Entrevista a Robe: “si no siento las cosas soy incapaz de cantarlas, me sentiría ridículo”

Robe RockSesion Andrea Silvan1La pasada semana se presentaba en rueda de prensa el segundo trabajo del proyecto más personal de Robe. Tras Lo Que Aletea En Nuestras Cabezas, el extremeño publicaba hace unos días Destrozares, Canciones Para el Final de los Tiempos. El hecho de que, por motivos personales, no pudiera estar en la rueda de prensa no impidió que tuvierais cumplida cobertura igual que el año pasado, ni tampoco, gracias al gesto de Robe y su gente, que pueda ofreceros mi entrevista personal con él. Obviando muchas preguntas y respuestas que se dieron en la rueda de prensa, y teniendo claro que el disco es un rechazo a la Humanidad que ha generado este caos, en esta conversación pretendo ahondar un poco más en la mente del autor, como escritor y como músico, y ello nos lleva a otros derroteros, casi siempre imprevisibles. Esta es la entrevista con Roberto Iniesta. (FOTOS: Andrea Silván para RockSesión)

Destrozares es el segundo disco de este proyecto. ¿Sentías que, después de la sorpresa del anterior, en este, te jugabas más? Por aquello de que es más difícil mantener la expectación y que la gente pudiera estar ya ‘preavisada’.

La verdad es que no, a mí el disco me ha gustado y no había tanta sorpresa, pero había otras cositas. El conocernos mejor, ver mejor las posibilidades que teníamos con los instrumentos… La primera vez fue una sorpresa incluso para nosotros porque no teníamos ni idea de cómo iba sonar eso e íbamos un poco a ciegas, experimentando… y esta vez sí que hay un poco más, tras conocer las posibilidades y experimentando también, pero viéndolo todo un poco mejor.

¿Qué grado de ‘influencia’ en la libertad creativa actual tiene contar con el respaldo de un sello como el de Alen, que es músico, y que en cierta forma entiende que no se pueden poner plazos a la creación como puede ocurrir con otros sellos más grandes?

Es importante estar con un sello así, pero no solo por las fechas, porque a veces hay cosas que no salen a la primera, y la mayoría de las compañías discográficas o las multinacionales lo que quieren es resultados. De música no entienden y les vale cualquier resultado, todo les va bien. Tener alguien que es músico y que mira por la parte artística como mira, es un respaldo enorme. Es alguien que piensa igual que tú, que ha hecho una discográfica harto ya de que no funcionen y no hagan su labor.

Sé que no sabes si habrá gira, pero me da la sensación de que estas canciones nacen más del proceso natural de una banda, más que una reunión de músicos, con temas más inmediatos, de golpeo escénico. (El Cielo Cambió de Forma, Cartas desde Gaia, Puta Humanidad).

La verdad es que el primero estaba claro que era un disco que no lo íbamos a tocar en directo. Estaba superclaro, no se pensaba en ello para nada. Por eso había una canción tan cortísima y otra superlarga. Y en este… no hemos pensado, no lo hemos pensado con esa intención. Ahora no lo descartamos, pero no se hizo así. Pero sí es verdad que el rollo de conocernos mejor, saber con lo que contamos… eso ha influido para que sea el disco sea como más fácil de escuchar.

Más natural…

Claro… Es que no es fácil encontrarte con una gente que no conoces de nada, con unos instrumentos que no conoces de nada, que al principio no sabes ni cuáles van a ser y es difícil irte compenetrando y saber qué puedes hacer con cada uno. En este segundo ya sabiendo muchas más cosas sí que ha influido en que sea más fácil de escuchar.

Hablando un poquito de las canciones, en ‘Cartas desde Gaia’ hay un guiño evidente a la jota extremeña, (Risas de Robe),  que ya has usado en Extremoduro. ¿Cómo fue el punto?

(Risas) Ahora tiene más razón meter una jota, que somos los seis extremeños. Bueno, nos salió natural, no fue algo buscado, ni premeditado… como la mayoría de las cosas, surgió así y nos encantó.

Es que es como decir, “mirad, he aprendido, sé más y ahora a esto le meto un toque lírico” que antes…

(Risas) era más a lo bestia.

También hay otra conexión con el pasado con Chinato en ‘Del Tiempo Perdido’, con esos versos que ya estaban en Pedrá. Creo que son dos muestras muy claras de que ni existe un Robe de antes, ni un Robe de ahora, sino que al fin al cabo es el mismo, en función de apetencia.

Lo que hay es una evolución. No hay un cambio en la manera de pensar, ni nada. Puede que el primer disco fuera más romántico y este sea más guerrillero, pero son estados temporales. Un disco te coge de una manera y otro de otra, pero sigo siendo el mismo y sí que lo noto yo que, vamos, hay cosas de antes. Cuando puse los versos de Chinato pensando en que había unas frases que de esta canción que se parecía a la suya, dije “mira, si esto ya ha salido hace veinte años o más” (risas) y sí que me hizo gracia y ahí además no lo puse. Entonces, cuando cogía alguna cosa y la cambiaba, no sabía cómo ponerlo, porque no es del autor, ni deja de serlo…. Y en Pedrá no puse nada y ahora lo he podido poner.

Ahora que quizá la referencia sea más vaga…  Al final creo que no te has alejado tanto, que igual que inventasteis el Rock Transgresivo, que era diferente y transgredía, lo que haces ahora sigue siendo transgresor, para  aquellos más reacios, más cuadriculados, estás transgrediendo su comodidad, su zona de confort.

Sí, creo que sí. Creo que la transgresión sigue estando en las letras, lo que pasa es que rock transgresivo no es, pero habrá que inventar otra palabra. Yo no sé el estilo. Intento siempre hacer cosas nuevas y, lo he dicho muchas veces, sorprenderme a mí mismo para sorprender a los demás.

Pero el adjetivo sí está, aunque no sea rock, porque mueves unos estándares que no todo el mundo sabe asimilar.

Mucha gente reacciona raro. Y yo sé que también las cosas tardan un poquito en entrar. Yo me acuerdo que cuando que cuando hicimos La Ley Innata, que ahora todo el mundo dice maravillas de ese disco, al principio había mucha gente que decía “pero bueno, ¿esto qué es? Esta música tan rara, solo una canción, ¿esto cómo es?”. Y mucha gente se quejaba, y creo que ahora casi todo el mundo está de acuerdo que es un disco buenísimo y completo en todos los aspectos. Creo que hay que dar un poco de tiempo que la gente lo asimile. Asimile sonidos y se dé cuenta de que no siempre por cojones tiene que haber una guitarra eléctrica ahí haciendo punteos. Ahí, por cojones. Hay muchos instrumentos y todo se puede sacar su jugo.

Al hilo de tu respuesta, adelanto una pregunta que quería hacerte,  en la entrevista anterior, te preguntaba sobre perder ese ‘miedo’ a mostrar la fragilidad vocal, a que no era necesario tener que gritar o cantar encojonado todo, me parece que, siguiendo con la evolución, este ha sido el disco en el que más generoso has sido en cuanto a la instrumentación porque salvo en la introducción de un par de temas la guitarra apenas es protagonista.

Si bueno, es que habiendo tantos instrumentos que ejercen como solista tampoco me apetecía con la guitarra quitarles ese puesto. Tenemos un saxo, clarinete, piano, el acordeón que ejercen como solistas y sobre todo el violín… Me apetecía y me parecía que era mejor mantenerme en un segundo plano, de acompañar y de estar integrado en la música. Mejor, era como demasiados solistas. Por eso ha sido.

En los coros o segundas voces pasa algo parecido porque Lorenzo tiene un papel más destacado.

Pues sí porque tiene una voz muy bonita, que nos gusta mucho, tiene muchos registros, cambia mucho su manera de cantar y tiene una voz que da mucho juego para diferentes cosas. Hemos querido quizá darle más presencia.

Siguiendo con las canciones, dices que nunca quieres mostrar más de lo necesario pero en ‘Del Tiempo Perdido’ pareces presentar un pequeño balance vital.

(Silbea un sí prolongado) Sí… puede ser sí (sonríe).

Sobre todo esa sensación de ser consciente o plasmar por primera vez la consciencia de saber que ha pasado más tiempo del que queda.

Pues sí (risas). Voy siendo consciente cada día más.

(Intuyo que es difícil que entre a mostrar una confesión personal por la respuesta entre sonrisas de pudor e intento sacarlo del apuro). En cualquier caso, ¿nunca hay un arrepentimiento por lo que se ha hecho, no?

No. Soy lo que soy por lo que he hecho bien y por lo que he hecho mal. Cuando dicen “¿te arrepientes de haber hecho esto?”, bueno, me arrepiento… Es que me parece muy fácil arrepentirse de las cosas. A lo mejor si no hubiera hecho esto no hubiera llegado hasta el sitio siguiente. Si a lo mejor te pilla una moto, no te pilla un coche. (Risas). Yo qué sé. Si dices vamos a borrar lo de la moto, me arrepiento, a lo mejor te pilla… Las experiencias, lo de arrepentirse de ellas, es un poco… suena un poco raro.

Comentario friki, de hecho hay un disco de Extremoduro  o te he leído alguna vez que dices que, en todo caso, “me arrepiento de lo que no he hecho”.

De lo que no te has atrevido a hacer, sobre todo.

el3c0179n

 

Y está claro que otro de los temas que más está dando que hablar es ‘La Canción Más Triste’. Comentabas en la rueda de prensa que no tiene porqué referirse a un momento presente, que pueden ser cosas pasadas, que tiras de imaginación. Me da la impresión, y perdona si igual ahondo demasiado en la personalidad, que estás matando demonios del pasado, como que tu ‘yo poeta’ necesita, como creador, controlar las sombras o rendir cuentas. No sé si hay algo por ahí de eso.

(Se sorprende y entona muy claro) Pues sí, puede ser. Puede ser.  (Silencio) Yo ya te digo que no soy muy consciente cuando escribo de por qué me vienen esas cosas. A veces suelo descubrirlo luego, veo la canción y digo, coño, aquí estoy hablando por tal cosa, pero cuando estoy componiendo no suelo ser muy consciente de qué palabras me vienen o qué frases me vienen, qué pensamiento. Pero está claro que todo te viene de algo. El cerebro tiene muchas capas y puedes tener cosas ahí que tú mismo no piensas en ellas conscientemente, pero ahí las tienes. Yo lo que intento es dejarme libre y dejar salir lo que hay ahí, que a veces lo entiendo y a veces no. 

A veces el grado de implicación es aleatorio, entonces.

Claro porque a veces eres tú mismo, pero otras que puedes estar hablando de alguien, de algo imaginado… Bueno… Y así se puede ocultar todo el fondo y no mostrarte del todo transparente. A veces se necesita camuflarlo un poco, entre otras cosas. Puedes meter una verdad entre un sueño, entre una cosa que hayas imaginado, o que le haya sucedido a otro.

Y supongo por lo que tú comentabas en otra entrevista (Creo que aquella por mails del Robando Perchas) que había canciones que por lo que significaban ya no querías cantar porque te recordaban cosas que no te apetecía revivir. Es una forma de curarse en salud…

Sí. Hay canciones que hasta yo mismo le puedo dar diferentes significados. Al haber metáforas tú mismo podías estar pensando en una cosa y, ahora, trasladándolo a este momento, sintiendo cosas diferentes. Pero hay otras que no, hay canciones explícitas, que me llevan a unos momentos que sí que estaba jodido cuando las hice y que no las puedo cantar porque no soy un cantante, cantante. Yo si no siento las cosas soy incapaz de cantarlas, lo primero porque me sentiría ridículo. Lo segundo porque supongo que a nadie le va a gustar eso así. Sí que hay canciones que, la verdad, las he dejado a un lado porque era imposible ya cantarlas. (silencio prolongado).

Bueno, cierro esta parte quizá más íntima y me gustaría que comentáramos algo a lo que ya quise hacerte referencia en la entrevista anterior. Tus discos siempre han contado con ilustradores, cuadros como en recopilatorio de Extremoduro, también en Lo Que Aletea En Nuestras Cabezas, el videoclip de Y Rozar Contigo, Goya en el último videoclip. ¿Has descubierto un mundo de posibilidades en esa vinculación de pintura con tu música?

Bueno, (se lo piensa). Más que una vinculación es… Yo soy músico y escritor y eso es lo que hago, pero la música no la das suelta, sin envolver. La das en vídeos, en cosas. Es una manera muy buena de apoyarte en otras artes y no dejarlo pasar. Hay que poner algo en la portada, pues me parece muy bien usar las gráficas del disco para utilizar otros artes y para que la gente tenga una sensación más completa, no solo la música. Quizá las imágenes ayudan a entender o a que la imaginación vuele más. En los vídeos ya sabes que no me gusta un carajo salir haciendo un playback, no lo veo yo… Que alguna vez lo hemos hecho, pero muy excepcionalmente. Está bien hacer videoclips pero que tengan algún tema o que traigan otro tipo de arte, un poco por suplir el que yo pase de no hacer videoclip. Tiene que ser una cosa que yo me lo crea mucho. En el último disco, el único que salimos (se refiere a ‘De Manera Urgente’) es que estábamos tocando de verdad, cuando estábamos grabando. No me motiva eso de hacer un playback, pon la canción y haz con que cantas. No le veo el punto a eso.

Esa fusión que pretendes, de unión de artes, va mucho en consonancia con el hecho de que a Dylan le den un Nobel de Literatura.

Las artes no están tan separadas, han estado siempre unidas. Lo audiovisual, el espectáculo, oyes cosas, ves cosas. Y siempre que pueda dar arte bueno y de verdad, mejor.

Pero esta afición a la pintura en los envoltorios, ¿no esconde un Robe pintor o sí?

No, pero me gustaría ¿eh? (Risas) Me gustaría. Pero es que… no se me da bien.

O sea que lo has intentado.

Sí, lo he intentado (más risas) pero no sé. Hay veces que te gusta un arte porque tú ves cómo disfruta el tío que lo hace (risas) y ves cómo… Y sí que lo he intentado, pero no…. No hay manera. (Más risas).

Creo que es evidente que en este momento las posibilidades creativas que te ofrece este proyecto son tan atractivas y aún tan explorables que me parece muy adictivo, que se me hace difícil pensar en el paso atrás.

¿Te refieres a Extremoduro? Pues no lo sé. (Se sonríe) Sí que es un cambio y un paso… Pero… No lo sé. No sé. Ahora sé que quiero hacer esto. A lo mejor dentro de un tiempo hacemos gira, o a lo mejor acabo harto de esto y quiero otra vez lo otro. No lo sé. Intento no hacer planes. Ahora disfruto de esto y con Extremoduro supongo que seguiré pero todo depende de las ganas. No voy a forzar nada. Todo tiene que ir por su camino, no se pueden hacer forzadas, llevo ya muchos años haciéndolas así. No tengo tantas giras a la vista como para decir voy a hacer una con esto, otra con esto, otra con esto… Ves las posibilidades, hay que ir eligiendo y no pienso hacer nada forzado. Entonces no puedo decir nada. Ahora solo estoy pensando si hacer gira o no. Extremoduro de todas formas no ha sido un grupo cerrado, hemos evolucionado y cambiado en la manera de hacer las cosas. No es lo mismo que antes, no es muy cerrada. Es una cosa abierta, pero no sé qué pasará. No sé qué pasará.

Me decía Bunbury una vez (que por cierto, siempre ha hablado muy bien de ti) que él considera que lo mejor siempre está por venir, que nunca tiene la sensación de haber dado con su disco definitivo. ¿Crees que lo mejor de Robe está aún por venir?

Claro, claro, es que si no lo tuviera… Es que eso es imprescindible. Los únicos que no lo tienen eso son los Rolling Stones. (Risas) Yo siempre he pensado que lo mejor no lo he hecho todavía es que entonces sería un desánimo total, que ya has hecho lo mejor y que de aquí pa’lante… A mí siempre lo último que hago tiene que ser lo que más me gusta, no puede ser que piense que bah esto comparado con aquello es una mierda. Si pienso eso es que lo descarto. Tengo que sentir “oh, verás cuando lo oiga la gente qué guapo”. No el “bueno, no es tan bueno como aquello, pero me vale”. No, ese pensamiento no puede ser, el que es artista de verdad tiene que pensarlo, porque cada vez sabes más cosas, cada vez vas haciendo y sabes que puede tener en inspiración momentos mejores o peores pero sabes que eso va y viene, pero sabes que a la que agarres uno bueno, puede ser lo mejor. Un artista de verdad debe pensar eso por obligación. Si pensara que lo mejor lo he hecho ya y que el resto va a ser un quiero y no puedo, lo dejaría. Ahora mismo de todo lo que he hecho el disco que más me gusta es este.

Si no tanto un quiero uno puedo hay gente más encasillada… y no va más.

Yo tampoco le digo a nadie cómo tiene que hacer las cosas. Yo entiendo que haya gente que no le gusten las sorpresas y que les guste este tipo de grupos, hay mil maneras de ser porque si no te aburrías.

el3c0125

 

En la rueda de prensa te preguntaron por Dani Martín y aunque no quiero tirar por ese camino, porque me parece lógico que artistas quieran colaborar contigo, pero sí que me genera dudas el tema de los directos. Hace poco Rosendo y El Drogas o Los Suaves, antes de que Yosi, el pobre, se abriera la cabeza, se hacían unos DVD ‘homenajes’ invitando a decenas de colaboradores, con mucha gente. ¿Eres reacio estas cosas? ¿Te ves haciendo algo así? Porque uno ve la lista de invitados y siempre acaba diciendo, coño, aquí falta Robe.

Ya. No me gusta mucho participar en estas cosas (entre risas). ¿De qué punto? ¿Yo llamar a gente o que me llamen a mí?

Hombre, desde los dos lados, pero entiendo que si no te gusta ir, tampoco te va a apetecer hacerlo tú.

Yo cuando estoy de gira, necesito estar muy de gira. Y cuando estoy haciendo temas y estoy en casa, necesito estar muy en ello y mentalizarme de las cosas. Luego me gusta hacer las cosas ensayadas y estas cosas a la carrera no me van mucho, pero sobre todo es mi estado de ánimo. Es que ahora estoy haciendo una cosa y tengo que cambiar el chip y me tengo que mentalizar. Ya sabes cómo hago las giras, hago una gira y la hago totalmente, no hago un concierto y luego paro y luego hago otro dentro de un mes. No podría. Tengo que estar metido en ello y concienciarme y hacerlo. Por eso estas cosas… yo… no… no me tira, me cuesta mucho trabajo hacerlas. Y si alguna vez lo he hecho es porque ya estaba metido en gira, con el movimiento, con otro aire y lo he hecho. Y en los discos no me gusta, los trabajas, les das muchas vueltas… Y el hacer las colaboraciones, que se hacen muy deprisa, corriendo, muy… pues no me suelen gustar. Son cosas muy rápidas que tú has trabajado mucho. Llegar y aprenderte la canción en un momento y luego has quedado ya con alguien… Como que luego da rollo quitarlo aunque no te guste cómo queda. Son cosas que… un poco de compromiso y no me gusta andar con compromisos. Si la cosa sale natural porque alguien conoce la canción y le mola pues sí, pero forzarla no me gusta.

Estamos en un año muy convulso de gente que se nos va yendo, como Leonard Cohen, Bowie, Lemmy o Manuel, de Lole hace un poco más. ¿El futuro va a tener grandes nombres como estos tal y como está la cosa?

Hombre, esta gente ha estado ya muchos años en la música, supongo que la gente de hoy el día de mañana serán igual, pero lo que sí es verdad es que en España cuesta que salga gente. Sobre todo en el Rock, ya lo decía en la rueda de prensa. Las discográficas no cumplen su papel y parece que es más difícil salir y mantenerse que antes. Con un contrato antes ya tenías la mitad del camino. Hoy con Internet, con toda la globalización es más difícil para los chavales. La prueba es que salen pocos grupos nuevos y al final todo viene forzado, también con los tributos, que la gente prefiere escuchar una versión que un tema que no ha escuchado nunca. Espero que vaya saliendo más gente porque sí es verdad lo que dices, que en un futuro puedan ser de verdad referente, pero veo que la industria de la música está en unos años de transformación que se tiene que asentar todavía. Puedes meter la música en Internet y qué cojones…

Pero eso no te llena una sala…

No y cómo la va a encontrar la gente con todo lo que hay. Es que no quiere decir nada porque hay millones. Antes se oía en sitios, ahora en la radio se escuchan los poquísimos mismos grupos, nada de rock o casi nada y bueno… los nueve o diez discos a los que se hacen promoción que suenan todos en los mismos y para sacar gente nueva eso no vale. En España no hay televisión ni pollas. Están los coleguitas de Radio 3 que se empeñan en sacar gente nueva o en hacer caso y poco más.

En ese sentido el indie parece que tener más movimiento en cuanto a novedad…

Hay un movimiento pero porque está un poco más apoyado, pero no mucho más. Programas buenos de televisión solo está Los Conciertos de Radio 3 y para de contar. No hay otra cosa nada más que memeces (risas) y gente que va a hacer cosas absurdas.

La última: en este 2016 han cumplido 20 años dos discos fundamentales como el Agila de Extremoduro y el Omega de Enrique Morente con Lagartija Nick. Da la casualidad que en 1979 veían la luz el mismo año el debut de Leño y La Leyenda del Tiempo de Camarón. ¿El flamenco y el rock sería el mismo a día de hoy sin esos discos?

Hombre, son discos que han marcado muchas cosas. Han marcado lo que se puede hacer. Han ido abriendo puertas. No sería lo mismo, desde luego que no. Hay puertas que se han abierto con esos discos y maneras de decir eh que esto también existe, que esto también se puede hacer y al final la vela que va delante es la que alumbra.

Ya lo decía Camarón, ¿no? “con la luz del cigarro yo vi el molino”.

Claro (risas).

Gracias por tu atención y por tu paciencia.

Gracias a ti.

Seguro, o espero, que hablemos en otra ocasión.

Pues sí. (Risas). Seguro que sí. Si al final hacemos gira, seguro que hablaremos (risas).

 

Aquí tenéis todos los contenidos publicados sobre y con Robe en RockSesión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el noviembre 28, 2016 en Actualidad y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: