Archivo del sitio

#Mis10de El Puchero del Hortelano

 

El sábado 17 de octubre de 2015 El Puchero dijo adiós. Casi 18 años de emociones, sentimientos, canciones de género dispar pero con los denominadores en común de la honestidad, de la sinceridad, el corazón, la esperanza, el buen humor, la autocrítica… La vida, en suma. Era la primera vez que el Palacio de los Deportes de Granada ponía un ‘sold out’ con una banda de la tierra. Ni Bob Dylan, oigan. Cerca de 8.000 personas para una noche histórica. Seguidores y amantes de la banda de toda España acudieron al rebato final. El Puchero, como los más grandes, se fueron en el momento más álgido de su carrera, sencillamente porque necesitan nuevas experiencias. Y ahí tenemos a Antonio Arco cimentando una carrera en solitario con dos discos maravillosos y uno tercero que se viene fraguando a golpe de single previo. Una decisión, la del adiós, que cualquier rentista de gráficas de rendimiento calificaría de locura, pero que es respetada con resignación por quienes vibran con sus formas. El Puchero dijo adiós, pero el recuerdo de la última noche permanecerá indeleble y fresco en la memoria para todos los que estuvimos allí. Las luces se encendían en el Pabellón y se apagaron para siempre en El Puchero. Los asistentes elogiaron el esfuerzo, los años, la dulzura y la alegría. Porque su música es ilusión y bondad sin imposturas. Un último concierto mágico, “quién tuviera para vivirlo otros 80 años”. Hoy, le metemos pala al #Mis10de El Puchero del Hortelano que hice en twitter en julio de 2013. Nos sobran los motivos. (FOTO: Marina Ginés para RockSesión)

Lee el resto de esta entrada

Arco – Uno

Arco UnoPoco esconde Antonio Arco cuando habla, cuando canta, ni siquiera en la elección de la portada de lo que supone el debut de su camino en solitario después de componer y cantar durante más de una década al frente de El Puchero del Hortelano. El artista granadino ya venía trabajando en material nuevo, para su camino en solitario, desde bastantes meses antes de que se hiciera público que la banda ya no tenía más camino. Decisión valiente porque ese fin llegó en el momento más dulce (en cuanto a reconocimiento público). Incluso llegando a visitar festivales que pueden parecer más alejados a su corte, como el Viña Rock o el The Juerga’s Rock (dos años). Y es que cuando la música es sobresaliente, los condicionantes y las limitaciones saltan por la ventana. Uno es el debut de Arco, catorce nuevas canciones en poco más de 44 minutos dejan clara una media de canciones cortas y directas. Como su sonido. Menos y más y tanto la pluma, como los acordes y la voz de Antonio Arco siguen afilados, en estado de gracia. Así vivimos nosotros Uno.

Lee el resto de esta entrada