El Bombo – El Disco

Estoy convencido de que no he escrito con tanta continuidad sobre bandas locales en los alrededor de veinte años de periodismo y crítica musical como lo que vengo realizando de manera constante y regular desde el pasado mes de enero hasta este mitad de febrero (de hecho el viernes se avecina otro concierto más). Desde el 30 de diciembre hasta hoy, han pasado por aquí Brasi, JJ Fuentes (por partida doble), Antonio Álvarez, Lepanto, Los Ruina, El Lunático, Juan Trece, The River Band… Y hoy es el turno para otro más, El Bombo. Es el nombre artístico bajo el que encontramos a Diego Teruel Soler, de quien ya hemos escrito al ser una de las dos voces principales de No Potable. Un grupo que, antes de la pandemia, había llegado a traspasar hacía tiempo los límites provinciales para colarse en festivales como el Weekend Beach de Málaga. Un formato que les viene como anillo al dedo como bien sabe el público de The Juergas Rock Festival (han estado en casi todas las ediciones), el del Solazo Fest (dos de dos). El caso es que el parón pandémico hizo que Diego retomara algunas canciones propias y les diera una forma mucho más rica en matices y menos veloz o encorsetado que el ska de tintes épicos, entre Ska-P y La Raíz, de No Potable. Presenta en El Disco diez temas de lo más sorprendentes, adictivos y melódicos, que se mueven con soltura en territorios accesibles de rumba rock, actitud casi ‘garrapatera’ y pinceladas varias que van del rap metal al funky e incluso el pop a secas. Honestamente, muchísimo más de lo que esperaba. Es de esos álbumes que uno sabe que hace unos años hubiese vendido copias como churros.

Repaso rápidamente algunos datos curriculares musicales de El Bombo, porque creo que es necesario para entender el por qué de este resultado. Desde Antas, tuvo su primera banda con 13 años bajo el nombre de Spring Onion y con el paso del tiempo y con varios cambios de músicos acabó siendo Los Bombástico, que al final nutrirían el impulso definitivo de No Potable. Además, con el nombre de Los Bombástico “tratamos de para las facturas” haciendo versiones del pop-rock noventero en castellano. ¿Ya? No. Además, a Diego se le puede ver en los últimos como vocalista, conductor, payaso del proyecto ‘El Rock Se Cuela En La Escuela’, un espectáculo didáctico y musical, nacido de los extintos En Espera, que lleva más de diez años renovando su propuesta en colegios, teatros y escenarios de todo el país.

Como El Bombo y sin disco publicado, se plantó abriendo el concierto de Ciudad Jara (Pablo Sánchez de La Raíz) en el ciclo de conciertos de Cooltural Go! y cerró el pasado año haciendo lo propio para Eskorzo. Con este bagaje, ahora sí, llega El Disco y sus diez temas con ganas de candela y juego.

Para la ocasión ha contado con Pedro Artero Alonso ‘El Etiquetas’ en la guitarra y también en buena parte de la composición y concepto de los temas. El trabajo ha sido grabado, mezclado, masterizado y producido por Antonio Belmonte en los Estudios Brutal Sound de Cuevas del Almanzora. Rafa Llinares, José Antonio Quesada (Tosé),  Germán Padilla y Tete Aguilera se han encargado del bajo, Diego Haro de las baterías, Super Rocky Guevara de la guitarra de ‘Yo quiero cantar’ y las voces, Chema Alonso de la producción y grabación de los teclados; así como David Sancho de las teclas de ‘La/mi realidad’ y Juanma López el saxo en ‘Hierba Quemá’. Alan Giménez, percusionista de En Espera, las ha controlado para el disco y Nerea Soria y María Sánchez suman las palmas y voces femeninas. Como curiosidad, la portada nace de un dibujo original a bolígrafo, realizado por Pulp Ant, mientras que el diseño gráfico es de Laura Fernández.

La decena se abre con ‘¡Qué Bonito!’, un tema que conquista con ese sonido de guitarra tan castizo, que le emparenta con el rock latino y arrumbado que tan bien ha funcionado desde los tiempos de Los Rodríguez. El fraseo es atacado de forma algo ragga, mientras que el estribillo se aflamenca mucho más y casi faltan unas palmas a compás. De hecho, hasta una española aparecerá por la coda. En ‘Hierba Quemá’ encontraremos la cadencia más funk del álbum, gracias al tempo reposado y los arreglos de saxo. Claro, para quienes lo hemos visto dándolo todo con No Potable este registro sorprende y muy para bien.

No baja el listón ‘Mundo Loco’, otro tempo contenido que permite jugar en medios tonos y modular de manera magistral para un toque entre la épica y la declamación más sentimental, con sutiles y variados arreglos de percusión y bases programadas. En una tesitura muy similar llega ‘Mis Instintos’, una canción que brilla por la buena concatenación de estrofas en el fraseo, enriquecida con algún melisma. Un estribillo popero y pegadizo completa otra de las grandes del álbum, totalmente confesional.

La primera parte del álbum llega con ‘La (Mi) Realidad’, que se abre con sonido de vinilo y cadencia urbana. El rapeo se mueve en sonidos bien tamizados de percusión, bases y voces consecuentes que, tras un puente más lírico, se llevará el estribillo a terrenos más rockeros. Una canción de múltiples matices, solo de guitarra incluido. El segundo tramo arranca con ‘Buena Onda’, con un rollo inicial que no termina a devenir a cumbia, pero se le asemeja, aunque la velocidad y teclados del estribillo volverán a darle un nuevo giro de tuerca a todo. En el fraseo de esta canción la voz de El Bombo recuerda (o me lo parece a mí) a alguien tan alejado como Iván Ferreiro. No será la única, porque también pasará con ‘Voy A Saltar’, está sí la más contundente y feroz de la lista, con otro solo, todavía más afilado. Declaración de intenciones con banderas piratas y bandoleros, al más puro estilo Romero.

En el tercio final, ‘Fuego’ es otra de las que se aprehenden desde la primera escucha. Entre síncopas y furia, rollo tanguero, un estribillo incendiario, bien de percusión, y arreglo casi metalero a su término para firmar otro tema de los grandes. Pero todavía queda. En ‘Cómo Me Duele’ brilla sobre todo el tratamiento de teclados en el fraseo y un estribillo con una línea de bajo poderosa y un estribillo tarareado (técnicamente ‘la la leado’) sobre bases y distorsión. Para quien la recuerde, un rollo muy Vanexxa.

El cierre lo da ‘Yo Quiero Cantar’. Un tema de ataque frontal con mucho de garrapateo – delinquentes con eso de “yo quiero volar así que suéltame las alas mama”. Una canción de amor a la carretera y al rock pese a que “aunque no ganemos pasta” ni salgan “ni en radio ni en televisión”.

Todo es susceptible de ser mejorable pero no hay ninguna duda de que el debut de El Bombo está a unos niveles más que notables y prometedores.

Lista de canciones:

  1. ¡Qué Bonito!
  2. Hierba Quemá
  3. Mundo Loco
  4. Mis Instintos
  5. La (Mi) Realidad
  6. Buena Onda
  7. Voy A Saltar
  8. Fuego
  9. Cómo Me Duele
  10. Yo Quiero Cantar

Publicado el febrero 14, 2022 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: