Bunbury – MTV Unplugged. El Libro de las Mutaciones

Bunbury El Libro de las Mutaciones MTV UnpluggedEl disco en directo es una piedra de toque fundamental en la carrera y evolución de un grupo solista. Los hay quienes prefieren grabarlo con motivo de una gran y redonda fecha conmemorativa, los hay quienes tiran de grandes invitados en una noche especial, hay quienes hacen un collage de diferentes actuaciones… Hay quien no lo tiene pese a ‘que les toca’… En definitiva, es un elemento indispensable que en cierta manera se ha convertido en una especie de termómetro para medir el estado de forma del artista o grupo en cuestión. Y luego está Bunbury. Muy pocos discos de estudio del maño no tienen su testimonio sonoro o visual. Ahí quedan Pequeño Cabaret Ambulante, Una Cita En Flamingos, Freak Show (aquí podríamos encuadrar El Viaje a Ninguna Parte), Liceo con Nacho Vegas, Gran Rex, Licenciado Cantinas, Hijos del Pueblo (con Calamaro) o Madrid, Área 51. Ahora llega, con subtítulo de ascendencia china, este MTV Unplugged. Un trabajo que para Bunbury más que un disco en directo es una grabación con público.

Entiendo que es difícil decirle que no a la marca Unplugged de MTV por los mitos que han publicado bajo esa etiqueta y por el hecho de que, hasta el pasado 1 de septiembre, solo Alejandro Sanz haya sido el único artista español en tener el suyo propio. Los Estudios Churubusco de la Ciudad de México fueron escenario para tan magna cita, con un repertorio de una quincena de temas de los que casi nadie hubiera realizado jamás un ‘pleno al 15’. Aunque Enrique ya anunció meses antes que había decidido incorporar con naturalidad más temas de Héroes del Silencio en sus giras (una autolimitación impuesta en los momentos en los que había que ganarse una marca propia y que se ha mantenido bastantes años más), a todos sorprende que en un formato acústico hayan entrado cinco temas, un tercio de la lista. Como tipo inteligente, Hellville de Luxe, disco sin directo propio, se lleva otros cuatro temas. Por lo que el resto equilibra épocas sin referencia al periodo Ambulante, bien testimoniado en su momento.

Vamos con los temas Héroes. El primero de ellos, ‘La Sirena Varada’, cae como una sorpresa inesperada entre los oyentes, que tardan en identificarla. La presentación, sencilla pero potente en percusión y con progresivo arrope instrumental, engancha desde el primer momento, no se añora la furibunda distorsión. La interpretación vocal se suaviza en el estribillo, haciéndola más ágil, más dulce incluso con los coros. Brilla el break instrumental con solo de bajo electrificado. Sin duda es una de las mejores adaptaciones. ‘El Camino Del Exceso’ sí se presenta explosivo, con buen arrope de teclas en los fraseos. Con el avance del minutaje, la percusión y el toque funk-gospeliano se hace más presente. La tercera es ‘Avalancha’. Su larga duración y la potencia vocal hacen que la se presente, quizá, como la más forzada del repóker. ‘Mar Adentro’ gana en brillantez con la sobrepresencia de panderetas y campanillas. La frescura de la revisión parece rejuvenecer el mito iniciático. Por último, ‘La Chispa Adecuada’ ofrece un abanico de sensaciones durante el desarrollo del tema, cantada con una delicadeza y emoción que traspasa y con la gran aportación de León Larregui de Zoe. Quizá la coda final es lo más chocante, pero al final te acaba arrasando de la misma manera.

Aunque es el único que aparece en una canción de Héroes del Silencio, no es León Larregui el único invitado de la velada. El primero de ellos es Robi Draco Rosa, quien le da un poso de viejo veterano a ‘El Boxeador’, uno de los temas más inesperados del repertorio. ‘Planeta Sur’ cuenta con la participación de Vetusta Morla, aplaudidos en los últimos tiempos por el propio Bunbury. La banda dota de cierta aura country espectral a uno de los temas mejor envejecidos del Radical Sonora. La tesitura tan personal de Pucho confiere a la repetición del título una cálida y cercana sonoridad. El trabajo de las teclas en este corte es especialmente sobresaliente.

Por su parte, Carla Morrison pone su dulzura enérgica al servicio de ‘Porque Las Cosas Cambian’ que suena accesible en el arrope musical. La pléyade de cameos se completa con Pepe Aguilar en ‘Ven y Camina Conmigo’, tema que pertenece a la reedición en vinilo de Hellville, y que despliega el savoir faire de Bunbury con los toques cantineros. La voz sibilina y punzante de Aguilar pasa por ser la mejor colaboración del álbum.

En el resto de cortes, encontramos la apertura ‘raphaelesca’ de ‘Ahora’, una de las mejores canciones sobre la gratitud a la música escrita jamás. Con un estribillo que parece atemporal, congelado de platea a proscenio, de candilejas a camerinos. Precisa. La sucede ‘Dos Clavos A Mis Alas’, que juega con una intensidad similar, gracias en esta ocasión a un aumento de tempo en el fraseo y mayor soltura histriónica en la que Bunbury siempre saca nota. ‘Los Inmortales’ muestran su grandeza una vez más con esa serpenteante melodía, que siempre me recordaron a los ‘¿Dudar?, Quizás’ o ‘Solo Si Me Perdonas’. Sin embargo, la matrícula viene con un estribillo creciente, siempre con esos coros femeninos incendiarios, caloríficos, como una puesta de sol veraniega.

‘Hay Muy Poca Gente’ siempre me pareció algo lineal por su tono de homilía y, a la postre, quizá sea una de las canciones que menos han mutado con respecto a la original más allá de algún añadido coral. ‘Más Alto Que Nosotros Solo El Cielo’ pone la cuota representativa de Palosanto y quizá demuestra ser así la canción más perdurable de un disco que ha frenado el fervor popular. Para cerrar queda ‘Doscientos Huesos y Un Collar De Calaveras’. Epílogo de cadencia frágil y hermosura armónica, sin sobresaltos.

En la carrera de largo recorrido de Bunbury firmar un Unplugged con los reyes del invento es un recocimiento más que merecido. Es loable el intento por transformar registros conocidos en canciones de la banda de las bandas y en otras de su época en solitario, pero es que esa sabiduría es de sobra conocida por todos los seguidores de Enrique, por eso quizá el disco es más un premio que otra cosa.

Donde toca volver a hacer creer es en el estudio. Quizá con menos cientifismo que en Palosanto, quizá en la búsqueda sin mensaje o en la narración visceral. Él ya lo ha hecho, así que solo tenemos que seguir esperando.

Tracklist:

  1. Ahora
  2. Dos Clavos A Mis Alas
  3. La Sirena Varada
  4. Los Inmortales
  5. El Boxeador
  6. El Camino Del Exceso
  7. Planeta Sur
  8. Hay Muy Poca Gente
  9. Porque Las Cosas Cambian
  10. Avalancha
  11. Ven y Camina Conmigo
  12. Mar Adentro
  13. Más Alto Que Nosotros Solo El Cielo
  14. La Chispa Adecuada
  15. Doscientos Huesos y Un Collar De Calaveras

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el diciembre 16, 2015 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: