Archivo de la categoría: Críticas Discos

Sölar – Rompiendo Esquemas

Si ayer le echamos halagos al sello discográfico de Nooirax Producciones, hoy también merece especial mención la gente de Clifford Records. Un sello discográfico que se mueve entre el rock independiente, el estruendo árido y el pop rock de estilosa corte sesentera (Los Summers, Leone, Petrelli, Los Mejillones Tigre, Los Marcianos, Los Turistas, The Vinylos, Los Glosters, Lady Banana…) pero que también hinca sus dientes de vez en cuando en pasajes metálicos (ahí de hecho está su firma metálica en la que varias bandas del heavy metal han editado sus vinilos en tiempos recientes –Azrael, Dünedain, Adamantia, Injector, Slowburn). Sin llegar al subsello ‘Steel’, Sölar se mueve entre esas dos aguas. Por lo que el título del disco no puede ser más acertado. Los riffs son de ascendencia metalera, el golpeo y la actitud también, aunque la melodía le emparenta con el registro más indie e incluso se destilan aderezos de programaciones y teclas que aumentan la paleta de sonidos. Una producción que firma el reputado Carlos Hernández Nombela, grabado en El Castillo Alemán (Madrid), que en los últimos tiempos ha sido el culpable de esa explosión sónica que ha firmado con Enemigos en su último Bestieza, o con ese estruendo tan elegante como visceral de Triángulo de Amor Bizarro o el nihilismo afectado de Carolina Durante. En suma, una apuesta valiente y decidida en un disco que ha sido cocinado a fuego lento por el consabido paréntesis en el tiempo que supuso para los lanzamientos y los proyectos a medio plazo el año pandémico. Desde la cantera granadina, Sölar busca no sonar a nadie y alumbrar su propio personal camino.

Lee el resto de esta entrada

Astrobahn – Fuego

Poco más de un mes lleva en la calle el Fuego de Astrobahn. Una de esas bandas con las que trabaja el sello discográfico Nooirax Producciones y cuyo catálogo, por estar tan fuera de tendencias y por dar cabida a tantísimas formaciones de rock independiente, instrumentales, oscuras, progresivas, stoner, contundentes y de esas amantes de desarrollos complejos, no ha caído en gracia siempre en esta casa, aunque no hayamos traído demasiados discos del sello (ya saben, es que es imposible escribir de todo lo que sale). En este caso se trata del tercer disco de este cuarteto madrileño que, con sangre nueva tras una ligera reestructuración en su alineación, afianza su apuesta por el rock alternativo que lo mismo se tira unas líneas melódicas accesibles que lo mismo endurece las texturas hasta afilar el punto a casi un territorio metálico o de noise o shoegaze, teniendo también un espectro oscuro, casi emo. Todo eso en menos de cuarenta minutos en estos ocho temas que dan vida a su Fuego. Parece casi normal tanta variedad en tan poco, como también la furia acumulada, si tenemos en cuenta que han pasado ya nada menos que ocho años desde el lanzamiento de su segunda entrega, titulada El Mundo Se Para, un nombre casi profético visto con los ojos por encima de la mascarilla de nuestro presente aletargado. Un sonido, aseguran, más directo y compacto con el que buscan su apuesta definitiva que les consolide en la escena. Si por los motivos que fueran no acabara siendo así, sin duda que al menos podrán decir que se han quedado bien a gusto.

Lee el resto de esta entrada

Morgan – Home (Live At Circo Price)

“I am lost and I need to find my place. I am just running to find my way home. Where is my home?”. La anhelante pregunta que lanza Morgan en su tema Home ha encontrado respuesta siendo elegida como título para su primer disco oficial en directo (aunque por el momento sólo haya salido en formato digital, algo que llevamos como una espina en el corazón quienes somos amantes y románticos del formato físico), porque precisamente su casa es el escenario. Apenas unos días antes de que los acontecimientos se precipitaran, la banda formada por Carolina de Juan (voz y piano), Alejandro Ovejero ‘Ove’ (bajo y coros) Paco López (guitarra y coros), David Schulthess (teclados y coros) y Ekain Elorza (batería) publicaba una foto desde el estudio de grabación y con la que anunciaban que ya habían terminado de grabar su cuarto disco. Las cuentas no salían, claro. North, Air… ¿Dónde estaba el tercero? Días después se despejaba la incógnita, Queen mediante, ya que su versión del ‘Somebody To Love’ servía de adelanto, un día antes, del lanzamiento de este Home (Live At Circo Price) que recoge las mejores tomas de los dos conciertos que el grupo ofreció en dicho espacio de la capital el 19 y 27 de enero de 2019, en la programación de Inverfest. Sin más trampa ni más cartón. El repertorio y su orden es el que ofrecía la banda en la gira posterior al lanzamiento de Air, con los temas de los dos álbumes entrelazados y no divididos en bloques como harían en la segunda parte de la gira, la segunda mitad de 2019 y comienzos de 2020, que sonaban las canciones del debut  con telón negro y a continuación las del segundo disco con telón blanco. Una manera de ‘oficializar’ ese directo del 53º Jazzaldia de 2018 ofrecido el 28 de julio de 2018, que emitió Televisión Española en su momento. Pero es bastante más que eso…

Lee el resto de esta entrada

Los Hermanos Cubero – Errantes Telúricos / Proyecto Toribio

Una guitarra, una mandolina y dos cabezas llenas de cosas. Esa es la autodefinición que realizan los hermanos Roberto y Enrique Ruiz Cubero de su propuesta artística, reconocida bajo esa cabecera desde 2010. Si bien sus inicios musicales se remontan a 1998, cuando, junto a con su hermano Ernesto, dieron vida a un grupo de bluegrass llamada RC Brothers. Desde la Alcarria de Guadalajara para el mundo, su universo musical se mueve en esos terrenos de folk, tradición, desnudez y árida propuesta sonora para, sin cerrarse en un purismo estéril, abrirse a sonoridades de pop y esencia rock como han hecho en su última entrega. O, al menos, en uno de los dos capítulos de este disco doble, en el que se han rodeado, al más puro estilo C Tangana (es ironía) de una decena de colaboraciones que demuestran una riqueza musical y estilística inusual y, en su medida, valiente. Christina Rosenvinge, Grupo De Expertos Sol y Nieve, Amaia, Rodrigo Cuevas, Carmen París, Rocío Márquez, Hendrik Röver y Los Míticos Gt’s, Ara Malikian, Nacho Vegas y Josele Santiago es la selecta nómina invitada en Errantes Telúricos. Un disco que, de alguna manera, viene a terminar de sacudir ese corazón frágil y abierto que supuso Quique Dibuja La Tristeza. Un álbum el que Enrique cantaba a su mujer ausente, fallecida, a modo de desahogo de la aflicción y catarsis. Un disco terriblemente difícil que les hizo trascender los círculos de los amantes del ‘tradicionalismo’ (sin por ello variar su estilo) para conquistar a un público que cayó rendido ante tan brutal ejercicio de honestidad y humanidad. Por eso, después de aquello y a modo de fiesta colectiva, Errantes Telúricos se presenta como la vida plena. La luz tras el trance del duelo. Un disco esplendoroso donde los cameos han puesto todo de su parte para sumergirse y engrandecer el universo Cubero.

Lee el resto de esta entrada

Qverno – Isolated Tracks

Marzo, abril y mayo de 2020. Tres meses  para apurar la cuantiosa gira del Vol. 1 de Qverno, una banda de power rock de aires setenteros que debutó con un más que notable disco, que le llevó a cerrar hasta una veintena de fechas con varios ‘entradas agotadas’ por el camino y cuyo cartel contenía la leyenda de “más fechas por anunciar…”. Para esas citas, otros grupos de corte similar. Rock musculoso pero no por ello exento de clase y estilo. Ezpalak, Liher, Le Mur y Viven / Ànteros. Fue justo hace casi un año cuando llegó el estallido de la pandemia, el confinamiento, las fechas suspendidas primero, aplazadas después, canceladas algunas. Meses de planificación que se van al traste y que cada formación ha afrontado como ha podido. En el caso de Qverno, ¿qué hacer? Pues se han marcado un pequeño gran lujo de resultado fastuoso. Un EP de cuatro temas, cada uno de ellos con la colaboración de una de las bandas invitadas de la gira y versionando a cuatro leyendas del rock, como son The Rolling Stones, Devo, Styx y Todd Rundgren. Eso es Isolated Tracks. Un fantástico aprovechamiento de las circunstancias mal dadas. Un brindis entre colegas para soñar con un futuro mejor y el compromiso no escrito de hacer lo posible por quitarse la espina. Un sobresaliente ejercicio hedonista que encierra mucho de catarsis y de influjo anímico. En suma, cinco bandas de esas que no copan grandes espacios ni recintos pero que están entre lo más genuino y recomendable de la escena con las que también me comprometo a traer por aquí cuando realicen sus respectivos próximos lanzamientos discográficos. Porque el Covid 19 podrá alterar los planes, pero no la decisión en firme de nuestro amor indeleble por el rock.

Lee el resto de esta entrada

C Tangana – El Madrileño

Sabéis que en esta casa, con frecuencia, nos tomamos licencias más allá del nombre de la cabecera, porque no entendemos la música como una guerra de clanes y terrenos vallados sino como algo de lo que disfrutar, aprender y conocer sin demasiados prejuicios. (Ya lo dijo El Drogas, “los compartimentos estancos dicen mucho de la capacidad intelectual de quien los maneja”). Nos gustan las guitarras y la distorsión, sí, pero eso no impide que la gama se reduzca a eso. Por eso me gusta traer cosas ajenas, sobre todo cuando encuentro que el objeto en cuestión lo merece y necesito compartir impresiones. Hay decenas de ejemplos y, hoy, C Tangana y su disco El Madrileño entran a formar parte de ese grupo de anotaciones aparte. También reconozco que, como el salmón, me puede el ir contracorriente o, quizá, el sacar la espada de madera ante causas imposibles. Mis muros (rockeros de pro, incorruptibles) se llenan de numerosas críticas sin sustancia, de ese golpeo tendencioso que provoca cualquier artista cuando se le atribuyen todos los méritos a la sobreexposición en los medios de comunicación, al marketing y un largo etcétera y empieza esa rueda contraria de desprecio por el simple hecho de tener éxito. Una mezcla resultante del síndrome de Solomon y de la frustración que sienten por el triunfo de los demás. ¿Pensamos en nuestro rock? Mägo de Oz, Ska-P, Extremoduro, Héroes del Silencio, Pereza-Leiva,… Cualquiera que triunfa de manera ‘masiva’ se merece aquel famoso calificativo de ‘vendido’. Porque se tolera la victoria siempre y cuando no se salga de su ‘círculo de acción’ o ‘público potencial’. Por eso, cuando C Tangana se movía, de forma cronológica, en mundos de rap, trap y reguetón, era un personaje circunscrito a un cubículo determinado que no molestaba demasiado. Los problemas llegan cuando se rompen las fronteras. Y aquí, no nos gustan.

Lee el resto de esta entrada

Acid Mess – Sangre De Otros Mundos

Decía el pasado domingo que la semana venía cargada y tras Hora Zulú y su revisión de grandes éxitos de sus dos primeros discos pero con el sonido actual y la guía al complejo y sustancioso segundo álbum de Califato ¾ y tras anunciar que mañana jueves le vamos a dedicar unas cuantas líneas al último de C Tangana (no, que no es broma) la cosa no decae hoy con Acid Mess. Y, sí, es cierto que es sin duda el nombre que menos te suene de los cuatro pero, aunque lo haya descubierto ‘tarde’ (si es que poco más de tres meses después de su lanzamiento se equivale con ese calificativo en estos tiempos de consumo rápido), os aseguro que el poderío sonoro de esta banda asturiana merece la pena. Cinco años han tardado en volver con nuevo material, pero la espera ha servido para enriquecer su stoner iniciático en una suerte mucho más compleja donde se afila más el sentido progresivo que ya trabajaban, los estruendos, pero también las dinámicas hacia pasajes que (ojo a la novedad) esbozan querencia de raíz flamenca en los compases, coros y hasta palmas. En una casa donde adoramos tanto a Viaje a 800 o Atavismo, ese sonido no podría tener mejor recibimiento, completando precisamente esa gama de acercamientos representada esta semana tanto por los de Granada y Sevilla/Málaga de lunes y martes y por ‘el madrileño’ de mañana. Cada uno a su manera pero, demostrando, en suma, que no hay límites ni fronteras cuando las cosas se hacen con seso y trabajo. Sangre De Otros Mundos, allá vamos.

Lee el resto de esta entrada

Califato ¾ – La Contraçeña

Lanzaron su primer larga duración, Puerta de la Cânne, un 4 de diciembre (de 2019), el día de Andalucía no oficial. Tras una buena colección de EP’s de remixes y varios adelantos, hace apenas dos días, el 28 de febrero (el oficial) veía la luz La Contraçeña, el segundo LP de estudio de este artefacto sonoro medio sevillano, medio malagueño, que se llama Califato ¾ y que para el mundo del rock y el metal les sonará porque es donde ubicamos con mayor dedicación y empeño a Curro Morales, de Narco, aquí guitarra, además de voz. Acompañado por Manuel Chaparro (capataz y voz), Esteban Espada (bajo), Sergio Ruiz (teclados) y Lorenzo Soria (electrónica) y una grandísima cantidad de colaboradores, como Roxana Pappalardo, que casi parece una más de la banda, la bola de arte sigue creciendo y se antoja imparable, porque los medios han puesto el ojo y, claro, hay material bueno para dar y tomar. Así, lo que parecía una broma de entretenimiento se ha convertido en una apuesta tan sólida que ya ha trascendido las emisiones regionales (concierto en Al Sur Conciertos, de Canal Sur), las del ‘underground’ (Los Conciertos de Radio 3 de La 2) y ya tomaron ‘La Resistencia’ de Broncano hace una semana. Y es que ahora que muchos ‘reivindican’ eso de utilizar el folclore entre bases electrónicas y modernidad (spoiler, tengo la firme intención de escribir de C Tangana el próximo jueves. Curioso, ambos mostraron su pesar por la reciente pérdida del compositor de marchas procesionales Sergio Larrinaga, Larry), Califato ¾ lo hace sumando a la esencia rock que late, ingredientes de breatbeat y mucho de folclore, flamenco, (semana)santero e influencia árabe. Un combinado tan explosivo como adictivo que, además, nace de sesiones ‘de encierro’ de varios días entre sustancias, instrumentos y aparatos. Viejos métodos para nuevos delirios. Pero funciona de escándalo.

Lee el resto de esta entrada

Hora Zulu – Limpiar, Fijar y Dar Esplendor

A pocas bandas de nuestro país se le podría ocurrir o, más allá, sentar mejor el uso de la histórica leyenda de la Real Academia de la Lengua como título de un disco. Teniendo en cuenta que llevan años “manejando a su antojo el lenguaje”, que en su día su vocalista, Aitor Velázquez, intentó la machada de leerse el María Moliner al completo y que el álbum va de pulir, perfilar y sacar lustre con el sonido y sabiduría actual a una colección de canciones de sus dos primeras entregas (Me Duele La Boca De Decirlo (2002) y Crisis De Claridad (2004)), inferimos que tiene todo el sentido del mundo, con Paco Luque a la guitarra, Javi Cordovilla a la batería y Álex Bedmar al bajo. ¿Cuántas veces sea ensoñado aquello de ‘me gustaría volver a los 20 años pero sabiendo todo lo que sé ahora’? Empujados por el lado tenebroso ‘del negocio’, que les ha llevado a grabar las canciones para recuperar los derechos de autoría de las mismas, este álbum va de eso. Es un ejercicio que casi siempre es ingrato (porque siempre te dirán aquello de que ‘antes era mejor’, por ahí ya pasó Extremoduro, Soziedad Alkohólika, etcétera) pero del que Hora Zulu sale del todo victorioso, con corona láurea y vítores merecidos. Un sonido mucho más grueso (cada vez más), un tono, por lo general, más sobrio en lo vocal, unas guitarras repletas de arreglos y sonoridades que enriquecen las líneas melódicas de las originales, un bajo muchísimo mejor mezclado y una batería más afilada y contundente. Como resultado, un sonido más fiel a lo que le venimos escuchando en el escenario antes de la pandemia y la madurez de unas canciones que nos calentaron las venas con 20 años, pero sonando con el empaque y la seriedad que queremos a los 40. Si la pena es que se hayan dejado la otra mitad de cada uno de ellos.

Lee el resto de esta entrada

Opium Tea – Mundo Muerto

Siete años después de su debut epónimo, Opium Tea (que toma su nombre de una de las canciones de Nick Cave & The Bad Seeds, por lo que nos situamos ya de inicio en un espectro sonoro determinado) vuelve a la carga con Mundo Muerto. Sí, todo con el mismo halo de oscuridad que posee su música, una suerte de dark electrónico donde los matices punk y post punk son muy acusados, nada de extraño si tenemos en cuenta, como decía, el origen de su nombre. Pero si tenemos en cuenta que este dúo está formado por Txarly Cuevas ‘Usher’ y Pablo Lázaro ‘Peibol’, la cosa adquiere otra dimensión. Al bueno e hiperactivo de Usher lo tenemos con una personal trayectoria en solitario, también con Los Ejemplares (uno de nuestros discos del año del pasado 2020), con Radiocrimen, Radio X (con Placi de los Segis), Los Carniceros del Norte… y mucho más. Un alma inquieta que se mueve siempre entre las sombras con una elegancia e interpretación vocal siempre certera y magistral. En esta aventura se acompaña de Peibol, otro viejo conocido de la escena bilbaína, entre el rock, la electrónica y la producción y que se ha cruzado, además de en Opium Tea, con Txarly en multitud de ocasiones a lo largo de los años, como en homenajes a Parálisis Permanente, por ejemplo. El año pandémico ha servido para que uno compusiera la música y el otro las letras y regalar (está en descarga gratuita en su bandcamp, aunque también se ha editado en formato físico) un segundo disco al Mundo Muerto, que así se llama, bañado en lo conceptual de varias ciudades.

Lee el resto de esta entrada