Archivo del sitio

Carlos Ann, Bunbury, José María Ponce y Bruno Galindo – Leopoldo María Panero (2004)

 

En una semana en la que he escrito del poderoso y encantador disco de Quique González a partir de textos creados ex profeso por el escritor y poeta granadino Luis García Montero; en la que he abordado el regreso de 091 después de 25 años sin nuevas canciones, con la pluma siempre voraz y certera de José Ignacio Lapido; y en la que nos zambullimos en el quíntuple disco de El Drogas, donde se inspira en uno de ellos en el escritor peruano Julio Ramón Ribeyro y donde hay referencias veladas a Eduardo Galeano, además del elevado tono propio, estaba claro que la crítica remember de este viernes tenía que tener un fuerte componente literario. Precisamente, al tomar consciencia de que el disco de Enrique Villarreal muta un verso de Leopoldo María Panero (Solo quiero musas en esta noche sin compañía) recordé que le tenía ganas a este proyecto liderado por Carlos Ann (artista candidato a aparecer por esta sección cualquier semana), al que se sumó sin pensarlo demasiado Enrique Bunbury (recordemos que eran 2 de los 4 de Bushido), y que contó con las cavernosas voces de del productor, director y guionista del porno José María Ponce y el escritor Bruno Galindo, que reforzó desde entonces su vinculación con el mundo de la música. Pusieron delirio electrónico a más de una treintena de poemas, casi los más peligrosos, tóxicos y enfermizos de Leopoldo, que ya de por sí merece también mención aparte.

Lee el resto de esta entrada

Mala Idea – Kultura De Bar (2006)

114 mala ideaNo sé cuántos de los presentes recordarán a esta formación de punk rock murciana, ni tampoco sabría deciros con exactitud el porqué de haber recordado esta semana este disco que llegó a mis manos en el citado año en el pack de encargos de críticas que realizar para una edición impresa de Rock Estatal (número 7, para ser más exactos). El caso es que siempre que me ha venido el nombre de esta banda a la cabeza he tenido presente siempre una canción que incluía con frecuencia en mis sesiones de la época, la aflamencada ‘Jarta’. Pero no era la única, siempre le tuve bastante estima al álbum que llevaba sin escuchar al completo desde hacía casi un lustro. Un 84 le casqué en su día (sobre 100). A día de hoy me parece demasiada nota, de utilidad nula si tenemos en cuenta que la formación no tuvo recorrido alguno, pero sí que merecía pasar por aquí un viernes cualquiera, como el de hoy.

Lee el resto de esta entrada