acústicos con los que completaron en su día la reedición de Rock Transgresivo. (Lo que viene a demostrar que el grupo es el mismo, pruebas de fragilidad y momentos más suaves los hay en toda la discografía o si no fíjense también en las similitudes conceptuales de ‘Desidia’ con ‘Mama’). Y también dan la sensación de que Robe ha llegado a un momento en el que le interesa mostrar y mostrar cosas nuevas que mirar atrás.  El tema además tiene sus partes endurecidas (de nuevo), como el propio ‘Contra Todos’ y los temas más extensos del Para Todos Los Públicos y un coreo de ‘Eo’ poco frecuentado por Robe, pero que le queda de perlas a la canción (una muletilla tipo ‘frío, frío, frío’).

Para cerrar, un fragmento generoso de La Ley Innata, al que añaden como guinda absoluta de perfección y uno de los momentos más vibrantes e introspectivos del concierto, varias estrofas nuevas para unir el Segundo y Cuarto Movimiento y que van en consonancia con la línea argumental. Texto que viene a ser casi una piedra Roseta que permite descifrar la terrible historia de ruptura psicológica que es La Ley Innata. Qué os voy a contar del juego de guitarras de esta canción cuando comienza a crecer. Una delicia. Aunque tampoco se escapó de un momento tenso, un ruido rajado se coló constantemente durante los tres primeros minutos que sacaron alguna mirada de entre resignación y rabia de un Robe muy contenido, cercano y amable en todo momento.

Extremoduro Murcia 6Tras el habitual parón de 20 (26) minutos que Extremoduro viene realizando desde finales de los noventa, comenzaba una segunda parte de concierto en el que, como ya hemos venido leyendo, vuelven a concentrar temas más intensos y directos que en la primera parte. La entrada de ‘Prometeo’ es muy poderosa. El juego de guitarras del riff ganando en velocidad (en lo vocal, como comenté, está algo frenada) es un símbolo del grupo, como lo es el enlace endiablado con ‘Sucede’, que no se produjo en el directo. A cambio, esta vez sí incluyeron ‘Jesucristo García’, pero muy alejada de su versión desbarre, por más que la filosofía esté ahí. Las dos partes argumentales del tema se separaron por un extenso desarrollo, de nuevo de querencia bluesera y con guiños evidentes a ‘La Tarara’ (que tiempo ha insertaban en el ‘Deltoya’). Le hizo perder mucho punch a la alegría generalizada inicial, aunque de técnica fue intachable.

‘Poema Sobrecogido’ es uno de mis temas favoritos del disco (posiblemente también ya de su discografía) por esa querencia tan Lole y Manuel admirados en sus inicios (por más que los de Rolling Stone se empeñen en citar a Triana como influencia en ese tema –levemente en los teclados, como mucho) y ya me avisaron de que en directo me quedaría aún más alucinado. Así es, no ya por la interpretación vocal de Robe, muy directa, sin remilgos y remangada en toda la expresión del quiebro flamenco que tiene el tema, sino por un desarrollo instrumental brutal tras un solo salvaje de Cantera, que ayer tuvo varios momentos sublimes (también en la Ley Innata). La canción crece y crece en un guitarreo constante y vertiginoso. Es pura locura. Pura víscera. Tras este empuje llegó el momento de la gira en el que rescatan un tema legendario (por ahora han caído fragmento de ‘Pedrá’, ‘Pepe Botika’, ‘Quemando Tus Recuerdos’…) y ayer fue para una canción por la que no hubiera apostado ni dándome cinco intentos: ‘Historias Prohibidas (nos tiramos a joder)’. Una canción que, si bien tiene un estribillo melódico, posee un fraseo agresivo que cogió a contrapié a más de un advenedizo.

Extremoduro Murcia 5En un ambiente cada vez más caldeado, ‘Mi Voluntad’ mantuvo el nivel aunque, dada la intensidad del tema, esperaba algo más de descontrol en su trasposición al directo. Para delicia (y gratitud mía hacia Robe y su banda) la inclusión en el setlist ayer de ‘Autorretrato’, uno de los temas que como alguno de ellos entra y sale del repertorio. La canción, además de ser una declaración de intenciones, tiene otro ejercicio guitarrero que podría escucharse en bucle hasta la extenuación, con ese solo de Uoho engarzado y ese regreso intenso que permite volver a empezar la melodía principal. Una demostración de técnica e intensidad que hace las delicias de los ávidos de guitarrazos.

Tras este crescendo, ‘Standby’ (mejor colocada que en giras anteriores’) hace un buen tándem con ‘Salir’, muy bien introducido por unos teclados muy efectistas. Que el Robe peleón y provocador con el público murió en la gira de 2008 se ejemplificó una vez más con ese “sí que me acuerdo” repetido varias veces al final de un tema repleto de gratitud, desde su inclusión hasta su interpretación. Cuando lo ‘supuestamente’ lógico sería poner fin al concierto con el ‘Ama’ posterior, Extremoduro termina por exprimir al público con la imprescindible ‘Puta’, siempre intensa, vibrante, entregada, y la muy considerada por el propio grupo ‘Qué Borde Era Mi Valle’. Me parece perfecto que quieran dar valor a un tema que encierra mucho más de lo que parece, pero quizá se debería cambiar el orden con su predecesora. Pecata minuta, opinión personal por dinámica de cada tema. Pese a que el inicio de guitarras Robe y Uoho coquetean con los silencios para buscar la complicidad del público en forma de grito, no llegó como correspondía. Lo que no quita para que se deje querer, tanto el riff como el descomunal, de nuevo Cantera. Por cierto, que de Miguel he escrito poco porque a su solvencia conocida añadió muy poco más. Tan solo una vez correteo al lado de Uoho, aunque se agredece muchísimo verlo cantar cada tema aunque no se acerque al micro. (Es una de esas cosas que como espectador he agradecido siempre, aumenta la empatía y demuestra un enganche y compromiso con lo que se está haciendo).

Extremoduro Murcia 7‘Ama, Ama, Ama y Ensancha El Alma’ se ofrece como presunto cierre de concierto, breve y conciso sin el alargue habitual que le hemos conocido casi siempre en cada gira. El broche está destinado a ‘El Camino De Las Utopías’, tema que como ‘Locura Transitoria’ ejemplifica de la mejor forma el nuevo estado creativo de la banda. Inicio reposado para el progresivo aumento de distorsión y velocidad y la despedida final de Robe (nada que ver con aquellos mutis por el foro de antaño, sino que, como al inicio, recorre cada rincon del escenario) que, limando asperezas o como el compañero que reconoce el esfuerzo o que intenta limar asperezas, se despidió del escenario no sin antes dar un ligero empujón cariñoso a Uoho, con el que parecía cerrar el conflicto previo o como quien festeja haber sacado adelante una noche difícil. Tradicional final con el alargue salvaje del ‘Rockin’ All Over The World’ de Status Quo, que Uoho trasladara de Platero a Extremoduro como guinda de sus conciertos.

Hay que ser conscientes de que Extremoduro mueve ya un espectro de público gigantesco y que es imposible que hagan un setlist a medida de cada uno. Los temas iniciales se celebran hasta casi el orgasmo en las primeras filas, mientras que los más duros y de desbarre guitarrero y de contundencia rítmica se bailan cual aquelarre de mitad hacia atrás. Siendo conscientes y realistas con esta verdad irrefutable, el repertorio es lo más equilibrado posible. Es la grandeza de convertirse en un grupo de rocanrol de masas. Pero no lo olvidéis ni unos, ni otros, de rocanrol.

 

Setlist Murcia:

  1. Intro
  2. Sol De Invierno
  3. Mi Espíritu Imperecedero
  4. Entre Interiores
  5. La Vereda De La Puerta De Atrás
  6. Pequeño Rocanrol Endémico
  7. Calle Esperanza s/n
  8. Locura Transitoria
  9. Canta La Rana (inédita)
  10. Dulce Introducción Al Caos
  11. Segundo Movimiento: Lo De Fuera
  12. (Nuevas estrofas)
  13. Cuarto Movimiento: La Realidad
  14. Prometeo
  15. Jesucristo García
  16. Poema Sobrecogido
  17. Historias Prohibidas
  18. Mi Voluntad
  19. Autorretrato
  20. Standby
  21. Salir
  22. Puta
  23. ¡Qué Borde Era Mi Valle!
  24. Ama, Ama, Ama y Ensancha El Alma
  25. El Camino De Las Utopías

 

 

Más sobre Extremoduro en RockSesión:

Crítica de ‘Para Todos Los Públicos’

Sobre la filtración del disco de Extremoduro y otras cosas

Crítica del libro-biografía autorizada

Crónica de Robando Perchas Del Hotel

Crónica de Extremoduro en En Vivo

Remember de ‘Somos Unos Animales’

Remember de ‘¿Dónde Están Mis Amigos?’

Remember de ‘Poesía Básica’ de Extrechinato y Tú

Anuncios

Publicado el junio 8, 2014 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: