El Drogas. Teatro Cervantes de Almería. 25 de enero

No hay nada como escuchar al autor de las canciones hablar con pasión de su nueva creación como para entender lo cruel o injusto que puede ser el comentario acomodaticio que se esconde detrás de la falta de atención. Tampoco hay nada como ver su defensa sobre un escenario para que dichos temas adquieran otra dimensión. El Drogas hacía escala en Almería en la noche del sábado, 25 de enero, en lo que supone la primera parte de la gira de presentación de su último trabajo discográfico de estudio, el quíntuple Solo Quiero Brujas En Esta Noche Sin Compañía. (Oro en mis discos del año). Un primer bloque de fechas en las que, buscando siempre la inquietud artística de dar sentido a su inagotable creatividad, incluye en el repertorio las 25 canciones (‘La Noche de la Lechuza’ es la excepción) que dan vida a los primeros tres timbres del álbum (Timbre Acústico, Europa Timbre Oxidado y Timbre Canalla y de Bullanga). Y aunque sobrados actos de valentía pueblan la discografía de Enrique, hay que serlo y mucho para hacerlo, cuando el público más despistado siempre espera la sota, el caballo y el rey de la baraja. Tras tener por la mañana más de una hora de entrevista con él, un placer y un maravilloso aprendizaje, que me llevo para siempre, acudimos al concierto con otros ojos y otra luz. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Y, empiezo por el final, vistas las tres horas del concierto, uno acaba con la sensación indeleble de que sí, que las canciones antiguas, la de los Barricada de verdad, las mejores de Txarrena, están muy bien, como esos regalos de Alarma y Cicatriz, pero los nuevos temas tienen un auténtico poder hipnótico. Y es así, además de por Enrique, que sigue creciendo en la interpretación expresiva, por una banda de auténtico lujo, que es capaz de bordar cualquier tipo de registro en las tres horas de concierto. Txus Maraví en las guitarras (tan solvente en el brío como en la emoción), Eugenio Aristu ‘Flako’ en el bajo y contrabajo (descomunal en esta faceta) y Brigi Duke, en la batería y en muchas cosas más, desde segundas voces de tenor a la cuchufleta.

No deja de resultar extraño, todavía hoy, ver a alguien con el imponente y azuzador reportorio que atesora El Drogas, arranque un concierto a solas en el piano (“aporreándolo a lo Lucky Luke”, me diría en la entrevista). Especialmente en estos días en los que es difícil e insultante ver como la inmensa mayoría de los espectadores que te rodean no paran de hablar sin descanso. Que es entendible que si vas con alguien le hagas una determinada apreciación, pero tener conversaciones sobre cosas totalmente ajenas, me parece fuera de lugar. Este hecho impidió, incluso, poder escuchar con mediana nitidez.

El timbre acústico es una delicia de matices que maravilla por la lucidez de la formación y la pulcritud del sonido (‘Tienes Dos Manos’, ‘Al Salir La Luz’, ‘Reír Tu Boca’, ‘Sin Lámpara’, ‘¿Por Qué?’, ‘Por Caminos Imposibles’). El timbre fundido de Europa es la ira en su máxima expresión, desde la dual e imponente ‘Introxicación’, enlazada con ‘Pena de Muerte’, pesando por la afilada ‘Besos de Acero’, la canción con hechuras de clásico ‘Con Pinturas de Guerra’ o el sabor añejo de ‘A Cara o Cruz’.

A la sencillez del primero y la potencia del segundo, se suma el burlesque del timbre canalla y de bullanga, donde los tangos y los tempos latinos, con cierto punto de acidez y sorna, ponen un punto divertido y crápula. Especialmente certeras ‘La Mala Suerte’, ‘Con Ridículo Sombrero’, ‘Sólo Es Febrero’ y ‘La Mujer del Aguacero’.

Pero sí, memoria obliga, y es cierto que los puntos más celebrados llegan con las barriqueras ‘No Hay Tregua’, ‘En La Silla Eléctrica’, ‘Oveja Negra’, ‘La Hora del Carnaval’ o ‘Todos Mirando’. Para los bises, más raciones entre las que no deslucen ni ‘Empujo Pa’Ki’ ni ‘Azulejo Frío’, así como esa mirada retrospectiva al ‘Aprieta El Gatillo’ de Cicatriz.

Tres horas de concierto y un derroche escénico inconmensurable para una banda casi infalible.

 

Repertorio – setlist:

  • Tienes Dos Manos
  • Al Salir La Luz
  • Sin Lámpara
  • La Mala Suerte
  • Con Ridículo Sombrero
  • Nácar Blanco y Granate
  • Introxicación
  • Pena de Muerte
  • Aquí No Tienen Nombre
  • Besos de Asco
  • Se Termina Ya
  • Peineta y Mantilla
  • Come Elefantes
  • No Hay Tregua
  • En La Silla Eléctrica
  • Algunas Cosas Por Terminar
  • Así
  • Frío
  • Cordones de Mimbre
  • Sólo Es Febrero
  • La Mujer del Aguacero
  • Por Caminos Imposibles
  • ¿Por Qué?
  • Reír Tu Boca
  • Gota a Gota
  • Con Pinturas de Guerra
  • Mientras Arde Tu País
  • A Cara o Cruz
  • Cinco Cuchillos
  • Oveja Negra
  • En Punto Muerto
  • Ya Podemos Irnos
  • La Hora del Carnaval
  • Todos Mirando
  • Hacha y Tiza

  • Animal Caliente
  • Aprieta El Gatillo
  • Barrio Conflictivo
  • Bahía de Pasaia
  • Empujo Pa’ki
  • Víctima
  • Azulejo Frío
  • En Blanco y Negro

 

Publicado el enero 26, 2020 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: