Ñu – Cuentos De Ayer y De Hoy (1978)

59 Ñu Cuentos De Ayer y De HoyInmiscuido desde hace unos días en el último lanzamiento de Rosendo, Vergüenza Torera, decidí comenzar la tarea pendiente de dar cuenta de la biografía coral de Leño, coordinada por Kike Turrón y Kike Babas, (tendréis crítica de ella en unos días). Una biografía que no olvida, como es lógico, los inicios de Rosendo en Fresa, donde también estaba José Carlos Molina, y su posterior derivación en Ñu. El libro retrata en su inicio, con las declaraciones de ambos protagonistas, la progresiva deterioración de la relación interpersonal entre los dos personajes, necesarios e influyentes ambos para los derroteros venideros del rock y el heavy hecho en nuestro país. Rosendo está en la historia del rock estatal como ‘creador’ del rock urbano, mientras que Molina está en la historia como el genio irascible que sentó las bases del heavy metal con esa querencia inicial por el folk (algo que Mägo de Oz, enorme deudor, explotaría), la música progresiva (Génesis, King Crimson, Jethro Tull por bandera) y el mundo medieval (casi todo el power metal de los noventa se lo deben). Este es el pequeño homenaje de RockSesión a Ñu.

José Carlos Molina es el alma de Ñu, es evidente. Una banda que genera más rechazo del que debiera, la mayoría de veces desde el desconocimiento. Los músicos y artistas que han tenido algún tipo de problema con Molina son incontables. Un hombre que, en su genialidad, ha sido catalogado como el huraño de nuestro rock. A alguien tenía que tocarle o desempeñar el papel de malo del cuento y a él le importa bastante poco. Más de sesenta músicos han pasado a lo largo de las más de tres décadas de Ñu. El dato es escalofriante, como también que entre ellos, lo mejor de cada casa: el propio Rosendo, Chiqui Mariscal, Jerónimo Ramiro, Niko Del Hierro, Gorka Alegre…  Gente que formaron o pasaron por Barón Rojo, Coz, Santa, Leño, Saratoga, Burning, Cuatro Gatos o la banda de Miguel Ríos… Casi nada.

La discografía de Ñu se puede dividir en tres grandes épocas. La primera, a la que pertenece este debut, de rock sinfónico y progresivo, gusto por la psicodelia y las composiciones de largo recorrido. La segunda comenzará en el 83 con un paso firme hacia el heavy metal, endureciendo las estructuras y las guitarras. Y la tercera, que no tiene fecha fija, que es hacer lo que les viene en gana. Y es que José Carlos siempre ha sido un espíritu libre con una confianza explosiva en sí mismo y en su forma de ver y hacer las cosas. Capaz de decir que los festivales son una vergüenza porque grupos como ellos con más instrumentos no pueden probar sonido como debiera, capaz de provocar al público para que suba al escenario, abroncar a sus músicos en el escenario o mil anécdotas más. Tanto público, como músicos, como periodistas… Pura actitud punk.

Cuentos De Ayer y De Hoy es su oficial álbum debut, tras la salida de dos singles previos, Que nadie escape a la evolución / Volando en sociedad (casi sin su consentimiento) y Aquellos músicos fueron nosotros / La explosión del universo. Sumergirte en él es casi una aventura alucinógena. En este y en la mayoría de sus discos (no dejen de escuchar su reciente Viejos Himnos Para Nuevos Guerreros, porque en el 2012 lo sigue consiguiendo), darle al play (o bajar la aguja, en el vinilo de este caso) es entrar en un mundo propio ajeno a todo lo demás. No importan los días, las semanas, los meses ni los años. Porque si de algo podemos estar seguros al escuchar un disco de Ñu, es de que el tiempo parece detenerse.

El disco se abre con ‘Profecía’, una canción casi apocalíptica en la que la tierra se funde con el mar, o viceversa. “Vendrá un caballo negro anunciando el final, aplastando a tiranos, mercaderes y demás”. Una desgarradora y valiente interpretación vocal terminan de poner el toque dramático. Un denominador común en casi todas las canciones del álbum. Ya que ‘Preparan’, aún en sus dulces interludios armónicos de flauta, es el preludio a una batalla final. La canción tiene un solo de guitarra escalofriante en su parte central que transporta a esos momentos iniciales en los que los que no tienen nada que perder se preparan para el lance final, con un “ha sentido la llamada” que pone los pelos de punta y ese “Gente sin solución, gente que fue humillada, que ante su situación se la juegan a una carta”. ¿El resultado? No importa. La gesta está musicada con brillantez.

‘Algunos Músicos Fueron Nosotros’ es la canción más hedonística del álbum, en la que se asegura que “todos los genios buscaban felicidad”. Por orden de aparición en el texto: Beethoven, Giuliani, Mozart, Bach, Beatles, Rolling Stones, Hendrix… y José Carlos Molina. Ahí queda. El violín no cesa de juguetear sobre la melodía de guitarras, un rocanrol bastante accesible. En la homónima ‘Cuentos De Ayer y De Hoy’, su papel es mucho más dramático. Lleva el peso de la melodía junto a pequeños destellos de flauta para otro ejemplo de tragedia teatral excesiva, con unos agudos constantes en el fraseo por parte de José Carlos. El texto de la canción es actual de manera abrumadora. Escucharla hoy casi parece una condena avisada por un ser superior. “Voy a hablar por boca de mi gente, expresando su desesperación. Quiero cuentas de nuestra educación, alguno de ustedes destruyó nuestra ilusión” o “queremos ver limpia la tierra, no la tapéis de alquitrán y hormigón”. El discurso naturista se acentúa con un pasaje musical casi bucólico en el tercer minuto de canción, donde violín, armónicas, flautas y palmas nos llevan a, lo dicho, otro mundo.

La cara B, puesto que el disco se estructuraba en cuatro cortes de duración media en una cara y dos extensos y más progresivos en la segunda, se abría con ‘El Juglar’, clara referencia medieval que acompañará a Ñu hasta el fin de los tiempos. La flauta y la guitarra acústica realizan una extensa introducción para dar entrada a una historia de damas, caballeros, romances, montañas y el juglar, que narra y contempla. Una canción de corte optimista. Para cerrar, ‘El Paraíso De Las Flautas’ es la más excesiva del repertorio. La flauta en la introducción esta vez juega con un bajo muy presente, que desarrolla y responde con unas líneas brillantes. La entrada de guitarras eléctricas en este tema te recordarán mucho al Aqualung de Jethro Tull. El texto vuelve a ser un pasaje extraído de una época previa a la evolución (o de un viaje alucinógeno, más bien) con versos surrealistas como “Las flautas de los duendes dibujaban melodías (…) allí se deslizaban serpientes plateadas, damas que jugaban con patos de cristal (…) La grandeza era el mar y el poder el universo”. Impresiona como el ritmo se hace marcial cuando introduce con pena el “pero un día hubo un error y nació la evolución”. Teatralidad y expresión máxima. La parte final se endurece ante la represión.

La guinda a un disco difícil pero que tiene, como en toda la discografía de Ñu, momentos soberbios. Una isla, un reducto en el espacio, con canciones para degustar despacio, de las que ya no se hacen o no se encuentran. Como escribí en otro lugar, “es posible que, en los tiempos veloces en los que vivimos, Ñu no vaya a ganar muchos oyentes nuevos, pero los principios son a veces más importantes que parecer un personaje enrollado o moderno”.

Antipático, anticuado o el calificativo que se le quiera decir, Ñu, con José Carlos Molina como gurú, fueron y son necesarios porque hay muy pocos grupos como ellos. No todos pueden decir lo mismo.

En Spotify.

Tracklist:

  1. Profecía
  2. Preparan
  3. Algunos Músicos Fueron Nosotros
  4. Cuentos De Ayer y De Hoy
  5. El Juglar
  6. El Paraíso De Las Flautas

Anuncios

Publicado el octubre 4, 2013 en Críticas Remember y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. De esos cassettes de mi padre que en cuanto descubrí se quedaron a vivir en mi cuarto, cuando con 14 o 15 años descubres esto, flipas.

  2. Pues muchas gracias por tu trabajo de parte mía y de todos mis compañeros que han trabajado conmigo , suerte

  1. Pingback: Asfalto – Asfalto (1978) | RockSesion

  2. Pingback: #CachitosJevi, el día que La 2 recuperó las cuerdas de acero | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: