No Somos Nada. Documental de La Polla Records

Convulso final el que ha tenido el regreso perentorio de La Polla Records aunque, pese a las circunstancias, se cumplieron muchos de los objetivos planteados. Al álbum de los derechos digitales de las canciones de los tres primeros discos que motivaron la gira de regreso-despedida les sucedió una exitosa gira de conciertos por el país y al otro lado del charco, con una temporada de continuidad ‘bonus track’ en unos pocos festivales para 2020 y con la proyección de un espectacular DVD en directo y, como guinda, una película documental. Era un cierre mayúsculo y más que merecido a la leyenda de la banda (por más que los de siempre vean en cada paso una afronta capitalista por querer ganar dinero con su trabajo). Pero llegó la pandemia pangolina para reírse de todos y hacer que todo saltase por los aires. Se dilataron, retrasaron, cambiaron, fueron cancelándose, otros aguantando pese a todo, los conciertos planteados. Llegaron los malos rollos. La ruptura con Gatillazo y, por tanto, con Txiki. El nacimiento de Tropa Do Carallo… Y, de postre con pacharán, como remate (¿venganza de algún trabajador desencantado o macarrería torpe como aquel que compartió el Para Todos Los Públicos de Extremoduro?) la filtración de esta película documental en grupos de redes sociales y plataformas de descarga antes de su estreno en cines el pasado 28 de enero. Sea como fuere, lo cierto es que tanto el DVD como este documental vienen a dar testimonio gráfico de la enorme repercusión y la gran celebración que fue aquella resurrección perentoria con Evaristo, Abel y Sume al frente, con Tripi y Txiki como último baterista y guitarrista de la formación. Lo comentamos.

Hay muchas formas de abordar un documental en torno a un grupo o banda musical, especialmente cuando, además, su cara visible no es la única pero sí que es más popular y carismática como es el caso de Evaristo Páramos y LPR y hemos analizado y escrito aquí de muchos de ellos. Tenemos el naturalismo extremo de Pau Donés y Eso Que Tú Me Das, el decadente y casi cruento de la reunión de Barón Rojo, el estilo panegírico de Ramoncín o Jorge Salán, el abordar la cinta alrededor de un concierto o gira, como Los Glosters, Bunbury o Fito & Fitipaldis, el abrumador en contenido, como los densos Rompan Todo (pese a todo), Ochéntame Rock o Ellas Son Eléctricas, el tratado argumental divulgativo de Omega de Enrique Morente y Lagartija Nick, el meramente cronológico de Héroes del Silencio, o los más corales de El Drogas, con muchas opiniones de caras conocidas, o Berri Txarrak, con muchas opiniones y protagonismo de personas anónimas.

De todas ellas, Javier Corcuera, director peruano afincado en España desde hace varias décadas, ha elegido, sencillamente, dejarse llevar. El resultado es que, pese a serie de declaraciones del arranque de una serie representativa de seguidores asistentes a los conciertos, no hay una colección de estrellas del mundillo hablando de lo bueno que es Evaristo y de lo que representa La Polla Records (que hubiese sido lo fácil, rellenar metraje con declaraciones de los Drogas, Kutxi, etcétera…). Al final los únicos que acaban teniendo voz en el documental son Evaristo, Abel y, en determinado momento, Pilar, la madre de Evas, a quien graban en lo que es su primera asistencia a un concierto de su hijo… y también en uno de los paseos por el monte.

Y es que frente al mundanal ruido de la urbanidad suburbial en la que supuestamente se cimenta la denominación de origen pata negra del punk, el documental refleja de forma natural el contraste de la paz rural de Evaristo y los suyos frente a los recintos repletos de miles de personas, los empujones, la adrenalina y excitación de escenario. Es en ese juego dicotómico muy evidente y palpable donde se evoca el encanto iniciático de chavales de pueblo que comenzaron a jugar en un Seiscientos a querer ser un grupo de rock y acabaron siendo referentes, símbolo y actitud vital para miles de personas en todo el mundo hispanohablante.

Y lo mágico es que no parece haber nada de impostura. Cosa que se agradece. Lo he explicado muchas veces, películas como esta o las entrevistas son todo lo buenas, sinceras y honestas que el protagonista quiera. Os lo digo con conocimiento de causa como periodista. Tú puedes prepararte durante meses una entrevista para entrar en territorios más sinceros y menos ‘promocionales’ que si el protagonista ‘no quiere’ no hay manera. Es la generosidad del entrevistado quien marca la potencialidad del contenido y Evaristo ha roto con el habitual frontón de ironía y ‘del muñeco’, como él le llama, y comparte sus recuerdos con humor, claro está, pero con una sinceridad al servicio de la película. Como cuando cuenta que le habla y se abraza a un roble desde hace años.

Hay mucho cariño en la cinta por parte de todos. El que transmite Abel y Evas acerca de sus compañeros Txarly y Fernando y de cómo la amistad estaba por encima de saber o no tocar. También habrá momentos hilarantes como cuando se cruza y saluda una monja en mitad de entrevista o como cuando su madre todavía le llama la atención por cagarse en dios. “Mamá, que esto es un documental de un grupo punki”. Y el deseo dual de Evaristo tanto de envejecer a lo Compay Segundo o Charlie Harper de los UK Subs… O The Skatalites, “que con su silla de ruedas y sus bastones tocan con clase y categoría» o retirado en el camino con su familia y amigos para dedicarse solo a mirar.

Los recuerdos de infancia y juventud de Evaristo son muchos de los que compartió de forma desordenada en aquel libro Qué Dura Es La Vida Del Artista, escrita a su manera, deslavazado de manera voluntaria, pero el poder de escucharlo de su voz, por momentos emocionada, tiene su punto. Ante esto, Corcuera (no el de la patada en la puerta, sino el director) solo tiene que dejar llevar una cinta que potencia gracias a pequeños aderezos animados y, por supuesto, con música grabada en los conciertos de la gira, que combina en momentos exactos de otras épocas y grabaciones como los de Gernika en 1987, Viña Rock 2003, Amposta en 1988, Euskal Rock Barcelona de 1985, Fiestas de San Isidro de Madrid en 1986, en México DF en 1990 y archivo personal de la banda.

“Para ser de pueblo estuvo bien”, dice. Que le quiten lo bailado.

Más de Evaristo, LPR y Gatillazo en RockSesión:

Tropa Do Carallo – ¡Qué Hostias Andáis!

Evaristo Páramos Pérez – Qué Dura Es La Vida Del Artista

La Polla Records – Levántate y Muere

#Mis10de La Polla Records

La Polla Records – Ni Descanso, Ni Paz!

La Polla – Vamos Entrando (2004)

Gatillazo – Cómo Convertirse En Nada

Gatillazo – Siglo XXI

Publicado el febrero 2, 2022 en Actualidad y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Visto el documental, he de decir que me ha decepcionado. No es una historia de la banda como tal, no se habla de los comienzos, de las grabaciones, no habla gente del entorno de la banda en los inicios. Se centra demasiado en la última gira y no transmite la enorme influencia y grandeza de la banda a lo largo de toda su historia.

    No es que no me interesen las opiniones de la madre de Evaristo, pero me parece que tiene demasiado protagonismo en el documental.

    Además, no aparece en ningún momento Sume que participó en la primera parte de la gira reunión y debió terminar mal con el resto de la banda. En caso contrario, no entiendo por qué no aparece en el documental ya que es un miembro histórico del grupo.

    Tampoco aparecen otros músicos que han pasado por la banda ni productores, técnicos,… del entorno del grupo.

    En resumen, el documental es Evaristo, su madre y Abel, contando movidas. No sé, lo veo un poco pobre para un grupo tan grande.

    • Se desliza en el documental que Sume no habla porque no le gusta o quiere.

      • Si, pero no es solo que no hable, es que apenas aparecen imágenes suyas ni se le nombra. No sé, a mi me ha resultado raro, sobre todo teniendo en cuenta su salida de la gira reunión después de unos cuantos conciertos. Es mucho más protagonista la madre de Evaristo que Sume. Eso es, cuanto menos, extraño.

        Se me olvidó decir en el primer comentario que tampoco aparece en el documental Txarly que fue guitarrista del grupo desde su formación hasta el año 2000.

        Insisto, me ha parecido un documental muy pobre para un grupo como éste.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: