Los Toreros Muertos – En Vivo

Los Toreros Muertos En VivoAunque a muchos os cueste creerlo, para un crítico musical es mucho más difícil realizar un análisis riguroso de un disco humorístico que de un trabajo poético, denso o de heavy metal progresivo con canciones de treinta minutos. Rigor y humor son dos términos de complicada vinculación a la hora de escribir. Por suerte, porque nunca está demás tener un amplio abanico de grupos con los que echarse una sonrisa, nuestro rock está repleto de formaciones de este corte. A bote pronto, Mamá Ladilla, El Reno Renardo, Lendakaris Muertos, Los del Gás, Gigatrón, Operación Mutante, Manolo Kabezabolo, Los Gandules, Engendro, los añejos Siniestro Total y Miguel Costas, Mojinos Escozíos, No Me Pises Que Llevo Chanclas, incluso Def Con Dos, Los Petersellers, Daniel Higiénico, el Chivi… y presidiendo toda esa corte el señor Javier Krahe, que está por encima de todos como padre espiritual y, conociendo su carácter crápula, quién sabe si algo más. Pero antes que toda esa colección de bandas, estaban Los Toreros Muertos, que por fin cumplen su sueño de tener su disco en directo. A los treinta años.

No deja de ser curioso que hable de este disco después de dedicar una trilogía de contenidos a Roberto Iniesta, el líder de Extremoduro, al que el sabiondo Pablo ya le vio maneras, dándole su voto en un concurso de bandas, llamado trofeo Yamaha, en la sala Jácara de Madrid allá por el año 1989.

Los Toreros Muertos lanzaron su primer disco tres años antes, en 1986. Ya hablé de él porque es uno de esos recuerdos que marcan tu infancia, nada más y nada menos que con el título de 30 Años De Éxitos. Un disco soberbio en el que se manifestaba el espíritu sardónico e hilarante de un Pablo Carbonell bien arropado por el infatigable Piccolini y con un nunca lo suficientemente reconocido Javier López de Guereña echando calidad en las cuerdas.

Casi de forma premonitoria, llega ahora En Vivo, el primer directo oficial de la banda. Parece que el destino hace justicia con quien así lo ha tributado durante largos años, ya que para tan magna ocasión graban en la sede del gran carnaval gaditano, considerado centro del humor cantado, el Gran Teatro Falla de Cádiz y, para cuadrar el círculo, el 28 de febrero, día de Andalucía. Otro guiño del destino para el onubense.

Los Toreros Muertos han seleccionado un total de 22 temas. No están todos los que son (echo en falta ‘Dejadme Llorar’ y ‘Mamá’), pero sin lugar a dudas sí que son todos los que están. Con Many Moure en el bajo y a los coros, Guillermo Piccolini en las teclas, Antonio Iglesias en la batería, Fernando Polaino en el banjo y guitarra y el propio Carbonell y su infantilismo recalcitrante y adorable en las voces y actitud, el directo es tan efectivo como sencillo. Las canciones tienen tanto poder hipnótico, tanta transgresión por su humor blanco, que poca zarandaja más hace falta.

El sonido inicial, los primeros cinco temas, podrían firmarse sin reparo alguno por los Madness más sobresalientes. Piccolini tiene mucho que ver en ello. ‘Probando’ es una de las mejores canciones introductorias que se recuerdan en nuestro rock, mientras que ‘Los Toreros Muertos’, ‘On The Desk’, ‘A Tu Casa’ y ‘Zis Zas’ mantienen el nivel muy alto para que no pares de mover el ánimo. Así, el recorrido continúa por una ‘Pilar’, compuesta y sin novio, por el machismo lleno de dudas de identidad sexual de ‘Manolito’, el ‘Mono de la NASA’ y la irónica ‘Soy Un animal’.

‘Hoy Es Domingo’ brilla como el sol matutino con ese costumbrismo burgués que da mucha grima, la divertida ‘La Naturaleza’, que calienta más el centro del concierto, para llegar al hedonista ‘Twist’As Loca’ y el himno eterno de ‘Mi Agüita Amarilla’, que suelta, como los grandes, mucho antes de finalizar la actuación. Del movimiento ska británico inicial la cosa se va calentando y poniéndose más latina con ‘Sin Dios’ y ‘Falangista’, pero sobre todo con ‘Tu Madre Tiene Bigote’, prolongada hasta el escarnio, y ‘Yo No Me Llamo Javier’, donde la electrificación es mucho mayor y el rollito funky es puro veneno.

El juego no esconde la calidad musical de ‘Para Ti’, nuevamente bella a las teclas. No podían faltar dos nuevos guiños a la opera prima, con la siempre vigente ‘DNI’ (el delirio que se monta por perder la tarjetita es hipocondriaca, pero tan real…) y con la tres cuartos de lo mismo ‘Bum Bum 1789’, que adorna su final, como no podía ser de otra forma, con un pito carnavalesco. Anticipo del fin de fiesta de ‘Hasta Siempre’, donde al pito, con perdón, se le suman cajas, bombos, palmas y bullicio.

Un gran disco que hace más felices a quienes crecimos con ellos y que es perfectamente válido para quien quiera acercase a su inocente (¿?) locura. En los tiempos que corren, no es poca cosa.

Tracklist:

  1. Probando
  2. Los Toreros Muertos
  3. On The Desk
  4. A Tu Casa
  5. Zis Zas
  6. Pilar
  7. Manolito
  8. Mono de la Nasa
  9. Soy un Animal
  10. Toma una Flor
  11. Hoy Es Domingo
  12. La Naturaleza
  13. Twistas Loca
  14. Mi Agüita Amarilla
  15. Sin Dios
  16. Falangista
  17. Tu Madre Tiene Bigote
  18. Yo No Me Llamo Javier
  19. Para Ti
  20. DNI
  21. Bum Bum 1789
  22. Hasta Siempre (la Canción del Adiós)

Anuncios

Publicado el junio 17, 2015 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: