Inconscientes – Quimeras y Otras Realidades

inconscientesLas comparaciones son necesarias por contextualizar o como referencia, pero nunca como argumento para el ataque. El hecho de que los discos de Robe e Iñaki en sus proyectos paralelos a Extremoduro hayan coincidido en el tiempo no debe ser óbice para que los reaccionarios usen este doble disco de Inconscientes como arma arrojadiza. Es absurdo plantear límites a la creación. Al que le guste todo ‘ordenadito’ dentro de unos cánones rockeros y sus oídos no le lleven más allá, está claro qué álbum preferirá. Pero quienes tienen más registros y una mentalidad más abierta deben estar retozando como cerdos que hozan, como en el ‘Desarraigo’ de Extremoduro. Y como los propios protagonistas de este asunto circunstancial, que son el Antón e Iniesta, con los que he tenido la suerte de hablar en las últimas semanas, quienes más están disfrutando de este asunto. La cosa está muy clara, no le busquemos más sentidos y disfrutemos de la música en su amplia concepción. Inconscientes regresa nueve años más tarde con ganas de rocanrol, de contacto directo, de sudor y lubricación. Quimeras y Otras Realidades ayuda a ello y con miras mucho más trascendentales.

Iñaki definía el primero de su inconsciencia como “una vomitona”. Ha sido este disco el que le ha hecho tomar conciencia y consciencia de que esta banda, dada la enorme cantidad de trabajo que ha empleado en la composición, arreglos y conclusión de estas canciones, está al nivel emocional de sus otros dos nombres de cabecera, que se emociona con solo escuchar. El bajista de Extremoduro desde 2001, Miguel Colino, y el baterista desde 1997, José Ignacio Cantera, le acompañan en el viaje junto a Jon Calvo que, pese a que su grandeza como vocalista es la misma aquí como en su Memoria de Pez, obtiene el reconocimiento que merece cuando se pone al frente del micro. Y es que no es fácil tocar con los músicos de Extremoduro y tener la imponente personalidad propia que tiene su voz y sus maneras. Un ‘regalo envenenado’ del que él sale victorioso, más aún después de la madurez adquirida en nueve años. Además, han contado con las teclas y coros de Aiert Erkoreka, la percusión de Gino Pavone, los coros de María Martín y Sara Íñiguez (Rubia), la viola de Humberto Armas, el violín de Jorge Guillén y la trompeta de Pachi Urchegui.

Quimeras y Otras Realidades son dos discos en uno, que no un disco doble, tal y como se empeñan en recalcar sus creadores. Hay una división de temas que van al pan, y otra facción de temas que va al vino. Todos ellos están grabados con la manifiesta intención de la vieja escuela setentera, a veces más palpable que otras pero, en general, conseguido. También hay un deseo explícito de que el volumen de la mezcla no sea muy alto (como en los setenta) para que sean los altavoces quienes hagan su trabajo y no la fuente emisora (es decir, lo contrario de lo que impondría el maldito grunge, aunque este es otro tema, que me pierdo y al final acabo maldiciendo a Los Planetas, para regocijo vuestro).

El disco de canciones directas es ‘Otras Realidades’. Ocho cortes en los que la filosofía queda clara, con algún desliz al que llegaremos luego. Es realmente complicado salir de la reproducción en bucle de los cuatro primeros temas. ‘Otra Realidad’ enamora con la solidez de su riff, la contemporización musical del fraseo, la bella base rítmica y la voz de Jon que da la bienvenida con una mágica combinación entre corporeidad y ligereza. Pese al carácter inmediato, el break instrumental del tercer minuto le da un aura progresiva que Iñaki me reconocía estar explorando de cara a los nuevos temas. Ello, claro, retoma en el clímax de retomar la melodía principal. Sin bajar el nivel y mucho más peleona, ‘El Último Hombre Libre’ nos ofrece una escala de bajo muy Extremo (‘A Fuego’). Aquí las guitarras se engarzarán una tras otra en un ejercicio más de Iñaki, que ha sacado el amplio catálogo del manual de estilo para quedarse a gusto. Las melodías dobladas darán la luz a una coda final muy melódica y adictiva, tentando a la mala suerte. (“Escondo la sal, el espejo tembló, solo quise acunar a las hojas del trébol, al gato negro, al grillo muerto, al pie del conejo, al grito del perro, al ojo del tuerto que me miró”).

Siguiendo con la escalada energética ‘Arden Las Sábanas’ nos ofrece la canción con estribillo más abierto de la lista. Por su parte, ‘Detrás del Universo’ tira de influencias blues para su concepción y que se torna en un medio tiempo de grandes hechuras en su evolución creciente. Ciertos aires gospelianos en los coros (que quizá hubiera cargado más las tintas en ellos) le dan un empaque encantador. La coda final recordará algunos pasajes instrumentales de los últimos años de Iñaki. ‘No Te Detengas’ es uno de los temas que mejor muestran el carácter opaco de los textos, que ofrecen una interpretación directa y ciertos guiños a la ‘rareza’ que en ocasiones despiertan otras imaginaciones (no hay que olvidar que Kutxi Romero ha perfilado alguno de ellos, sin especificar cuáles). La canción brilla una vez más por su aportación en las fases instrumentales, donde encontramos otro tipo de solos, otro nuevo tono enciclopédico.

‘Polvo Eres’ es un rocanrol hedonista y guasón, casi de ascendencia plateresca (pasando por Status) y con unas efectivas teclas que ponen el roll al rock. La letra también ayuda. ‘Ayer’ es la balada de este primer disco. Un tranquilo bamboleo donde al final se añaden los arreglos de cuerda y que, como anticipaba, hacen pensar que está canción podría haber entrado en el ‘Quimeras’, destinado a otros ambientes. La primera parte concluye con la instrumental ‘Jugando’, que no deja de ser precisamente eso, un diálogo compuesto por Uoho y Colino, certero, conciso y vitaminado.

La segunda parte, con otros temas más líricos, se abre con ‘Cacareo’. Un tema intenso, de nuevo bluesero, muy cargado en los coros y con ese vibrato especial de Jon que consigue captar la atención con facilidad. Quizá el último minuto eleva el metraje sin necesidad, pero no aleja el sobresaliente. ‘Encadenado’ destaca sobre todo por el rollo que le confiere la sonoridad de la armónica, con una cadencia entre el cabaret y la resaca foxtrot.

‘Soy Mi Enemigo’ es uno de mis favoritos y por su sonoridad quizá era más propia de disco 1 que la mencionada ‘Ayer’ pero, vamos, no dejan de ser minucias conceptuales. Ofrece uno de las más hermosas guitarras del álbum, junto a una letra cíclica y circular, “para que mañana todo siga igual”. Entonces sí, llega ‘Mi Desierto’, la canción más dolorosa del disco, firmada por Iñaki y María Martín y que tiene un porte de ausencia muy poderosa. Por la concepción de los arreglos de cuerda y el desarrollo de guitarras, es inevitable ver mucho de La Ley Innata aquí.

En el tramo final, ‘Empieza La Función’ retoma el rock clasicote, casi Stray Cats aparecen al fondo del bar, con firma Uoho y de querencia escénica, con la explosividad que dan los vientos metales a la sonoridad del estribillo musical. ‘Debajo de un Abedul’ es el tema que firma el gran Carlos Chaouen, nunca lo suficientemente reconocido. (“Y ahora, yo soy el sol: el que muere en tu boca, el que mueve las sombras, el que lleva el amor”). Otro medio tiempo delicado y con unos arreglos sencillos pero certeros. ‘Sin Fronteras’ pondrá un colofón pacifista, silbido inocentón y romántico incluido como remate, a un trabajo enjundioso en el sonido, quizá con menos fuegos artificiales de lo previsto, pero con la pólvora preparada para darte el calor necesario para sudar.

Nos veremos las caras.

 

En Spotify.

Tracklist – Lista de Canciones:

Disco Uno Otras Realidades:

  1. Otra Realidad
  2. El Último Hombre Libre
  3. Arden Las Sábanas
  4. Detrás Del Universo
  5. No Te Detengas
  6. Polvo Eres
  7. Ayer
  8. Jugando

 

Disco dos Quimeras:

  1. Cacareo
  2. Encadenado
  3. Soy Mi Enemigo
  4. Mi Desierto
  5. Empieza La Función
  6. Debajo De Un Abedul
  7. Sin Fronteras

 

 

 

Anuncios

Publicado el diciembre 22, 2016 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: