Mamá Ladilla – Requesound (1999)

Mama Ladilla RequesoundSé que muchos habríais elegido el Arzobispofobia (1996), que tiene un aire de marginalidad mucho mayor, más minoritario y con muchos de los trallazos clásicos y archiconocidos del grupo que encabeza (casi que también por tamaño) Juan Abarca. Ese disco contiene ‘Chanquete A Muerto’, ‘Catequista Parroquial’, ‘Tu Fiesta’, ‘Ven’, ‘Aparta Papá’, ‘Flípalo’… ¿Entonces? ¿Por qué Requesound, el tercero? Porque además de estar también muy inspirado en las letras supuso un gigantesco salto musical en la composición de las hilarantes canciones que frecuentan. Batería, bajo y guitarra atruenan en este disco y exploran al máximo cualquier tipo de limitación estilística o técnica. Fue el salto definitivo que convirtió a Mamá Ladilla en mucho más que un grupo chistoso.

Los grupos o solistas que se han dedicado al humor en las letras han sido (por lo general) considerados como algo menor dentro de la música, un error mayúsculo. Mamá Ladilla recoge y exprime esa vertiente delirante que heredan de referentes como Javier Krahe fuera del rock, Pabellón Psiquiátrico dentro de él o la primera época de Siniestro Total (Sobre todo Cuándo Se Come Aquí y El Regreso, dos discazos). Forman parte de ese reducto en el que podemos incluir, cada uno a su forma y en la última década, a Los Petersellers, Los Gandules, Lendakaris Muertos o El Reno Renardo. Música necesaria.

Requesound se graba en en Producciones Peligrosas (Peligros, Granada), en verano del 99, el mismo estudio donde un año y medio antes María del Mal grabó la obra de arte llamada Cuando Creí Que Estaba Solo, del que ya hablamos). Sea por el calor estival en plena vega interior de la provincia granadina o porque decidieron que había que dar cera y subirle el volumen a todo, destaca por una contundencia y aridez sonora aplastante. Los complejos desarrollos de bajo son como latidos, la batería parece escupir golpes más que tocar y las guitarras de Juan Abarca se mueven con soltura entre los riffs pesados y aguerridos, los devaneos de baja distorsión y el jugueteo del humor. A todo eso se suman letras inteligentes, como casi siempre.

Se abre con ‘Pastel’, que viene desde el inicio con machaqueo, una canción con un puente cantado con la desesperación del que… no quiere comer mierda. En tan solo tres minutos la canción tiene más cambios de ritmo que cualquier disco al uso en todo un tracklist. Tras este corte que se adereza hasta con teclados y megáfono, viene uno de los mayores pelotazos rítmicos del álbum. ‘Tú Mismo’ es una canción de estructura sencilla que se va repitiendo desgranando mientras tanto la historia del típico cansino que no te deja en paz. El riff juguetón, casi a lo Benny Hill, es del todo adictivo, así como la repetición de las últimas palabras al final de cada bloque. Al final, “el espejo nunca miente, el brasas eres tú mismo”. Brutal.

‘Atente A Tu Tonta Tarea’, además de ser un enorme ejercicio de aliteración, es todo un alegato contra la estupidez policial. Los golpes de la caja en la batería suenan como si lo estuvieran tocando en el salón de tu casa. El estribillo, más sencillo, se va haciendo cada vez más histriónico para dar paso a una improvisación musical que demuestra lo que decía en las primeras líneas. ‘Obcequeitor’ es otro delirio repleto de ironía. Todo dedicado para los yomismistas de opinión universal. “El mundo no es como es, el mundo es como yo digo que es”. Una coplilla de dos minutos acelerada y llena de adrenalina.

Así llegamos hasta ‘Mi Nave Mix’. Descubrir la intro de piano de este tema de casi 10 minutos es una de las mejores experiencias nuevas que ha ofrecido el rock en castellano en décadas. Un popurrí de casi una veintena de canciones en menos de minuto y medio que tampoco es que deje descanso a la risa, sobre todo en la primera parte. ‘Lee Burro’ y ‘Tengo Los Cojones Negros’ son dos barbaridades del humor. Por otro lado, nunca supe (ni he tenido la ocasión de preguntárselo) a quién va dedicada ‘De Tal Palo Tal Paliza’ (¿Los Iglesias? ¿Los Aragón? ¿Los Borbones?). ‘¿En Qué Puedo Ayudar?’ parece pasar desapercibida y fagocitada por lo que le rodea, porque ‘Otra Pieza’ es un rocanrol clásico con la ironía del guitarrista amateur que siempre toca lo mismo. Lo mejor del tema, además del vecino que se queja, es el desarrollo de piano. El enlace con ‘Soy Un Fumador’ es casi perfecto. Una canción con dos ritmos muy diferenciados, una música pesada para el fraseo y otra cantarina para el estribillo. Todo tratado contra el humo, “soy el fumador que fumó en tu ascensor, dice mi doctor que me pudre un tumor. Pero yo lo llevo bien porque me encanta el mal olor y llevarme por delante a los de alrededor. Que palmen como yo”.

‘Lo Que Necesitas Es Un Buen Bofetón’ ridiculiza aquel programa televisivo de “sobredosis de amor como dedo en amígdala (o como puño en el ano)”. El delirio y la locura llega a su techo con un break final que no tiene nada que ver con la canción: “me ahogaré con mi papa como Bon Scott. ‘Mofándose Están’ es una tema antiborbónico a las claras (en ‘Sucedió En Beckelar’ lo disimulan algo más), más que antiborbónica, antijuancarlista. Letra muy aconsejable y eso que se escribió hace quince años… El repaso histórico es demencial: “ojeando los libros de historia he sido mirado por rostros bovinos de aspecto mongólico unidos a cuerpos grasos”. Casi nada.

Nada se escapa del la interpretación crítica de Abarca. ‘Garrulismo Máximo’ es una píldora de minuto escaso contra el exceso futbolero mientras que ‘Viene La Navidad II’ es un villancico guitarrero que se limita al lalaleo. Como cierre, ‘Soy Un Músico’, una visión, como no podía ser de otra forma, irónica de su propia profesión, y ‘Tu Bar’, otro disparo contra los locales de moda y los porteros que lo guardan.

Catorce trallazos bien escritor, de humor de todos los colores y de una música que suena a otra división. Bendita locura.

 

Tracklist:

  1. Pastel
  2. Tú Mismo
  3. Atente A Tu Tonta Tarea
  4. Obcequeitor
  5. Mi Nave Mix (Mepende Mix, Sube a Mi Nave, Lee Burro, Tengo Los Cojones Negros, Sube a Mi Nave II, De Tal Palo Tal Paliza, Bombas Nucleares)
  6. ¿En Qué Puedo Ayudar?
  7. Otra Pieza
  8. Soy Un Fumador
  9. Lo Que Necesitas Es Un Buen Bofetón
  10. Mofándose Están
  11. Garrulismo Máximo
  12. Viene La Navidad II
  13. Soy Un Músico
  14. Tu Bar

 

 

 

Anuncios

Publicado el octubre 25, 2013 en Críticas Remember y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Un gran disco de un enorme grupo, como dices son mucho más que un grupo de cachondeo, musicalmente son buenísimos y las letras de Juan Abarca de 10. Estuve viéndolos anoche mismo y siguen portándose; aunque se echa mucho de menos al bajista original, el que tienen actualmente es un monstruo del instrumento pero falla bastante en los coros.

    Muy buena crónica, saludos!

  2. Y que pasa con el trinch? Bonus track muuuu rico

  1. Pingback: Mamá Ladilla – Coprofonía | RockSesion

  2. Pingback: King Putreak & The Vientre – Buitre No Come Alpiste (2000) | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: